Pudiera decir que estaba en un elevador y eran tantos pisos en cualquier sentido, que llegó tío Bernardo.

Pero lo importante no es el lugar donde recibí esa marea de memorias cuyo centro era la finca de tío con la casa al centro. El hueso de la visión fue tío Bernardo, a pesar de los demás, aquellos sin nombre que me acompañaban en las tareas del campo.

Era una faja de terreno de poco más de un kilómetro de largo y medio de ancho, perfectamente rectangular, custodiada por cercas de púas donde los postes vivos gritaban nombres como almácigos, árbol florido, o quién sabe, porque mi verdadero interés eran los nidos de palomas y sinsontes que por allí abundaban.

Casi al centro del paño de fondo rojo del terruño, la casa, una de las pocas de mampostería. La puerta que daba al patio central era la de la cocina, con su refrigerador de keroseno…ay, y matervas y coca colas que le imaginaba. Tacaño tío.

Por un ángulo del enorme patio que al fin y al cabo era como el culo de la finca, una ceiba perenne y soberana, amenazando con desprender cualquier gajo kilométrico sobre mi cabeza. Nunca confié en su sombra de abismos.

Por aquí y por allá cerdos amarrados para que no desguazaran el calabazar o se zamparan las cebollas cercanas, quién iba a sobrevivir tales pedos.

Pensé en las rarezas de tío, como de no matar sus cerdos. Había algo de padre sobrancero en él cuando los besaba con sus ojos de aguas azulinas. Terminaba vendiéndolos en la feria de Colón y se compraba uno dos veces al año para sacrificio.

Al llegar a este punto me da por terminar, pues nos hemos quedado solos dos o tres peones y yo, otro peón, pero con título de sobrino huérfano. Me había dado trabajo y paga de adulto a pesar de mis trece años por respeto a su hermano, mi padre. Un trueno lo había matado meses antes allí, a un centenar de metros mientras se lavaba las manos en un charco, porque una tormenta…y el rayo para siempre.

Verdaderamente debía incrustar un punto aquí mismo, cuando voy terminando la página, porque hay niebla en las memorias, mis acompañantes no dicen sus nombres y por los tres costados que dejan libres la casa de tío Bernardo huyen cañaverales, papayas, plátanos, boniatos de cuarenta días, que son tan blanditos.

Pudo pasar una lechuza equivocada entre dos luces, rajando el cristal de los arribas con gritos fatalistas; pudo aparecer Yeya, la mujer de tío, al fin con el refresco helado; o Bernardito y Raúl, mis primos jodedores, porque no disparaban un chícharo, tan dichosos, restregándome la suerte de tener padre.

Cómo salvaré este cuento larguirucho, cundido de lombrices por andar sin zapatos, mis patas alfareras modelando fanguizales, qué delicia.

Par colmo llega tío Bernardo zafándose la faja de cuero de la que cuelga el machete, y nos dice.

— Como ven, no hay trabajo por lo menos durante un mes, hasta que empiece la zafra. Ustedes pueden irse, ya les avisaré; Pepito, tú quédate.

Idos los otros, me hala por un brazo hasta muy cerca de la ceiba. Tiemblo al primer golpe de sombras.

—A ti no puedo dejarte sin trabajo, es cosa de familia, así que seguirás viniendo, ya te buscaré algo que hacer, sí, se me ocurre eliminar los gusanos de las yucas. Mañana te vas con un cubo y los echas uno a uno, a los puercos les encantan, para mí que deben ser dulces.

Todo se hizo gris, a punto de irrealidad, porque ahora me veo cincuenta años más tarde, registrándome este cuerpo encallecido, tratando de entender sus jeroglíficos, y no es más que un cuerpo arrugándose, diría analfabeto de todos los que fui.

 

Pastor Aguiar

 

 

Visitas: 270

Respuestas a esta discusión

Una estampa más, nacida de esa mirada para atrás que tantas veces nos sale, te sale, no sé si por voluntad propia o simplemente se nos escapa, sin que la podamos detener. Como un latido del corazón. A final de cuentas, los recuerdos también son latidos de vida. Y en ese tunel al pasado igual se reviven sombras que luces. Tú dejas fluir vivencias de niñéz o juventud y, si no estampas 100 reales, son la pauta para que tu pluma, un tanto mágica, las convierta en recreaciones y, estas, en una literatura plena de vida.      

Gracias, amigo, tu comentario es lo primero que leo en este recién estrenado año. La finca existió casi tal cjual la describo, pero resoñada con personajes y algunos detalles fantásticos, como la imaginación me la devuelve al cabo del tiempo. Nada de esos parajes existen ni volverán a ser lo que fueron, y ello me envuelve la existencia de una magia dolorosa, de tanta cosa irrecuperable en esta vida. Muchas gracias y te deseo muchos logros felices en el 2014.

RSS

Libros — Editores

E-mail: 

creatividadinternacional@gmail.com

_______________

Creatividad Internacional’, es una red abierta, donde no se tiene que registrar para ver su información y colaboraciones, hay +6,000 Foros de Discusiones sobre grandes escritores y cineastas; actualización diaria de noticias literarias y cinematográficas y +17,000 blogs con creaciones literarias de gran talento. 

Un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores.  Los invitamos a participar.

Ismael Lorenzo, Director, Creatividad Internacional

Alina Galliano R.I.P. Jorge Dominguez, Alonso de Molina,  José Ignacio Velasco, Lissette Rivas Ambrosio, Gloria Züñiga, Fabio Pabón.

Subdirectores

________________

'Creatividad Internacional' no se hace responsable por los contenidos publicados por sus miembros.

________________

PROGRAMACION RADIAL DE 'CREATIVIDAD INTERNACIONAL'

ENTREVISTAS, CINE Y LIBROS,  CONVERSATORIOS  

252 Programas  y +42,700 vistas en Youtube.  Retransmitidos por ivoox y Radio Satelitevision.

_______________

Matías Pérez de viaje por el Caribe

Ismael Lorenzo

La cuarta parte de una tetralogía comenzada un par de décadas atrás,   con ‘Matías Pérez entre los locos’,  ‘Matías Pérez regresa a casa’ y 'Matías Pérez en los días de invierno', que pensábamos era la última novela de la serie, pero ha surgido esta nueva e inesperada conclusión.

MATIAS PEREZ DE VIAJE POR EL CARIBE

_______________

El silencio de los 12

Ismael Lorenzo

El silencio de los 12', narra las historias, en sus propias voces, de mujeres agredidas sexualmente, sus consecuencias y secuelas de estos abusos. Desde el Líbano hasta España, desde Francia hasta Italia.  Desde una niña de 12 años violada por una escuadra de Marines en el Líbano hasta jóvenes abusadas por profesores en la Sorbone. Una historia que no tiene fin. Un libro que debe leerse por su tema que nunca termina y que muchos prefieren ignorar. 

EL SILENCIO DE LOS 12

______________

PREMIO LITERARIO 'REINALDO ARENAS, DE CREATIVIDAD INTERNACIONAL 2019'

Nosotros, los que huimos

(o, los mil y un intentos)  

Libro ganador del Premio Reinaldo Arenas 2019

María Milnne (Yulki Sánchez Molina)E

Entrega de los premios: Sábado  7 de diciembre, 2019, en conmemoración del XXIX Aniversario de la muerte de Reinaldo Arenas.

PREMIO REINALDO ARENAS

_______________

El Otoño del Poeta

Mención de Honor Premio Reinaldo Arenas 2919

Ale Marrero

________________

I PREMIO CASA AZUL DE LITERATURA INFANTIL Y JUVENIL “CONSUELO SUNCÍN DE SAINT-EXUPÉRY”

Nos complace informar los ganadores del Premio "Consuelo Suncín de Saint-Exupéry". Modalidad libro infantil y juvenil 2019. 

Primer lugar “Peñasco” -Delia Fiallo

Segundo lugar “Cómo encender una llama - Alberto Pocasangre

”Tercer lugar “El viaje del sapito sapitón” - Adela Soto

_______________

Aromas de Café: Colección de cuentos

Oscar Martínez Molina

Aromas de café, es una recopilación de cuentos en torno a una taza de café, obra primaria que traté de enriquecer con algunos otros relatos. Mezcla de nostalgia, despedidas, perdidas, añoranzas. Particularmente una fotografía del pueblo, Yajalón, tan de cafetos

AROMAS DE CAFE

________________

Le juro que fue la luna

Oscar Mtz. Molina

Ina colección de cuentos con los que, el autor, nos lleva por distintos lugares, partiendo desde la nostalgia de su pueblo natal, Yajalón, envuelto en los olores y sabores del café. 'Salto de agua' es el pueblo de la adolescencia y en éste lugar se manifiesta el despertar a la sensualidad.  La colección de cuentos pasa obligadamente por la Ciudad de México, esa gigantesca urbe

LE JURO QUE FUE LA LUNA 

_______________

La Literatura en nuestros tiempos

Robert Allen Goodrich

La literatura en nuestros tiempos es un excelente  libro de ensayos prologado por Ismael Lorenzo. Este libro sobre ‘La literatura y los géneros literarios’ nos guía como en los últimos años con esa abundacia literaria que se asoma por tantas partes ‘Hemos destrozado literalmente hablando el idioma y muchos no conocen y suelen confundir los géneros literarios’.De venta en Amazon y otras redes

LA LITERATURA EN NUESTROS TIEMPOS

________________

'Creatividad Internacional', red de Literatura y Cine, un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores.

© 2020   Creado por Creatividad Internacional.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

VISITAS DESDE MARZO 5/09: