Al despertar no pude menos que asustarme al apreciar que me rodeaba una densa oscuridad debida a algún tejido que me rodeaba completamente los ojos y la cabeza.
Lo segundo que pude constatar era la extrañeza con la que percibía mi cuerpo. Aunque también comprobé de inmediato - para mi inquietud - que no podía moverme en absoluto por estar sujeto y aún a pesar de no poder verlos era consciente de diversas sondas, tubos y aparatos que me invadían el cuerpo.
Pasado el desconcierto inicial me propuse pensar con orden y hube de suponer que me encontraba postrado, seguramente en algún hospital, inmovilizado e intubado; Constatación que por otra parte tampoco me resultó en algún modo esperanzadora.

Al cabo de unos minutos de intentar ordenar mis pensamientos, quizá porque comencé a tranquilizarme al verificar que no sentía dolor alguno en mis miembros, algunos recuerdos acudieron en tropel a mi mente y tuve que hacer gran esfuerzo para ordenar cronológicamente todos aquellos flashes que me inundaban el cerebro con la velocidad de un chispazo eléctrico.
En los instantes siguientes recordé mi nombre: Stuart. 

También recordé la lluvia. 
La violenta y negra tormenta me venia a la memoria a retazos, como fotogramas de una vieja película en blanco y negro pero con toda la nitidez de una realidad demoledora.
Igual me parecía sentir la lluvia mojando mi rostro como veía mis ojos reflejándose en el pequeño espejo de un retrovisor; 
Seguidamente recordé ver mis manos manejando un volante, luces blancas y rojas centelleando y cruzándose velozmente delante de mi vista a través del empapado parabrisas del coche.

Recordé el accidente.
Los potentes faros deslumbrándome justo al frente fue el siguiente pensamiento lógico y, al contrario de lo que se supondría esperar, el impacto de mi coche contra aquel camión fue absolutamente silencioso para mis oídos y extraordinariamente lento en mi percepción del tiempo.

Fue nada más colisionar, según pude observar como a cámara lenta, cuando todos los accesorios e instrumentos del interior del vehículo se retorcieron grotescamente como si de pronto hubieran cobrado vida propia empeñándose en plegarse sobre si mismos; Afilados cristales y esquirlas metálicas volaban a cientos alrededor de mi rostro en una extraña y peligrosa danza, mientras el airbag se inflaba con una parsimonia exasperante emitiendo un sonido degradado, seseante, como si fuera una enorme cobra blanca que se dispusiera a abalanzarse; 
Podía ver aquella tela rugosa y blanca desplegarse, acercarse lentamente hacia mi rostro como si alguien la inflara a soplidos con pereza oculto desde el interior de su receptáculo. Luego, de repente, todo se aceleró a una velocidad pasmosa y como si de un huracán se tratara la tela me sacudió violentamente en el rostro, y una fuerza sobrecogedora me extrajo del interior del vehículo lanzándome a varios metros cuneta abajo. 

Recuerdo quedar allí tirado, como un muñeco roto, destartalado y a cierta distancia del ahora destrozado coche.
Entre retazos de luces y sombras pude vislumbrar como el auto lidiaba panza arriba con las llamas que lengüeteaban ávidamente su estructura, como si de un animal metálico herido de muerte se tratara.
De nuevo volvió la sensación de lluvia cayendo sobre mi rostro calándome hasta los huesos; Mezclándose sangre y agua, carne y barro, hueso y asfalto, mientras un profundo y tenebroso agujero negro me engullía al interior de sus vertiginosas mandíbulas.

Pero ahora, después de este tiempo indeterminado, la negrura en mi mente comenzaba a disiparse; 
A cada instante hilaba las circunstancias de lo sucedido con mayor nitidez;

Si bien ya había establecido que me llamaba Stuart, ahora se me revelaba el motivo de mi presencia – también la de mi mujer y mi pequeña hija de siete años – en mi coche a altas horas de la noche y en plena tormenta.
Si, ahora recuerdo mi nombre completo: Stuart Daves.Recuerdo también ser neurobiólogo genético, investigador interino del Instituto de Investigación de Genética Traslacional de Phoenix (Arizona) donde procedemos con un gran equipo a investigar los procesos de la actividad neuronal en invertebrados y roedores para posteriores aplicaciones en humanos.


Recuerdo mi investigación: Que inicié en mi departamento siguiendo una intuición basada en la idea de que la memoria no se ubica únicamente en el cerebro como hasta ahora se había establecido, comenzando a fortalecer mis estudios en partes del genoma humano aún no completamente identificadas, hasta que di con un gen en el que una proteína denominada Kibra me llamó la atención por su modo de actuar con respecto a las sinapsis.
Mis estudios demostraban que - concretamente la proteína Kibra en ese gen - era una parte esencial de un complejo mayor de proteínas que controlan el modelado de los circuitos cerebrales en un proceso hasta entonces desconocido, y que su función es la codificación de la memoria.
Así que animado con este resultado primeramente cultivé las células in-vitro extraídas del cerebro de ratones embrionarios durante dos semanas, modificando genéticamente algunas de esas células para producir más proteínas Kibra de las naturales. 

Cuando obtuve una cantidad de células genéticas suficientes para varios experimentos las fui inoculando en distintos ratones- en un habitual control de ensayo – activando especialmente de este modo partes independientes de sus cerebros, cuyos resultados fueron muy satisfactorios con respecto al aprendizaje en diversos recorridos en laberintos donde se ocultaban en distintas ubicaciones porciones de comida y recipientes de agua… ¡y que ellos memorizaban con una facilidad pasmosa!
Tras aislar células del cerebro de estos ratones-control, confirmé mediante pruebas bioquímicas que los receptores conocidos como AMPA, de los neurotransmisores, interactuaban con la proteína en sus cerebros. Entonces determiné que la Kibra regulaba la actividad de los receptores AMPA desde el interior de las células nerviosas del cerebro fomentando la regeneración y aumento de las sinapsis.
A continuación coloqué las neuronas en una cámara de imágenes y registré la actividad de esos receptores una vez por minuto durante 60 minutos. Los resultados mostraron que los receptores AMPA se movían más rápido en las células con menos Kibra que en las células de control con cantidades normales de la proteína, lo que demostraba fehacientemente que la proteína Kibra reglamentaba los receptores de las células cerebrales.

Una vez verificados estos hechos, utilicé a un pequeño ratón blanco de ojos especialmente sonrosados, que reservaba para este fin - y al que cariñosamente llamaba Gunny - y le implanté una generosa cantidad de las mismas células que extraje de sus hermanos de control… ¡Los resultados fueron espectaculares!

Sin haber estado nunca físicamente en el interior de ninguno de los laberintos, Gunny reconocía como por arte de magia cada uno de los recorridos que le llevaban directamente a la comida o al agua, sin dudar ni un instante, sin haber estado nunca antes allí, encontrando todos y cada uno de los premios a una velocidad extraordinaria. Estaba convencido de que era debido a la hormona que de un modo automático proyectaba los recuerdos memorizados allí donde anteriormente no los había.

Este trabajo me confirmó que la actividad de los receptores AMPA en la sinapsis sirve para reforzar las conexiones en el cerebro, señalando que la mayoría de las formas de aprendizaje implican el fortalecimiento de algunas sinapsis y el debilitamiento de las demás, un fenómeno conocido como plasticidad, que es responsable de los circuitos de la escultura en el cerebro que codifican la memoria. 
Sin Kibra este proceso no funciona correctamente y como resultado el aprendizaje y la memoria están en peligro. La proteína Kibra resultó que ayudaba específicamente a crear un grupo de receptores extras que se usan para fortalecer las sinapsis durante ese aprendizaje. 
Entonces por derivación, asocié a Kibra con la protección contra la aparición de la enfermedad de Alzheimer temprana y desarrollando estos estudios adecuadamente podría ayudarse a definir nuevas dianas terapéuticas para el tratamiento de los trastornos de la memoria relacionados con la edad…
¡Una milagrosa y radical cura para el Alzheimer! ¡Estaba exultante de alegría!

Me encontraba ante un descubrimiento científico de gran relevancia con una gran cantidad de vertientes y posibles aplicaciones futuras, algunas de ellas previsibles y otras aún inimaginables, demostradas por la prodigiosa memoria genéticamente adquirida de mi pequeño ratón, Gunny.

Comunicar tan elevado descubrimiento revoluciono a gran parte de mis colegas en Washington y se solicitó mi presencia urgente para explicar cada uno de los conceptos y pruebas científicas desarrolladas ante la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA) en una reunión extraordinaria por tal motivo en la capital.
Esa misma tarde, junto a mi mujer y mi hija, con la idea de aprovechar y proporcionarles un lúdico y turístico viaje de placer, y al mismo tiempo hacerlas participe de mi éxito, pusimos rumbo a Washington en nuestro propio coche. La impaciencia, más propia de un adolescente que de un investigador, me animó a descartar de inmediato la engorrosa espera de embarcar y facturar en un vuelo y nos dispusimos con la mayor alegría a recorrer las 1.500 millas que separaban ambos estados

Y ahora…

despierto aquí. 

No llevaba apenas unos minutos con estos pensamientos, cuando oí como se abría una puerta y alguien entraba en la estancia; Intenté desesperadamente llamar la atención de quien fuera que hubiese entrado, pero fui incapaz de emitir ningún sonido, en parte porque tenia la garganta extrañamente dormida y por otra, por el grueso tubo que la atravesaba y que suponía una vía incrustada profundamente hasta mis pulmones.

- Ya ha despertado…– dijo una voz grave de hombre.

- ¿Doctor Stuart?... –preguntó otro percatándome de más murmullos, de modo que deduje que habrían varias personas más en la habitación.

Asentí como pude con la cabeza.

- ¡Es increíble! – oí decir a una mujer.

Sentí como se aproximaba alguien a mí y el hombre de la voz grave continuó hablando:

- Doctor Stuart, comprendemos su desorientación y suponemos que muchas preguntas se agolparan en su mente. Créame que voy a intentar explicarle todo del mejor modo posible, pero ante todo debe mantener la calma…- dijo el hombre mientras manipulaba y extraía delicadamente el tubo de mi garganta, aunque una vez hecho esto, tampoco pude articular ningún sonido. Seguidamente, continuó hablando - …De momento permanecerá inmovilizado por su bien, aunque si voy a retirarle el vendaje de los ojos para que pueda vernos.
Hemos confirmado por sus escáneres cerebrales que todas sus funciones cognitivas son correctas y que no corre riesgo de infarto cerebral, encontrándose su situación dentro de una normalidad relativa. Así mismo, debido a estos resultados tan positivos, ayer mismo decidimos sacarle del coma inducido al que se hallaba sometido desde hace tres meses, estado en el lo sumimos posteriormente a su horrible accidente.

Un escalofrío recorrió mi columna… ¡Tres meses en coma!... ¿Y mi familia…?

- …Vamos a confiar – continuó -…en que su mente científica juegue de nuestro lado y de este modo asimile con prontitud la gravedad de la situación, así como que entienda su irreversibilidad. Suponemos que por los procesos mentales normales habrá comenzado a recordar, si no todo, la mayoría de sucesos que ha tenido la desgracia de vivir. Por si aún no lo ha recordado plenamente, le informo que sufrió un grave accidente de tráfico mientras acudían a la reunión en Washington, en la que se le había requerido su presencia. Supusimos que se desplazaría en avión hasta la capital, así que la noticia de su accidente en un vehiculo terrestre nos cogió a todos por sorpresa. Sin más dilación he de notificarle primeramente las malas noticias:
Desgraciadamente su mujer falleció en el acto y no se pudo hacer nada por salvar su vida. En el caso de su hija, tuvimos algo más de suerte y llegó viva cuando se la trasladó al centro hospitalario pero con unas lesiones corporales tan severas que temimos su muerte inminente...

Mientras hablaba, el médico comenzó a manipular los vendajes que cubrían completamente mi rostro y que me imposibilitaban ver. A pesar de los apósitos, sentía como las lagrimas inundaban mis ojos y una agonía indescriptible se apoderaba de mis entrañas.

- En el caso de usted, doctor Stuart…- continuó diciendo el mismo hombre - …sus lesiones no fueron mejores…
Al parecer, debido a la violencia con la que se produjo la colisión, salió despedido del vehículo siendo desafortunadamente aplastado por la carrocería en una de las vueltas de campana y fue victima de tales politraumatismos que nadie apostaba un dólar por su vida. Debe usted comprender que nuestra prioridad era salvarle y entendimos que no podíamos en ningún modo desaprovechar sus conocimientos e iniciativas en el campo de la neurobiología. Creemos, todo el equipo, haber tomado la decisión más coherente y correcta posible, asesorados debidamente por una autoridad competente…

Mientras intentaba asimilar las terribles noticias, de las que entendí solo a medias, el médico acabó de quitarme los vendajes que me cubrían los ojos y, solo entonces, comencé a ver con nitidez a las diez o doce personas que reunidas en la habitación que me observaban con gran atención. 
Todos vestían batas blancas y mostraban un grave semblante .
El doctor se retiró con los vendajes al fondo de la habitación, los depositó en una papelera y se acercó nuevamente a mi lecho con un objeto rectangular en las manos. Se sentó pausadamente a mi lado y pude ver que se trataba de un espejo.

- …No pudimos hacer mucho más por la vida de su hija, que a los pocos minutos de ser ingresada fallecía… y usted era un amasijo de carne y huesos rotos… Esperamos que comprenda que esta decisión era la única posible para salvarle… Irónicamente, pudimos hacerlo gracias a su descubrimiento después de estudiar su trabajo y comprobar que el procedimiento era completamente viable… - dijo levantando el cristal, situándolo frente a mi rostro.

Por unos instantes no comprendí lo que mis propios ojos estaban transmitiendo y solo cuando vi que los gestos que hacía se correspondían a los que mi cerebro pensaba descubrí de inmediato lo que había pasado;
Porque en el reflejo, tan solo aparecía el rostro de mi hija…

El doctor retiró lentamente el espejo y me miró a los ojos.

- La buena noticia, si es que podemos determinar algo así, es que su descubrimiento funciona con una fiabilidad absoluta y que quizás debería de tomarse esta tragedia como una segunda oportunidad, doctor Stuart; Ahora de nuevo, gracias a su procedimiento de transmisión genética de la memoria basada en la proteína Kibra, pudimos extraer y localizar los genes que modelaron su propia memoria e implantárselos satisfactoriamente en el cerebro del que fuera el cuerpo de su hija transmitiendo así toda la información antes de que le sobreviniera la muerte cerebral; 
Tiene toda una vida por delante Stuart…
Con un cuerpo joven y una mente plagada de valiosos conocimientos…
¿No se alegra… Doctor Stuart?...

Ni siquiera tuve intención ni fuerzas para responder.
Bajé la mirada y me tapé los ojos -de mi hija- con las manos -de mi hija -.
Sollocé, con la cara de mi hija… 

Del único modo que solo sabe sollozar una niña de siete años.

.............

Visitas: 161

Respuestas a esta discusión

Extraordinario relato, llevada con un hilo narrativo que despliega con maestría la esencia del género: un interesante planteamiento, un nudo central de intenso dramatismo y un desenlace con sabor agridulce. Y uno se queda con la reflexión de hasta qué punto es literatura ficción o que tanto puede ser una historia de una realidad.    

RSS

Libros – Editores

Creatividad Internacional’, es una red abierta, sin fines de lucro, donde no se tiene que registrar para ver su información y colaboraciones, hay +6,000 Foros de Discusiones sobre grandes escritores y cineastas; actualización diaria de noticias literarias y cinematográficas y +18,000 blogs con creaciones literarias de gran talento. 

Un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores, ya por 14 años de fundada. Los invitamos a participar.

Ismael Lorenzo, Director, Creatividad Internacional

Alina Galliano R.I.P. Jorge Dominguez, Alonso de Molina,  Alejo Urdaneta, Liss Clisson, Debbie Indira, Gloria Zúñiga

Subdirectores

____________

PROGRAMACIÓN RADIAL DE 'CREATIVIDAD INTERNACIONAL'

ENTREVISTAS, CINE Y LIBROS,  CONVERSATORIOS  

543 Programas radiales, +72,500 visualizaciones en Youtube, Pags en FB, Twitter y en Instagram. 

_____________

El silencio de los 12

Ismael Lorenzo

'El silencio de los 12', narra las historias, en sus propias voces, de mujeres agredidas sexualmente, sus consecuencias y secuelas de estos abusos. Desde el Líbano hasta España, desde Francia hasta Italia

El silencio de los 12

Nueva edición revisada

____________

'Creatividad Internacional' no se hace responsable por los contenidos y opiniones publicados por sus miembros. 

Somos una entidad sin fines de lucro. 

____________

Matías Pérez baila la Macarena

Ismael Lorenzo

La Pentalogía de los 'Matías Pérez', iniciada  hace un par de décadas: 'Matías Pérez entre los locos', 'Matías Pérez regresa a casa', 'Matías Pérez en los días de invierno', 'Matías Pérez de viaje por el Caribe', y 'Matías Pérez baila la Macarena'.  Disponibles en las Amazon.

MATIAS PEREZ BAILA LA MACARENA

____________

Amigos en Tiempos Difíciles'

Ismael Lorenzo

En este libro recién publicado 'Amigos en Tiempos Difíciles', Ismael Lorenzo describe las vicisitudes y pérdidas sufridas por la estafa que condujo a una orden judicial de desalojo y como muchos volvieron la espalda pero aparecieron otros

AMIGOS EN TIEMPOS DIFICILES

______________

PREMIO LITERARIO 'REINALDO ARENAS, DE CREATIVIDAD INTERNACIONAL 2022'

En el 2022, su 8va versión fue en 'Novela'. La Ganadora del Premio fue Yulkie Sánchez Molina 'María Milnne' con 'Muchas lecturas, muchos amores'

_____________

Musas Urgentes

Somos parte de un todo, aunque a veces nos miremos al espejo y veamos solo fragmentos. De d la mujer que antes fui, pedazos de amores que se cuelan  una memoria que alguna vez estuvo allí.

MUSAS URGENTES

_____________

Ramona: Estampa de mi vida

Lázara Avila Fernández

El libro que leerás a continuación representa las memorias de una mujer ya adulta. Son ocho estampas o relatos cortos en los que nada de lo que se cuenta es ficción

RAMONA

_______________

HISTORIAS PICANTES PARA DISFRUTAR EN LA INTIMIDAD

Sonia Crespo

Conjunto de historias que te envolverán para llevarte adonde las fantasías más ocultas y personales cobran vida. Estos relatos para adultos conseguirán que explores tu interior y descubras esas 'ensoñaciones' prohibidas

Historias picantes

____________

Años de sobrevivencia

Ismael Lorenzo

‘Años de sobrevivencia’, es la continuación de las memorias comenzadas en ‘Una historia que no tiene fin', y donde se agregan relatos relacionados a su vida de escritor y a su obra 

Años de sobrevivencia

___________

Casa Azul Ediciones

SERVICIOS EDITORIALES

Email: casazulediciones@gmail.com

'Creatividad Internacional', red de Literatura y Cine, un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores.

© 2023   Creado por Creatividad Internacional.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

VISITAS DESDE MARZO 5/09: