Acabo de ver la temporada completa de Morning show, con dos magníficas interpretaciones femeninas, Jennifer Anniston y Reese Witherspoon, y tengo que reconocer que como en casi todas las nuevas series americanas cuando los grandes del cine están apostando por las series, los resultados resultan deslumbrantes. Tengo para mí que al cine, al modo clásico de ver cine en salas, ya solo van los adolescentes. Mayoritariamente, se entiende, dentro de su proceso de relación y socialización, pero me pierdo, no es de eso de lo que quiero hablar.

 La serie es estupenda pero quiero hablar del argumento. Y, o bien no lo he entendido muy bien o bien es una gilipollez de tamaño descomunal. Pienso que solo se justifica el argumento dentro de la histeria colectiva por la que de vez en cuando apuesta la sociedad norteamericana. Todavía recuerdo mucho de aquellos gordos, pero gordos, haciendo jogging cuando se puso de moda, sin preparación física ninguna que se pusieran a correr y los infartos que costó la broma.

Tal me parece que está pasando con el tema del Me too. Me parece que el movimiento ha devenido en histerismo en buena parte impulsado por algunos movimientos de feminismo radical que parecen odiar a los hombres y a las relaciones sexuales heterosexuales, los que algunos denominan feminazismo. Seguro que con esta afirmación me he ganado un montón de amigas. En mi trabajo Humanitas et Humanitas, soy bastante más duro.

Pero como dada mi edad estoy fuera del mercado de la carne y algo he aprendido sobre el tema al que como casi todos los hombres, le he dedicado mucho tiempo y mucho esfuerzo, vamos a ponerle un poco de sentido común y bastante de sentido del humor para evitar entrar en polémicas absurdas. Yo pertenezco a una época y un país, España, donde era cierto que las mujeres follaban cuando querían y los hombres cuando podían.

Pero como he sido un viajero curioso desde muy joven, tengo asumido que esto era una regla general en todas las culturas occidentales, hasta la irrupción de la cultura hippy en la década de los 60. Fue un soplo de libertad, de tolerancia, en todas aquellas sociedades cerradas sexualmente  que eran todas, pero todas, a mí me cogió con la mejor edad, sin cumplir los veinte, un diálogo social nuevo sobre la sexualidad, perdido al menos desde la Roma clásica. Durante casi dos mil años parecía que el único pecado importante, casi único, que se perseguía era todo lo relacionado con el sexo cuando es tal vez el más inocente de todas las actividades humanas, hasta esta nueva demonización actual del sexo del Me too. Nada sobre el orgullo, la prepotencia, la avaricia, los tantos pecados del alma, solo era pecado el sexo, justo lo más inocente y gratificante cuando es consentido.

E irrumpe en la cultura “El segundo sexo de Simone de Beauvoir”, el informe Hite, el informe Kinsey, de pronto el hablar y publicar y divulgar del sexo no era tabú y un aire de libertad y de normalidad recorrió el mundo. ¿Os acordáis de Hair, o de Oh, Calcuta, lo que aquello supuso para la normalización del tema sexual en el mundo? La revolución de las flores, el fuera sujetadores, ¡gloriaaaa, gloriaaaa!, la píldora anticonceptiva, la penicilina que tanta libertad sexual nos dio hasta el VIH-SIDA.

 Me tocó aquella revolución y me encantó. Y hemos llegado en estos tiempos a que la frase sea “hoy todos quieren follar y todos pueden”, y hemos llegado a la banalización del sexo, a la animalización, "Nada desmotiva más que el hartazgo", a perder su sorpresa, su misterio, las delicadezas de esa gloriosa intimidad, a que se pierda la poesía del mayor acto de intimidad humana, a que El cantar de los cantares ya no signifique nada y esto tampoco me gusta, soy más de “Noche de amor, noche misteriosa, ven hacia mí, sombra de mujer….”, aunque esos aquí te pillo, aquí te mato, algunas veces, tienen su aquello, esa exigente locura repentina, como si no hubiese un mañana. Vaya, me pierdo en mi memoria, cosas de la vejez.

 No quiero en este tema que haya ninguna duda. Máxima severidad con los delincuentes sexuales, con los violadores, con los violentos con las mujeres, con los sádicos, con los pederastas, con los sucios, con los pervertidos, con todos aquellos que envilecen tal vez el más bello sueño de la Humanidad, la sexualidad humana. 

Son delincuentes que en mi opinión tienen muy pocas posibilidades de rehabilitación, de forma que cualquier medida que se tome en su contra, incluida la castración química, o incluso la física, o la prisión a perpetuidad no la vería mal, por supuesto con todas las garantías procesales y psicológicas que sean necesarias para no caer en el extremo opuesto. Pero la violencia contra las mujeres tiene que ser erradicada al precio que sea, esta plaga universal, que está en todas las clases sociales, en todos los niveles educativos, en todas las sociedades humanas. Es sencillamente nauseabundo a estas alturas que sigamos con esta dialéctica de garras y colmillos, de dominaciones y violencias.

Pero volvamos al argumento del Morning show. Trata de un famoso presentador de televisión bastante aficionado al sexo –tampoco nada del otro mundo, dos o tres conquistas señaladas-, un picaflor que se folla casi todo lo que se mueve por el estudio, insisto poquito, y como es la estrella del espectáculo todos miran para otro lado hasta que estalla el escándalo y de pronto a todos se les despierta la conciencia de que han mirado para otro lado cuando el tal presentador conquistaba distinta camas. Joder, ¿no hemos visto eso mismo a lo largo de nuestras vidas? ¿Existe alguna razón para meternos en vidas ajenas? ¿Acaso alguien sabe algo de como se forman las parejas?

Biológicamente parece que los hombres estamos condicionados a intentarlo y biológicamente parece que las mujeres están condicionadas a resistirse, ya que en el juego sexual las mujeres adquieren compromisos de distinto peso, de mucha mayor responsabilidad, tanto física como emocional, que los hombres. “Las mujeres para el sexo necesitan una razón, los hombres solo un lugar. Billy Crystal”. A lo largo de mi vida he visto muchas veces que cuando el hombre insiste y la mujer resiste el tema termina en boda.

Personalmente he sido afortunado, he sido muy poco insistente, siempre he pensado que en el inicio de una relación amorosa el camino a recorrer era por las dos partes, de manera que cuando mis jugadas de apertura no eran correspondidas me daba la vuelta sin ningún esfuerzo. Pienso que tal vez sea orgullo, tal vez un concepto de mí mismo, de mi dignidad, demasiado elevado, tal vez demasiado intelectualizado, tal vez pasiones más dominadas, en fin, sea por lo que sea, el rechazo me provoca rechazo a mi vez, de manera que he podido aceptar un no con facilidad, haya sido cual haya sido la situación. Sin embargo entiendo que hombres más primarios tengan puntos de no retorno, de manera que mi consejo a las mujeres a las que tanto admiro es que no se coloquen en situaciones que no puedan controlar. Un poco de prudencia seguramente les evitará problemas graves, debajo de cada piel de cordero puede haber un lobo rabioso.

 Pero volvamos y no divaguemos. En la citada serie el tema por el que me parece que el argumento es una estupidez es que el sexo del presentador con empleadas, becarias, personal de oficina y “paseantas” ocasionales es consentido, ninguna dice que no, a ninguna fuerza, a ninguna amenaza, a ninguna promete nada. ¿Cuál es el problema entonces? Que el consentimiento es forzado por auto intimidación: no se atreven a decirle no. Y eso a la larga les produce un gran sufrimiento, un sufrimiento intolerable que tienen que denunciar como abuso sexual y salir corriendo a la prensa y a una denuncia penal. 

 ¡Vaya argumento! ¿Es que nos hemos vuelto locos? A mí lo que me ha parecido es que la denuncia de  ¿abuso sexual? es por resentimiento, todas piensan en una aventura romántica, en el matrimonio ventajoso, de un amor en el tiempo, de progreso profesional y el susodicho solo buscaba exploración, sexo fácil y si te he visto no me acuerdo. En este juego conviene recordar que “Muchos hombres utilizan el poder para tener sexo y muchas mujeres utilizan el sexo para tener poder”.

Tengo para mí que tan afrodisíaco es el sexo para los hombres como el poder para las mujeres. Y esto lo tenemos inscrito genéticamente, ya que en los hombres descansa por imperativo genético la mayor reproducción posible y en las mujeres recae la inmensa responsabilidad de garantizar la viabilidad de los hijos, de forma que el poder en los machos, en toda la naturaleza, es un motivo para la sexualidad de las hembras de primera magnitud ya que en el poder descansa en buena parte la protección de las crías. El Poder es sobre todo seguridad. La Humanidad tendrá porvenir mientras los hombres sigan “acosando” a las mujeres y éstas acepten las proposiciones que les interese, y lo más importante, que lo que decidan sea respetado. Y esa debe de ser una educación desde la infancia. La última palabra es de la mujer.

Bueno, pues con este argumento, termina cayendo el presidente de la compañía, teóricamente una de las empresas más importantes de USA, una movidas colosales de presentadores y personal, dimisiones a mansalva, ambiciones desatadas y escenas dramáticas de reconocimientos de culpas por mirar para otro lado mientras el presentado follaba con las unas y las otras e incluso un suicidio de una de las seducidas. ¿Un suicidio por un polvo consentido? Sí, me contesto a mí mismo: nos hemos vuelto locos. En nada de tiempo hemos vuelto al martirologio católico de vírgenes y mártires, en las sociedades más permisivas sexualmente de la historia humana. ¿Nadie ve el contrasentido?

 En mi obra utilizo una frase en el contexto de la prostitución y que voy a utilizar aquí de nuevo "Es preferible estar disponible de cuerpo que de alma, esa prostitución espiritual e intelectual que todos tanto practicamos" ¿Podremos algún día denunciar las violaciones que todos los días sufrimos por conservar un puesto de trabajo, por obtener un contrato, por poder pagar el colegio de nuestros hijos, por esa prostitución activa o pasiva que practicamos y sufrimos todos los días en estas sociedades terribles que todo nos exigen y tan poco podemos exigir? Tal vez algún día tengamos un Me too de la humillación social. Lo dudo.

 Pero el Me too que tenemos es este actual y lo peor es que esa locura aceptada de frustradas que de pronto recuerdan que hace 30 años tuvieron sexo con un tenor, con un director de cine, con un financiero importante, todos triunfadores –no con mecánicos, con el novio del Instituto, no con el baboso del primer polvo en el asiento trasero del coche, ni con el que terminó siendo dependiente de la ferretería del pueblo, con estos no-, solo se acuerdan de aquellos famosos cuya luz pueda iluminar en algo vidas absolutamente insignificantes y olvidadas.

Sin embargo la realidad es otra muy distinta por lo que se ve en las redes sociales y en los noticiarios. Hoy cualquier mindundi  con un poco de fama, deportistas, cantantes, directores de casting, ayudantes de cámara, etc., etc., etc., tienen que luchar para detener al batallón de groupies y ambiciosas locas por meterse en cualquier cama o en cualquier peli. Y los chicos parecido. La fama y la pasta a cualquier precio, por indigno que sea ese precio Y eso con famosos de tercera fila. Con los importantes ni te cuento.  

 Tres días y tres noches haciendo cola para ver de cerca a la estrellita de turno. Solo tocarla es ya un orgasmo. Recuerdo a un imbécil colgado de la ventanilla del vehículo de famoso al que éste le propino una sonada hostia para descolgarlo del coche en marcha y  el gilipollas loco de alegría se quedó gritando, ¡me ha pegado! ¡me ha pegado! Tan feliz.

He leído una broma que me ha hecho mucha gracia y que tiene que ver con el el juramento de fidelidad matrimonial que se hace en los votos. Y es que los novios pactan esta fidelidad con excepciones. Te seré fiel mientras no me lo proponga Brad Pitt para las mujeres o Angelina Jolie para los hombres, y así cinco o seis nombres cada uno, de las inalcanzables, pero a saber, en ese improbable caso tienen permiso concedido. Tiene gracia. Personalmente yo no me casaría, ya que está conmigo porque no puede vivir sus sueños.

 Y dentro de este concepto ampliándolo un poco, no entiendo mucho de hombres -hay que decirlo “porsi”- creo que muy pocas mujeres dirían que no a Plácido Domingo, a Vargas Llosa, entre los hispanos, al antes citado Brad Pitt o a George Clooney entre los internacionales. A Silvio Berlusconi parece que no le decía no ninguna. A Weinstein muy pocas y muchas facturas al cobro, era feo, pero feo y seboso. Y, además, las que dijeran que no a los bellos pasarían toda su vida arrepintiéndose,  del mismo modo que el maricón que dijese no a Kevin Spacey, -tal vez el mejor actor de este siglo al que vamos a perder a lo tonto, no está el mundo para perder talento-, pasaría en resto de su vida como la Zarzamora llorando por las esquinas.

 Y, lamentablemente, este es hoy el ambiente de la sociedad americana, la sociedad más legalista y judicializada de la Historia de la Humanidad donde de pronto las garantías procesales y legales desaparecen, sirve como única prueba la acusación de parte sin contestación posible, el Tribunal sacrosanto es la opinión pública, y antes de ninguna prueba legal delante del Tribunal correspondiente, ya eres condenado y ajusticiado, actores que son despachados sumariamente de series de éxito durante años, productores de cine arruinados por acusaciones no juzgadas, tenores a los que no se contratan y se les expulsan de los teatros, en fin un auténtico aquelarre de disparates, la Santa Inquisición que camina de nuevo, parafraseando un broma sobre el franquismo que corría por España por aquellos años diré “ estamos en tiempos donde los hombres por el simple hecho de serlo serán severamente juzgados y condenados en consecuencia”.

Consejo. Si es Vd. importante y todavía interesado en el sexo, vaya vd. a follar con Notario, para que pueda levantar acta de consentimiento paso a paso “puedo tocarte así…, puedo hacerte esto o lo otro…,   y si cambiamos de postura…, y que pueda dar Fe Pública del consentimiento de tu pareja o parejas si es una orgía, paso a paso. Se evitará vd. muchos problemas con los tiempos que corren

 

Visitas: 16

Responde a esto

Libros — Editores

E-mail: 

creatividadinternacional@gmail.com

_______________

Creatividad Internacional’, es una red abierta, donde no se tiene que registrar para ver su información y colaboraciones, hay +6,000 Foros de Discusiones sobre grandes escritores y cineastas; actualización diaria de noticias literarias y cinematográficas y +17,000 blogs con creaciones literarias de gran talento. 

Un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores.  Los invitamos a participar.

Ismael Lorenzo, Director, Creatividad Internacional

Alina Galliano R.I.P. Jorge Dominguez, Alonso de Molina,  José Ignacio Velasco, Lissette Rivas Ambrosio, Gloria Züñiga, Fabio Pabón.

Subdirectores

________________

'Creatividad Internacional' no se hace responsable por los contenidos publicados por sus miembros.

________________

PROGRAMACION RADIAL DE 'CREATIVIDAD INTERNACIONAL'

ENTREVISTAS, CINE Y LIBROS,  CONVERSATORIOS  

257 Programas  y +43,200 vistas en Youtube.  Retransmitidos por ivoox y Radio Satelitevision.

_______________

Soy Felipito

Ismael Lorenzo

Soy Felipito' las aventuras y desventuras de un gato enamoradizo, actor, autor y con pretensiones de alcaldegato.  "Mi papá lo ha preparado.  Tengo que confesar que en la portada he quedado bellísimo, aunque Uds. piensen que la opinión viene de muy cerca.  Ya los hermanos Coen están llamando a mi papá por los derechos cinematográficos

SOY FELIPITO

_______________

El silencio de los 12

Ismael Lorenzo

El silencio de los 12', narra las historias, en sus propias voces, de mujeres agredidas sexualmente, sus consecuencias y secuelas de estos abusos. Desde el Líbano hasta España, desde Francia hasta Italia.  Desde una niña de 12 años violada por una escuadra de Marines en el Líbano hasta jóvenes abusadas por profesores en la Sorbone. Una historia que no tiene fin. Un libro que debe leerse por su tema que nunca termina y que muchos prefieren ignorar. 

EL SILENCIO DE LOS 12

______________

PREMIO LITERARIO 'REINALDO ARENAS, DE CREATIVIDAD INTERNACIONAL 2019'

Nosotros, los que huimos

(o, los mil y un intentos)  

Libro ganador del Premio Reinaldo Arenas 2019

María Milnne (Yulkie Sánchez Molina)

Entrega de los premios: Sábado  7 de diciembre, 2019, en conmemoración del XXIX Aniversario de la muerte de Reinaldo Arenas.

PREMIO REINALDO ARENAS

_______________

El Otoño del Poeta

Mención de Honor Premio Reinaldo Arenas 2919

Ale Marrero

________________

I PREMIO CASA AZUL DE LITERATURA INFANTIL Y JUVENIL “CONSUELO SUNCÍN DE SAINT-EXUPÉRY”

Nos complace informar los ganadores del Premio "Consuelo Suncín de Saint-Exupéry". Modalidad libro infantil y juvenil 2019. 

Primer lugar “Peñasco” -Delia Fiallo

Segundo lugar “Cómo encender una llama - Alberto Pocasangre

”Tercer lugar “El viaje del sapito sapitón” - Adela Soto

_______________

Los Azotes del Exilio

Adela Soto alvarez

LOS AZOTES DEL EXILIO es un conmovedor relato de la escritora cubanoamericana Adela Soto Álvarez, sobre los avatares de todo emigrante cuando llega a un país de diferentes costumbres, plagado de contradicciones a causa de las disímiles leyes y etnias que conforman la sociedad, incluyendo el idioma.

LOS AZOTES DEL EXILIO

________________

Aromas de Café: Colección de cuentos

Oscar Martínez Molina

Aromas de café, es una recopilación de cuentos en torno a una taza de café, obra primaria que traté de enriquecer con algunos otros relatos. Mezcla de nostalgia, despedidas, perdidas, añoranzas. Particularmente una fotografía del pueblo, Yajalón, tan de cafetos

AROMAS DE CAFE

________________

Le juro que fue la luna

Oscar Mtz. Molina

Ina colección de cuentos con los que, el autor, nos lleva por distintos lugares, partiendo desde la nostalgia de su pueblo natal, Yajalón, envuelto en los olores y sabores del café. 'Salto de agua' es el pueblo de la adolescencia y en éste lugar se manifiesta el despertar a la sensualidad.  La colección de cuentos pasa obligadamente por la Ciudad de México, esa gigantesca urbe

LE JURO QUE FUE LA LUNA 

_______________

La Literatura en nuestros tiempos

Robert Allen Goodrich

La literatura en nuestros tiempos es un excelente  libro de ensayos prologado por Ismael Lorenzo. Este libro sobre ‘La literatura y los géneros literarios’ nos guía como en los últimos años con esa abundacia literaria que se asoma por tantas partes ‘Hemos destrozado literalmente hablando el idioma y muchos no conocen y suelen confundir los géneros literarios’.De venta en Amazon y otras redes

LA LITERATURA EN NUESTROS TIEMPOS

________________

'Creatividad Internacional', red de Literatura y Cine, un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores.

© 2020   Creado por Creatividad Internacional.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

VISITAS DESDE MARZO 5/09: