(AVISO: El siguiente relato está basado exclusivamente en hechos ficticios, referente a los nombres y situaciones, aunque cualquier coincidencia con la realidad o de las actitudes de los personajes pudieran parecer sospechosamente veraces.)




1.

ASDRÚBAL

Acababa de terminar la reunión y apenas unos pocos minutos después ya se encontraba solo en el despacho. Había ordenado a Martín -su secretario- que no le pasaran llamadas y por supuesto ya no pensaba recibir a nadie más. Simplemente no estaba de humor.
Se dejó caer pesadamente en su enorme sillón de cuero y se apoyó con los codos en la lujosa mesa de roble, con las manos frotándose sus encanecidas sienes. 
Suspiró hondamente y desenfundó su móvil del cinto.
Pulsó por décima octava vez el botón de re llamada y de nuevo obtuvo la misma respuesta:
“El teléfono del usuario al que llama se encuentra apagado o fuera de cobertura. Si desea dejar un mensaje de voz, espere a la señal y deje su...”
Colgó.
Llanamente no daba crédito a que le estuviera haciendo aquello... 
¡Precisamente a él! ¡Pero que se había creído esa mal nacida! 
¡Lo estaba tratando como a cualquiera de esos mindunguis que sabia hace tiempo que frecuentaba!
Por un momento una lágrima luchó por deslizarse por su mejilla, pero la evitó de un manotazo. ¡Esa perra no se merecía ni la más mínima atención por su parte, ni siquiera el menor de sus sentimientos...!
Sin embargo, agarró nuevamente el móvil y pulsó re llamada por décimo novena vez: 
“El teléfono del usuario al que llama se encuentra apagado o fuera de...”
Estampó rabiosamente su caro Smartphone de 900 euros contra la pared enmoquetada, pero solo consiguió que se desmontara la tapa de la batería. Se levantó del asiento y pateó con furia el aparato que yacía inerte en el suelo hasta hacerlo añicos.
Llamaron tímidamente a la puerta.

- Don Asdrúbal... ¿Puedo pasar? – dijo Martín apenas asomándose por un resquicio.

- Ehh..si, si, pase...Adelante Martín – contestó ajustándose la corbata.

- Si, mire Don Asdrúbal. Le traigo los documentos ya redactados de la reunión del consejo de ministros para... ¡Vaya!... ¿Que le ha pasado a su móvil?

- ¡Ah! Nada, nada...que se me ha caído al suelo. No se preocupe.

- ...Bueno, al parecer por su estado se le ha caído varias veces. En fin, le dejo los documentos de las privatizaciones para que usted los apruebe o deniegue. En una hora volveré, por si ya ha terminado para recogerlos. Y le traeré otro móvil.

- Esta bien, déjelos en la mesa. Gracias por todo Martín.

- De nada Señor Presidente. Para servirle. – contestó saliendo del despacho y cerró la puerta sin apenas hacer ruido.

El montón de papeles que Martín había depositado en la mesa presidencial era impresionante. Estaban redactados con todos los términos de la privatización de hospitales públicos que diversas aseguradoras privadas y extranjeras habían impuesto al gobierno para invertir en el país.
Pero Asdrúbal ni reparó en ellos.
Descolgó el teléfono fijo y llamó por vigésima vez al mismo número:
“El teléfono del usuario al que llama se encuentra apagado o fuera de...”
¡Maldita perra! Colgó y esta vez una lágrima si se escurrió rauda por su mejilla.

Comenzó a firmar lánguidamente la aprobación de los documentos, sin ni siquiera leerlos. 



2.

JOAQUÍN

- ¡Aún siendo del mismo partido me parece sorprendente que se haya aprobado esto!... Fernando ¿Sabes que supondrá éste papel...?

- Me lo imagino señor.

- ¡No! ¡Ni te lo imaginas!...Aparte de los recortes presupuestarios que nos afectaran en toda la comunidad y de los miles de empleos que van a perderse, la sociedad en pleno se nos va a echar al cuello. ¡Esto es inadmisible! ¡Se nos va a ver el plumero Fernando! Con esta normativa estoy seguro que no tendremos otra legislatura para apoyarla. Sencillamente, es un suicidio político... ¡No puedo entender como se ha llegado a esto!

- Hable con Don Asdrúbal...Explíquele que esto no es viable socialmente...Usted es el Presidente de la Comunidad y tiene poder para...

- ¿De verdad Fernando?...A veces me cuestiono la idea de haberte proporcionado el puesto de mi secretaría personal. ¿Quieres que contradiga una orden directa de la Presidencia del Gobierno? ¡Pero quien crees que me ha colocado aquí, iluso! 

- Lo sé señor, lo sé. Solo pretendía apoyarle.

- ¡Pues no me ayudas en nada! ¡Lo que necesito son opciones, no obviedades!... ¡Y no me trates de usted, coño! ¡Que eres mi cuñado, joder!

- Disculpa Joaquín... ¡Como me dijiste que en la Consejería siempre te tratara de usted!

- ¡Si, claro! ¡Pero cuando haya más gente delante! Estamos solos en el despacho Fernando...Mira, en serio que me parece que te faltan alguna luces. Anda, informa a todos los directores de los hospitales de la comunidad...Eso si sabrás hacerlo ¿No? 

- Claro Joaquín. Enseguida les digo que vengan...

- ¡Que vengan, no... Por e-mail Fernando, por e-mail! No quiero estar al alcance de las manos de esos energúmenos cuando se enteren de esto.

- Enseguida...- Y salió velozmente del despacho.

Joaquín suspiró y se llevó las manos al rostro. Comenzó a contar: Uno, dos, tres, cuatro...
Antes de llegar a “cinco” un par de tímidos golpecitos sonaron en la puerta y Fernando se asomó discretamente por el hueco.

- Disculpa Joaquín...

- Si, si, si, si...ya lo sé. Que no tienes los e-mails de los directores. ¡Mándaselo a tus secretarias, hombre de Dios!...Que ya te he dicho mil veces que no tienes que hacer esas cosas personalmente... ¡Que delegues, coño! Y por favor, después márchate a tu casa. ¡Me enervas Fernando, me enervas!

- Si, claro...está bien. Se lo diré a Marisol y a Estela...Ellas lo solucionarán y ya te diré...

- ¡Lárgate de una vez y haz lo que te digo!

- ¡Si señor!...digo, Joaquín... – y se marchó más rápido que una liebre.

Joaquín se mesó los cabellos y se reclinó en su cómodo sillón. En su mente solo bailaban cifras negativas y miles de puestos de trabajo saltando por los aires. “Nos van a hundir” pensó. Maldita la hora que apoyé a este inconsciente de Asdrúbal en el congreso del partido como cabeza de lista. ¡En que andará pensando este mentecato!



3.

PELAYO

- Pasa, pasa Enrique...Siéntate. Tenemos que hablar de un asunto muy feo.

- Buenas tardes señor director. Con permiso...- Se acomodó frente a su interlocutor.

- Mira Enrique...Tú, como jefe de recursos humanos eres el primero que debe enterarse del nuevo decreto que me han hecho llegar desde la Consejería.

- Me preocupa usted Don Pelayo...

- Y es para preocuparse Enrique. De verdad que es para preocuparse. Toma, léete el documento. Como te digo, acaba de llegar por e-mail.

- A ver...permítame... – Enrique leyó rápidamente el decreto y los colores de su rostro pasaron del sonrosado al carmesí y después al lívido más cetrino.

- Esto... ¡Esto es una locura Don Pelayo! ¡Prácticamente nos han vendido al capital extranjero! Vamos a perder el control del hospital...y los recortes son brutales. ¡Esto va a significar la pérdida de cientos de empleos, calidad de servicio, medicinas más caras...familias enteras en la calle y sin seguro social...esto es un despropósito señor Director!

- Lo sé Enrique, lo sé...Cientos de despidos solo en este hospital. En realidad serán miles porque el decreto es para toda la comunidad...Pero mira la firma y el sello. Este papel no solo viene de la Consejería...Procede directamente de la Presidencia del Gobierno.

- Es una locura señor Director. Vamos a tener muchos problemas con el personal del hospital cuando se enteren esto... ¡Nos van a montar un cristo!

- Disculpa Enrique. “Te van a montar un cristo”. Yo soy el director y tú el jefe de recursos. A ti te compete solventar los despidos y lidiar con el personal.

- Si señor... ¿Pero no podría hablar usted con el Consejero y explicarle que esta situación no es viable?

- ¿Acaso no conoces la mala baba de Joaquín? Esto está firmado y viene de donde viene. En lo que a mi respecta está rubricado a fuego. No pienso discutir las ordenes del Presidente de la Comunidad y mucho menos las del Gobierno. Haz tu trabajo antes de que se les ocurra pensar que nosotros también sobramos.

- Si señor. Mañana mismo convoco a la patronal con los sindicatos y elaboraremos las condiciones de los despidos.

- Esta bien, mantenme informado.

- Por supuesto señor. Con permiso. – Enrique se fue del despacho sudoroso. Aunque la camisa no le llegaba al cuello, le resultaba casi imposible tragar ni una gota de saliva.



4.

HASSAN

Tania estaba en la ducha, dejando que el agua fría aliviara la temperatura de sus curvas escandalosas. Se frotaba el cuerpo sinuosamente, con ese jabón perfumado que tanto gustaba a su hombre.
Mientras lo hacía, no dejaba de pensar en las preocupaciones de Hassan. 
Desde que llegó del Magreb, hacía ya ocho años, las cosas no le habían ido del todo bien. 
Suerte que ella conocía al director de un hospital, que - a cambio de alguno de sus favores sexuales- le había proporcionado a Hassan un trabajo de celador bien remunerado. 
Desde entonces el mal humor de Hassan se transformó y de un tiempo a esta parte disfrutaban ambos de la vida que una economía saneada les proporcionaba. 
Apenas ya le pegaba ni volvía borracho a casa de madrugada.
Pero su principal preocupación ahora mismo – aparte de terminar de secarse su larga melena – era la reunión de urgencia a la que habían convocado a todo el personal del hospital donde Hassan trabajaba. Al contrario que su gel de ducha, aquello no le olía nada bien. 
No se llama a la gente a una reunión de trabajo mientras se está de vacaciones, si no es por algo extremadamente grave.
Oyó un portazo y envolviéndose con una toalla acudió al salón.

- Hola mi amor – dijo melosa. - ... ¿Como fue la reunión? ¿Que te ha pasado en la cara?

- ¿La reunión? ¡Puag! ¡Menuda mierda de reunión! ¡Me han despedido, joder... a mí y a 32 celadores más!

- ...¡Pero que estás diciendo cariño!... ¿Que ha pasado?... ¿Que has hecho?

- ¿Que qué he hecho? Das por supuesto que he hecho algo... ¡Nos han despedido por recortes en el hospital! ¡Todo por un decreto ley que privatiza la sanidad! ¿Por qué he de haber hecho algo yo, eh?

- No te enfades cariño...seguro que todo se arreglará...

- ¡Pero como eres tan ingenua! ¡Me voy a la puta calle sin remisión, con cuatro euros de indemnización y sin paro! ¡Menudo amigo tuyo, el tal Pelayo....ni asomó la jeta en la reunión! Y para postre, como nos pusimos a protestar, llamaron a la policía y nos han calentado la cara. ¡Mira que brecha llevo!

- ¡Ay, mi amor! Pobrecito...no te preocupes que yo te cuidaré...

- ¡Si claro! ¡Tú me cuidarás...y me darás de comer, me compraras ropa, me pagarás el coche...! ¡No sabes lo que dices!...Mira, me dan ganas de volverme a África y dejar este país de mierda...

- No digas eso cariño mío. En serio, te digo que todo se arreglará.

- Mira Tania...no sé en que piensas ni quiero saberlo, pero si tienes alguna solución haz lo que tengas que hacer. Me voy al bar...no aguanto más estar aquí hablando de idioteces contigo.

- ¡No te vayas cielo! ¡No quiero que bebas y vuelvas violento, como hacías antes!

- ¡Déjame en paz Tania! No estoy ahora para tonterías...- y marchándose dio un portazo que retumbó en toda la escalera.

Tania comenzó a llorar quedamente. Solo pensar en que Hassan volviera a su vida anterior la atemorizaba. Ella había conseguido que abandonara aquel mundo de drogas, violencia y alcohol, desde que se conocieron en aquel club de strip-tease donde ella trabajaba antes de enamorarse perdidamente de él.
No estaba dispuesta a volver a las palizas, a las borracheras y las desapariciones nocturnas.
Había comprobado que Hassan era un buen hombre, a pesar de todo, porque desde que comenzó a trabajar su vida se normalizó extraordinariamente. 
Vivian – como decía ella – un cuento maravilloso de amor. 
La bailarina y el príncipe árabe...
Y ahora, de repente, todo se iba al carajo.

Pero eso era algo que no estaba dispuesta a consentir.



5.

TANIA

Se quitó la toalla y desnuda como estaba se tumbó en el sofá del salón. Necesitaba sentirse sexy, ponerse en situación, modular su atractiva voz y hacerla más sugerente, más sensual.
Descolgó el teléfono, marcó y esperó pacientemente a que contestaran;
Apenas tres tonos después, una voz de hombre sonó desde el otro lado del cable:

- ¿Si?

- ¡Hola mi amor!... ¿Como estás, cielo? – dijo sinuosa como una gata.

- ¡Maldita sea Tania! ¡Me estaba volviendo loco! ¿Se puede saber donde te has metido?

- Cariño, no te enfades...He estado ocupada con unas gestiones...

- ¡Si! Ya me conozco yo tus gestiones...no cambiarás nunca Tania. Naciste puta y puta te morirás.

- Vamos corazón, no seas duro conmigo...Ya sabes que siempre he sido un alma libre, que siempre he elegido con quiero estar...y fíjate, que ahora quiero estar contigo. ¿No te parece lindo eso, amorcito?

- ¡Ufff! ¡Me llevas de cabeza! No sabes todo lo que he pensado en ti...no he tenido pensamientos para otra cosa que no fueras tú...eres muy ingrata Tania. Sabes que conmigo tendrías lo que quisieras...

- Pues mira...precisamente por eso te llamo. Necesito que me hagas un pequeño favor y eches atrás unos papelitos que me incomodan y me complican la vida. A cambio, ya sabes que cosas puedo hacer por ti... ¿Recuerdas? Como en el hotel de Estoril o como cuando fuimos a Bruselas...Estoy segura de que te acuerdas mucho, amorcito...

- ¡Pero que golfa eres! Pero tienes razón. Si, me acuerdo y es algo que no me quito de la mente. Quiero verte. Esta noche mismo...

- OK, mi amor...pero antes tenemos que hablar de esos asuntos que te digo...

- Si, si, si...no te preocupes por eso. Sea lo que sea, dalo ya por hecho.

- Gracias corazón... ¡Eres un cielo!

- Ya...y tú una zorra. Casi me vuelvo loco por no verte en todo este tiempo.

- Si...soy una zorra...Pero soy “tu zorra”...No olvides eso. ¿En el hotel de siempre, a las diez?

- Si. A las diez. Recuerda, sé discreta.

- No te preocupes amor. Ya sabes que lo soy.

- Un beso Tania. A las diez te veo.

- Un beso Asdrúbal. Allí estaré.

::::::::::::::::::::

Visitas: 211

Respuestas a esta discusión

Vaya la Tania. Genial, amigo, como acostumbras. Un abrazo agradecido.

Muy elocuente, de veras me sorprendió. Es admirable tu creatividad.

La línea que separa la creatividad, la imaginación de la realidad es a veces tan tenue ¿Verdad?.

Gracias de nuevo por venir a leer.

RSS

Libros – Editores

Creatividad Internacional’, es una red abierta, sin fines de lucro, donde no se tiene que registrar para ver su información y colaboraciones, hay +6,000 Foros de Discusiones sobre grandes escritores y cineastas; actualización diaria de noticias literarias y cinematográficas y +18,000 blogs con creaciones literarias de gran talento. 

Un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores. Los invitamos a participar.

Ismael Lorenzo, Director, Creatividad Internacional

Alina Galliano R.I.P. Jorge Dominguez, Alonso de Molina,  Alejo Urdaneta, Liss Clisson, Debbie Indira, Gloria Zúñiga

Subdirectores

____________

PROGRAMACIÓN RADIAL DE 'CREATIVIDAD INTERNACIONAL'

ENTREVISTAS, CINE Y LIBROS,  CONVERSATORIOS  

523 Programas radiales, +71,100 visualizaciones en Youtube, Pags en FB, Twitter y en Instagram. 

_____________

El silencio de los 12

Ismael Lorenzo

'El silencio de los 12', narra las historias, en sus propias voces, de mujeres agredidas sexualmente, sus consecuencias y secuelas de estos abusos. Desde el Líbano hasta España, desde Francia hasta Italia

El silencio de los 12

Nueva edición revisada

____________

'Creatividad Internacional' no se hace responsable por los contenidos y opiniones publicados por sus miembros. 

Somos una entidad sin fines de lucro. 

____________

Matías Pérez baila la Macarena

Ismael Lorenzo

La Pentalogía de los 'Matías Pérez', iniciada  hace un par de décadas: 'Matías Pérez entre los locos', 'Matías Pérez regresa a casa', 'Matías Pérez en los días de invierno', 'Matías Pérez de viaje por el Caribe', y 'Matías Pérez baila la Macarena'.  Disponibles en las Amazon.

MATIAS PEREZ BAILA LA MACARENA

____________

Amigos en Tiempos Difíciles'

Ismael Lorenzo

En este libro recién publicado 'Amigos en Tiempos Difíciles', Ismael Lorenzo describe las vicisitudes y pérdidas sufridas por la estafa que condujo a una orden judicial de desalojo y como muchos volvieron la espalda pero aparecieron otros

AMIGOS EN TIEMPOS DIFICILES

______________

PREMIO LITERARIO 'REINALDO ARENAS, DE CREATIVIDAD INTERNACIONAL 2022'

En el 2022, su 8va versión es en 'Novela'. Se hará la entrega del Premio en Miami, el 7 de diciembre, el 32do Aniversario de la muerte de este gran escritor.

_____________

Sin niñez... me robaron la infancia

Guadalupe Díaz García

Ojalá las páginas de este libro no fueran ciertas, ojalá todo lo que escribo aquí no hubiese sucedido nunca, pero me ocurrió. No puedo olvidar sus amenazas, sus manos sobre mi pequeño cuerpo, las brutales vejaciones a las que me sometía para satisfacer sus sucios deseos.

Me Robaron la Infancia

____________

Ramona: Estampa de mi vida

Lázara Avila Fernández

El libro que leerás a continuación representa las memorias de una mujer ya adulta. Son ocho estampas o relatos cortos en los que nada de lo que se cuenta es ficción

RAMONA

_______________

HISTORIAS PICANTES PARA DISFRUTAR EN LA INTIMIDAD

Sonia Crespo

Conjunto de historias que te envolverán para llevarte adonde las fantasías más ocultas y personales cobran vida. Estos relatos para adultos conseguirán que explores tu interior y descubras esas 'ensoñaciones' prohibidas

Historias picantes

____________

Años de sobrevivencia

Ismael Lorenzo

‘Años de sobrevivencia’, es la continuación de las memorias comenzadas en ‘Una historia que no tiene fin', y donde se agregan relatos relacionados a su vida de escritor y a su obra 

Años de sobrevivencia

___________

Casa Azul Ediciones

SERVICIOS EDITORIALES

Email: casazulediciones@gmail.com

'Creatividad Internacional', red de Literatura y Cine, un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores.

© 2022   Creado por Creatividad Internacional.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

VISITAS DESDE MARZO 5/09: