MATEO Y SU PARAPENTE

Autor: María Emilia Fuentes Burgos.

Mi nombre es Mateo y ya he cumplido 46 años. Vivo en una comuna  llamada Los Ángeles muy cerca de la cordillera con su vegetación casi a mi puerta y con vientos especiales para disfrutar el interesante deporte-extremo que practico y adoro.

   Amo el Parapente. (Contracción de paracaídas de pendiente) Deporte único, nada comparable existente en toda la tierra. Muchos piensan que para practicarlo hay que estar un poco loco, es porque no saben el éxtasis que se vive allá en las alturas, sin miedo compartir el espacio con las aves, planear en pacíficos vientos por encima del mar, campos y cordilleras. En él, cruzar grandes distancias y observar con satisfacción todo lo que la naturaleza ofrece para disfrutar, orgulloso colgado de las nubes y agradecido del altísimo por tanta belleza.

 

Desde mi ventana al atardecer, observo la calle por donde debe aparecer mi Gabriela de vuelta de su trabajo en una compañía de teléfonos.

   Mi Gabriela, ráfagas de nostalgias inundan mi alma, la añoro en las noches cuando sus turnos de trabajo me arrebatan su presencia; “los fantasmas” me asaltan, tiran, arrastran, casi me enloquecen, pero me resisto. ¡Es una lucha constante! Y el arrepentimiento prende y no me deja dormir. Pienso en los sufrimientos que he tenido que padecer durante ocho meses con este  cambio tan grande, todo revolucionado. Me siento como una sombra sumido en esta crisis, cansado, pero asumo mi culpa y aquí la espero muy nervioso. Inquieto voy y vengo porque la cosa está muy mal, es verdad que mi matrimonio me lo eché al bolsillo, ay si fui muy bruto, pero hago todo lo que está a mi alcance para recomponerlo.

   Ahora mi Gabriela anda como sonámbula, no quiere nada, absolutamente nada conmigo, no me habla, no me escucha, “no me ve” y aquí sigo con mi frustración, vago el día entero como espectro sin que nadie me dé bolilla. Quiero gritar, patalear, me esfuerzo para no “perder los estribos”, me siento enfermo. No tengo ganas de trabajar, ahí están mis cosas tiradas, no las uso, tampoco tengo ganas de cambiarme ropa. Si parece no existo, de jean y zapatillas siempre. El ropero lleno con los ternos de mi trabajo, obviamente comprado por mi Gabriela que tiene muy buen gusto.

   Y sin trabajo, ¡renuncié! No es agradable que de la noche a la mañana te den la espalda, amigos, colegas con los que has convivido media vida y te quiten el saludo. ¡En un santiamén! ¡No sé qué pasó!  ¡Parece nadie me ve!

   Santo cielos si ni el portero me saludaba,  ¡Qué se creían! Que me caiga un rayo si fui irrespetuoso para merecer tanto encono. ¡Renuncié!

   En mi trabajo siempre fui empeñoso, feliz realizaba mi profesión de contador auditor en un banco, eficiente, positivo, cuidadoso de mi facha, buen compañero, aunque de muy cerca venga la recomendación, como dicen, pero así es. Depositario de toda la confianza de mis jefes, trabajaba horas extras hasta en días feriados, si me lo pedían y yo Don Mateo firme al pie del cañón, sin problemas ahí cumplía como buen cristiano.  

   —¡Oh! —dije, “don Mateo”. Como nadie me nombra ya, me asusto de mi propio nombre.

   Mi onda era trabajar con ahínco ya que necesitaba el dinero para gastarlo enterito en mis distracciones. Pagaba las cuotas de mi vehículo último modelo: con tracción en las cuatro ruedas para caminos montañosos que recorría para ubicar el lugar adecuado para ejercer mi deporte. El computador de última generación, celular recién salido del horno y todos los implementos de deportes existentes, de marca, con los que me lucía muy fachoso en los campeonatos, además con mi estatura, sabía llevar muy bien esos conjuntos. Me encantaba, bueno…, cada loco con su tema.

   Impecable, con mi tez tostada, ojos verdes y mi cabello peinado a la gomina, era la envidia de hombres y mujeres. Y me gustaba lucirme Ja, cómo gozaba. Loca juventud, abrazaba la vida y la doblegaba a mis pies, siempre trataba de obtener lo necesario para mi deporte, pero reconozco que me pasé de la raya y cuando la rematé, fue, cuando me compré el parapente, ¡el más caro! Por fin, mi planeador ligero flexible sólo para mí, lo creí imprescindible ya que practicaba ese deporte y como Dios manda. Había hecho el curso con todos los elementos exigidos para planear, casco, equipo de radio, GPS, altivario, paracaídas de emergencia y el SIV-(simulación de incidentes de vuelo) y así, bien preparado me elevaba con mi “Ala” como un pájaro libre en disfrute del paisaje con la adrenalina a mil por mil, que me provocaba una sensación única. Dicen es peligroso, pero creo es cuestión de suerte.

   Independiente del gozo que me producía mi deporte, a veces me sentía culpable por dejar abandonada a mi Gabriela. Ella responsable de su trabajo, de la casa y ahora desde hace ocho meses encargada de pagar mis deudas sin chistar, muy comprensiva y todo un primor mi mujer amada. Aunque escarben por todo el mundo no encontrarán otra. Vale su peso en oro. Ah… Y si creen que me da avergüenza verla cancelar mis cuentas, no lo estoy, ya que ella me conoció un poco loco, pero este Mateo tenía algo bueno, tenía donde caerse muerto: casa propia de doce piezas obsequio de mis adorados abuelos que me criaron y mimaron. La casona es antigua, todavía en muy buenas condiciones, “nadamos” en ella ya que no tenemos hijos. Gabrielita arrienda unas piezas a dos amigas, así que algo de dinerito extra nos cae.

   Fuerza, es mi Gabriela, comencé a “guiñarle el ojo” en cuanto la vi. Preguntó si podía llevarle la contabilidad de unos pequeños asuntos. La amé en cuanto la tuve en frente, no muy alta, bien entradita en carnes, rubia de pelo rizado, ojitos azules como el mar. Urgido anduve que no me la quitaran (sin pensar que ella ya me “había echado el ojo” y cuando a ellas se les mete algo en la cabeza…ufff) Tenía que hacerla mi esposa, era como las que me gustaban, cuando la abrazo, bueno…, cuando la abrazaba, sentía mis manos y brazos llenos de ella, de su piel, de su fragancia, era tan lindo.  

   Una vez tuve una novia delgada, con respeto lo digo, tan delgada que  llegaba a pinchar con sus codos puntiagudos y sus rodillas de gallo.

   Con casi cuarenta años Gabriela, le tuvo miedo a la maternidad. Mucho a mí no me importó y cómo podía importarme si íntimamente quería mantener el título de Rey de la casa, así que eso, no fue motivo de alejamiento, el amor se conservó intacto. No tocamos más el tema.

   Nunca fui tan feliz como en esa época, nos amábamos mucho, pero la tranquilidad duró poco, como siempre el diablo metió su cola y todo se arruinó. Ahora la cosa está muy mala, ya son muchos los meses que hace como que no existo. Y pasa llorando, prefiere conversar con sus amigas y a mí, ni bolilla. Trato de acercarme y abrazarla, pero algo pasa que no puedo, huye de mí, seguro sufre por el pago de cuentas tan altas y llora demasiado, ay Dios qué me daría ser tan derrochador.

   Para subirme el ánimo enfilé al banco donde antes yo trabajaba. A penas entré recibí la “ley del hielo”. Fui a mi escritorio ahí estaba sentado un joven haciendo mí trabajo. Pasé como un soplo y me fui.

   Son las ocho, ahí por fin diviso a mi Gabriela con su vestido oscuro, oscuro como su pena, quiero saludarla, pero pasa de largo, sigue enojada y eso que le he pedido disculpas hasta dormido.

   —¡Ay qué barbaridad, hasta cuándo! Necesito de sus caricias para saber que existo, que me vuelva a la vida con sus besos y su amor, sé que sigue queriéndome y yo mucho más.

   —¡Te amo, te amo mi vida! —le grito. Se hace la sorda y no da señales, si parezco  invisible. Bueno aquí seguiré pagando mis culpas.

   —“¿Y  ahora qué pasa?” —me pregunto. Se acerca con su amiga Lucía y las dos caminan hacia mi ropero y sacan todo, deseo hablarle, cierro mi boca sin emitir sonido.

   —“¿La venderá?” —pienso. La verdad ya no la necesito, sólo son malos recuerdos.

   —¿Retiro todo Gabriela? —le pregunta Lucía.

   —¡Si todo! —responde ella, con voz decidida.  

   La bodega llena con mis cachureos, lo que no veo es mi “Parapente” y ni preguntar, todavía falta mucho para quedar cancelado. Ellas, sacan los álbumes de fotos y Gabriela acaricia una a una con sus ojos arrasados de lágrimas, solloza al ver las imágenes donde estoy con la cinta en bandolera escrita con letras doradas premiado como “Campeón de la 3ª temporada de Parapente”, me ama, pero no quiere dar su “brazo a torcer”.

  

Un silencio aterrador invade la noche, presiento algo difícil de descifrar, mezcla de incertidumbre y dolor. La alcanzo en el dormitorio, Gabriela arrodillada al lado de la cama con su mirada por encima de mi hombro directo al crucifijo colgado en la pared con sus manos en oración, reza: “Señor, te suplico me des la tranquilidad que necesito, con gran fe te llevo en mi corazón mi Dios, pero el consuelo no llega mi Señor, sólo quiero estar paz. En cada aliento está su presencia que sigo amando como el primer día.

   —¡Ay mi Mateo! —se queja y sigue—:Mi marido hermoso cómo te extraño, cómo pudiste hacerme esto, Virgen Santa quiero alivio a mi pesar,  por favor Señor te lo pido con todo mi corazón.

   —¡Padre Nuestro que estás en el cielo…! —clama, gime y sigue rezando, la veo, sigue… ¡De pronto…! Siento que mi cuerpo, se mueve suavemente en dirección al corredor, avanzo sin poder evitarlo, traspaso la pared de madera, volátil alcanzo la puerta de la calle lentamente elevándome, etéreo, ella sigue rezando…

   ¡Oh! Sigo ascendiendo en nebulosa cada vez más alto, diviso mi casa muy pequeña, toco mis manos y no las siento mi cuerpo se ha esfumado, estoy muy alto ya no veo a mi Gabriela, pero escucho que sigue orando su,  “Padre nuestro”…

   Veloz voy como celaje en brazos de nubes formidables,  ¿Lazos?  ¿Cables?  ¿Qué son?  Ah… ¡Las cuerdas de mi “Parapente”! 

Observo un fugaz recuerdo, frenético el “Parapente” sin dirección, escapa en negra nube de tormenta que lo eleva a una altitud enorme, difícil de maniobrar y con visibilidad cero, luego lo suelta y lo lanza veloz en trayectoria al mar, impulsado por esos vientos huracanados desencadenados esa tarde, hace ocho meses. No, no, ahora entiendo, ¡estoy muerto! Ese día trabado el paracaídas de emergencia no tuve ninguna  posibilidad. ¡Tanto practicar esa emergencia! Y no sirvió de nada…

   Mi espíritu se resiste enfurecido. No quiero irme: ¡Gabriela! ¡Basta de rezos! Quiero estar contigo amor, mi vida, te quiero, te amo, pero los rezos continúan..., subo, subo a lo infinito.

        Gira, gira el arnés y como un suspiro cautivado por ese azul intenso, el parapente se zambulle en profundo océano.

 

 ¡Al fin descanso!

 

                                                                     Fin

Visitas: 69

Respuestas a esta discusión

Una curiosa historia que prende la atención desde el principio. Pero sólo al final confirmas la sospecha, mientras se está leyendo... El tránsito final.

Suponiendo que haya infierno,  desde luego su infierno fueron los ocho meses que estuvo "vagando". Viendo, oyendo, recordando, y sufriendo por no poder hacer nada... Sin querer juzgar, la verdad es que hizo méritos sobrados para ese infierno y un poco más....

Bueno, como verás, tendríamos para rato conversación sobre el "bala" de D. Mateo y su sufrida Gabriela. Por cierto, pienso que no es justo:  Mateo ha purgado ocho meses y encuentra la paz... Gabriela, sigue sufriendo.

Bueno, amiga, volvamos a la realidad.... Como verás, has hecho que me metiera bien dentro de tu historia... Enhorabuena!

Un abrazo, amiga.

Maruja:

Qué grata sorpresa amiga, encontrarte en mis letras y con un comentario detallado del curso del cuento, este don Mateo, bien dices, la vida para el era una gozada, ahora para dónde se dirigieron sus pasos al final de sus días?, nadie sabe. Mientras Gabriela seguirá extrañándolo. No sabes cómo me alegra tu visita y te agradezco de corazón.

Recibe un abrazo cariñoso y que tengas lindo día martes.



Maruja Rufes Soriano dijo:

Una curiosa historia que prende la atención desde el principio. Pero sólo al final confirmas la sospecha, mientras se está leyendo... El tránsito final.

Suponiendo que haya infierno,  desde luego su infierno fueron los ocho meses que estuvo "vagando". Viendo, oyendo, recordando, y sufriendo por no poder hacer nada... Sin querer juzgar, la verdad es que hizo méritos sobrados para ese infierno y un poco más....

Bueno, como verás, tendríamos para rato conversación sobre el "bala" de D. Mateo y su sufrida Gabriela. Por cierto, pienso que no es justo:  Mateo ha purgado ocho meses y encuentra la paz... Gabriela, sigue sufriendo.

Bueno, amiga, volvamos a la realidad.... Como verás, has hecho que me metiera bien dentro de tu historia... Enhorabuena!

Un abrazo, amiga.

RSS

Libros — Editores

E-mail: 

creatividadinternacional@gmail.com

_______________

Creatividad Internacional’, es una red abierta, donde no se tiene que registrar para ver su información y colaboraciones, hay +6,000 Foros de Discusiones sobre grandes escritores y cineastas; actualización diaria de noticias literarias y cinematográficas y +17,000 blogs con creaciones literarias de gran talento. 

Un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores.  Los invitamos a participar.

Ismael Lorenzo, Director, Creatividad Internacional

Alina Galliano R.I.P. Jorge Dominguez, Alonso de Molina,  José Ignacio Velasco, Gloria Zúñiga.

Subdirectores

________________

'Creatividad Internacional' no se hace responsable por los contenidos publicados por sus miembros.

________________

PROGRAMACION RADIAL DE 'CREATIVIDAD INTERNACIONAL'

ENTREVISTAS, CINE Y LIBROS,  CONVERSATORIOS  

 170 PROGRAMAS  y +28,000 visualizaciones en Youtube. Martes y Jueves por Radio Satelitevision

_______________

Matías Pérez de viaje por el Caribe

Ismael Lorenzo

“Los libros con las aventuras de Matías Pérez son un compendio de humor desternillante, erotismo desenfrenado y surrealismo caribeño”.

Alfredo García Francés, novelista y periodista del diario ‘El País’, de España.

MATIAS PEREZ DE VIAJE POR EL CARIBE

_______________

De viaje por la literatura y el cine

Ismael Lorenzo

De viaje por la literatura y el cine” es el título de una obra de Ismael Lorenzo, compuesta de una serie de relatos (unos más largos y otros más cortos), que muestran la pasión expresa del autor por el mundo cinematográfico y literario.  De amena y fácil lectura

DE VIAJE POR LA LITERATURA Y EL CINE

______________

Revista 'De Sur a Sur'

'DE SUR A SUR'

_________________

Pinar Publisher

Editorial online. 

Los servicios editoriales necesarios para adaptar tu manuscrito a los estándares de la industria, tanto para libro en formato digital como impreso.  Tu manuscrito quedará listo para ser publicado bajo demanda en cualquiera de las plataformas que hoy permiten acercar el libro a los lectores.  1+ 912-342-0270 servicioescritores@pinarpublisher.info.

https://pinarpublisher.com

______________

Amalia Sánchez

Adela Soto Alvarez

Obra va dirigida a todos aquellas personas que desconocen lo que ocurre dentro de nuestro interior cuando la desesperanza nos desploma, y lo importante que es la fe para salvar el espíritu, porque con fe todo se logra, con fe las caídas son menos fuertes y la fe nos ayuda a levantarnos de cada vacío espiritual y material a que nos condene la propia existencia

AMALIA SANCHEZ

_______________

2030: El rebaño humano

José Ignacio Velasco Montes

El rebaño humano", no pretende, aunque pueda parecerlo, ser una novela crítica con la sociedad actual y su comportamiento masificado en una alta proporción, en una clara y escasamente consciente huida hacia delante buscando algo de lo que no tienen clara su naturaleza

2030: EL REBAÑO HUMANO

_______________

Murphy tenía razón

Francisco Sanz Navarro

El encuentro casual de dos ex agentes de inteligencia británicos, ya retirados, en un Crucero por el Caribe, no es la única excusa para escribir este libro. Presente siempre la curiosa Ley de Murphy, prevalecerá la intriga de la desaparición de una bailarina y el posible ataque a un pasajero del gran barco de recreo mantiene el interés hasta un sorpresivo final.

MURPHY TENIA RAZON

_______________

El Principe Loco

Guy Boulianne

Este es el primero de una serie de libros que relatan hechos históricos a menudo olvidados o desconocidos por el público en general, hechos históricos relacionados con nombres, fechas, eventos y simbolismos que difícilmente pueden ser refutados.

EL PRINCIPE LOCO

_______________

El mensaje de mi amigo Efraín

Dwann Gabriela Triveño

En una sociedad basada en reglas morales, condición sexual, y desamores.   En la noche de año nuevo Efrain Armendaris es cruelmente asesinado donde solo el amigable y cauteloso Patrick tendrá que descifrar el mensaje enviado de su amigo Efrain ,y descubrir al verdadero asesino.....

EL MENSAJE DE MI AMIGO EFRAIN

_______________

El Polvo Rojo de la Memoria

Eduardo R. Casanova Ealo

El personaje principal de esta novela, Carlos Camilo vive aquejado por la pérdida de la memoria colectiva y las nubes del polvo rojo de su pueblo natal.

Por lo que se ve obligado a refugiarse en el arte y la literatura en general, para tratar de aproximarme al más grande de los misterios, dejando a un lado el cosquilleo de sus nervios,

EL POLVO ROJO DE LA MEMORIA

'Creatividad Internacional', red de Literatura y Cine, un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores.

© 2019   Creado por Creatividad Internacional.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

VISITAS DESDE MARZO 5/09: