Cada vez que regresaba al batey, se me iba de lugar. Sucedía cada tarde, cuando el camino me halaba por rumbos sin costumbre.

Tenía que traer dos litros de leche para mi sobrino desde el otro lado de las fincas. Una leche dura, de vacas rabiosas, para aquel muchacho enclenque que sabía demasiadas cosas para ser tan niño y se pasaba el día despierto, cantando locuras en idiomas increíbles.

La curandera le recetó aquellas leches, que sólo existían después del último camino, por el que yo cabalgaba de lunes a viernes hacia allá, donde el sur ya no era sino un pastizal redondo y un viejo todo manos vivía entre las tetas.

Apenas él escuchaba las pisadas, entonaba a punto de bronca.

— ¡Ah, tú eres el mentecato!

Yo le pagaba al contado con una docena de huevos de gallinas grifas.

— ¡Que no te vuelva a ver por aquí, porque te pego un tiro!

Por eso cada tarde regresaba a casa como una casualidad y por ello mismo el batey se me escabullía jugando al escondite  y los pájaros volaban al revés.

Yo le echaba la culpa a la yegua, por andar entreteniéndose con las hormigas, retozando con las mutaciones de color de los camaleones. Yegua de mierda, que no sabía otro paso que aquel de tortuga, sin dejarme crecer.

Cuando me salía del rumbo, llegaba al tronco de la ceiba de Portieles, al borde de la laguna. Aquella ceiba centenaria que florecía peces y cuyo tronco era una coraza de escamas. Entonces la casa venía a mi encuentro, con sus carcajadas de ventanas rencas por el paso de los ciclones, con el rostro de mi abuela como una voluta más escapando con el humo del fogón de leña.

— ¡Pepito, muchacho, apúrate, que el niño está gritando de hambre!

— ¡Que me perdí!

— Cada día lo mismo. Eso te pasa por andar pensando en las musarañas.

— Es la yegua, abuela. La yegua tiene un solo paso, la muy cabrona.

Pero llegó la vez en que me cansé. Era demasiado. Siempre me pedían cosas, como si fuera un mandadero, como si fuera yo el único habitante de la sitiería. Y aquel sobrino endemoniado, a fuerza de leches de unas vacas lejanas, que no se dejaban ver (para mí era un zumo blanco que se sacaba de los tuétanos el mismo viejo). Chiquillo insoportable, sin un pelo, con una boca de labios borrosos, cundida por tres o cuatro filas de dientes de tiburón, que era todo gritos y diarrea y parecía crecer hacia dentro de sí mismo. Era un vejigo que no miraba a nadie, cantando aquellos idiomas de babeles.

Era demasiado para mí y me cansé definitivamente aquel día de cualquier mes, porque era como un esclavo y hasta se olvidaban de mis alimentos y tenía que llenarme con guayabas verdes y huevos crudos.

Por eso cuando llegué y el viejo todo manos, que por única vestimenta usaba un calzoncillo al revés, repitió el grito de siempre, le dije.

—Vine a quedarme.

Entonces me miró de arriba abajo y miró a la yegua.

— ¡Bájate, vejigo!

— ¿Dónde la amarro?

- Déjala suelta. Tú eres el único que conoce este camino.

— ¿Nadie más viene a comprarle leche?

— Tú eres el primero y el último.

— ¿Cómo la curandera lo conoce?

— Me habrá encontrado en algún sueño.

— ¿No tiene nada que comer?

- Ah, conque esas tenemos. Por eso estás tan flaco. Entra y cómete lo que encuentres en los calderos. Cuidado no te quemes.

Todo lo que hallé era dulce. Palomas asadas en almíbar, mermeladas de troncos de fruta bomba rayados y tarros repletos de miel de abejas.

Poco después, cuando salí al portalito del fondo, por el lado invisible de la casa, él estaba allí columpiándose en un sillón de madera y más allá, una sabana verde sin contornos con las vacas que nunca había visto y que me dejaron lelo.

Era una curia de animales de apenas tres cuartas de altura, más chivas que vacas, con tarros erectos y talados por la mitad, sin ojos, todas comiendo desesperadamente, con el culo apuntando hacia los rayos del sol.

— Vamos a ordeñar — Dijo sin mirarme.

—  ¿Cómo?

— Haz lo que me veas hacer y no preguntes.

Y comenzó mi vida y pasaron los años. Imagino que pasarían años, porque él se murió una noche y se fue evaporando en el sillón como un bloque de hielo, hasta que sólo fue una humedad en el portal de tierra y  yo me quedé a cargo, escribiendo mis memorias en un gran libro de contabilidad, al final de las suyas que nunca leí.

Así me fui arrugando, todo manos, tomando leche en vez de agua, hasta una tarde en que llegó un muchacho cabalgando una yegua flaca, quien me pagó por adelantado con una docena de huevos de gallinas grifas. Y yo le grité.

— ¡Ah, tú eres el mentecato!

 

Pastor Aguiar

 

 

 

Visitas: 198

Respuestas a esta discusión

Un magnífico relato metafórico

Salir, quedarse, cambiar, todo en uno y dejar atrás los demonios del pasado....

Me encantó. Gracias por compartirlo

Saludos Ignacio

Muchas gracias, amigo, por esa valoración. Un abrazo.

El batey ,la sitiería, el campo cubano  y sus quehaceres; fondo perenne de las evocaciones del fiñe que fue Pastor Aguiar. El original relato de hoy no tiene la picardía de otros, tan suyos, en cambio nos adentra en una historia no exenta del realismo mágico. El remate final,  a fe mía que magistral.  Pastor Aguiar en plenitud como escritor. 

Gracias, Javier. Acá me dejo llevar por la fantasía. En verdad tuve que ir a caballo cada día a recoger unos litros de leche donde los suegros de un tío, pero lo del tipo raro lo inventé. Un abrazo grande, amigo.

RSS

Libros — Editores

E-mail: 

creatividadinternacional@gmail.com

_______________

Creatividad Internacional’, es una red abierta, donde no se tiene que registrar para ver su información y colaboraciones, hay +6,000 Foros de Discusiones sobre grandes escritores y cineastas; actualización diaria de noticias literarias y cinematográficas y +17,000 blogs con creaciones literarias de gran talento. 

Un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores.  Los invitamos a participar.

Ismael Lorenzo, Director, Creatividad Internacional

Alina Galliano R.I.P. Jorge Dominguez, Alonso de Molina,  José Ignacio Velasco, Lissette Rivas Ambrosio, Gloria Züñiga, Fabio Pabón.

Subdirectores

________________

'Creatividad Internacional' no se hace responsable por los contenidos publicados por sus miembros.

________________

PROGRAMACION RADIAL DE 'CREATIVIDAD INTERNACIONAL'

ENTREVISTAS, CINE Y LIBROS,  CONVERSATORIOS  

240 Programas  y +43,000 vistas en Youtube.  Retransmitidos por Radio Satelitevision

_______________

El silencio de los 12

Ismael Lorenzo

El silencio de los 12', narra las historias, en sus propias voces, de mujeres agredidas sexualmente, sus consecuencias y secuelas de estos abusos. Desde el Líbano hasta España, desde Francia hasta Italia.  Desde una niña de 12 años violada por una escuadra de Marines en el Líbano hasta jóvenes abusadas por profesores en la Sorbone. Una historia que no tiene fin. Un libro que debe leerse por su tema que nunca termina y que muchos prefieren ignorar. 

EL SILENCIO DE LOS 12

_______________

Felipito busca novia

Ismael Lorenzo

 'Felipito busca novia' es una secuela de 'Soy Felipito', Y en esta secuela 'Felipito busca novia', participa en una investigación científica, junto con su papá, de unas misteriosas inflamaciones. Un libro lleno de humor sobre una realidad actual.' 

FELIPITO BUSCA NOVIA

_______________

PREMIO LITERARIO 'REINALDO ARENAS, DE CREATIVIDAD INTERNACIONAL 2019'

Nosotros, los que huimos

(o, los mil y un intentos)  

Libro ganador del Premio Reinaldo Arenas 2019

María Milnne (Yulki Sánchez Molina)E

Entrega de los premios: Sábado  7 de diciembre, 2019, en conmemoración del XXIX Aniversario de la muerte de Reinaldo Arenas.

PREMIO REINALDO ARENAS

_______________

El Otoño del Poeta

Mención de Honor Premio Reinaldo Arenas 2919

Ale Marrero

________________

I PREMIO CASA AZUL DE LITERATURA INFANTIL Y JUVENIL “CONSUELO SUNCÍN DE SAINT-EXUPÉRY”

Se lanza la primera edición del Premio CASA AZUL de Literatura Infantil y Juvenil

El Premio nace con la necesidad de fomentar la promoción de la lectura, buscamos fortalecer la campaña.  “Te Invito a leer” que tiene como principal objetivoestimular el gusto por la lectura en los niños y jóvenes

I PREMIO CASA AZUL DE LITERATURA INFANTIL Y JUVENIL

_______________

G.R.A.S.A.

Julio R. Carmona  Limón

A partir del descubrimiento de que determinadas grasas humanas, en su estadio infantil son solubles en agua, un laboratorio consigue un cosmético que rejuvenece milagrosamente la piel, no sin antes corromper todo el entorno social y político de una ciudad simbólica.

G.R.A.S.A.

________________

'Prohibido Arrojar Las Butacas al Escenario'

 Francisco Sanz Navarro

Durante los años de la posguerra española, muchas compañías de teatro no tuvieron otro remedio que actuar en teatros portátiles sin la ayuda de ningún estamento o promotor, y este es el tema que nos ocupa... No muy conocidos para los que no vivimos aquella, pero muy interesante

PROHIBIDO ARROJAR BUTACAS AL ESCENARIO

________________

El perro azul

Ale Marrero

El libro contiene historias muy tiernas como “Noemí y la paloma” o "El Perro Azul”; donde el autor nos lleva al mundo interior de los seres humanos, viaje del cual regresamos fortalecidos y transformados.

EL PERRO AZUL

________________

Contamos con un grupo de profesionales entre editores, diseñadores, correctores, traductores.

Escríbenos a: casazulediciones@gmail.com
____________

Contra Todos los inviernos

Adela Soto Alvarez

Este es un nuevo poemario de la escritora cubanoamericana Adela Soto Álvarez, esta vez con una temática intimista muchísimo mas fuerte que a la que nos tiene acostumbrado.  Podría decirse que un desdoblamiento a puro grito, sin recovecos ni complejos lingüísticos, mucho menos contextuales. 

CONTRA TODOS LOS INVIERNOS

'Creatividad Internacional', red de Literatura y Cine, un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores.

© 2019   Creado por Creatividad Internacional.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

VISITAS DESDE MARZO 5/09: