(Universidad Central de Venezuela / patio cubierto)

DESPERTAR

Ha estado en coma por varios días. La trajeron a este lugar aséptico del Hospital Universitario porque aquí cuenta con la atención médica apropiada, sin riesgos. Una complicación pulmonar que le impide respirar, y por eso la conectaron al tubo respirador. Ella no se opuso y, por el contrario, dio a los médicos esta solución que hemos consultado.
Nadie dice una palabra de la enfermedad de Cora ni de la sanación pedida a santos y doctores. Hay que esperar, es la única frase que se escucha en la puerta de la gran sala blanca. Y es tan joven para cargar con esto. Todos aguardan el momento de su despertar, sorprendida en la ruptura del sueño, y mientras tanto salen a ver las noticias de la televisión con la violencia cada vez más creciente: Cora en la Universidad en una toma del camarógrafo, delante de un grupo de sus compañeros de la facultad de Medicina, a los que arenga con decisión y claridad, en defensa de la autonomía universitaria y la libertad del pensamiento que el gobierno pretende cercenar. Allá detrás del parapeto improvisado para Cora se ve el humo de los gases y puede percibirse el miedo. Fue allí la caída de Cora a causa de golpes de perdigones en el pecho. Ya no tiene conciencia del suceso.

La protesta es justificada, dicen los parientes y amigos de Cora que pueden verla con autorización del responsable de la sala. Cora en la cama clínica, llena de tubos y pausas en la respiración, todo equilibrado para que el corazón funcione bien.

El sueño es controlado con sedantes, pero aun así hay momentos en los que Cora parece despertar, se mueve inquieta y ha abierto los ojos. Buen síntoma de mejoría, dice la madre a su lado en este momento de visitas, y aprovecha este despertar para hablarle a Cora al oído, quedamente, y le dice que la ama y que Dios la sacará de este dolor que es el dolor de todos, dalo por seguro hija mía. Y el tiempo pasa y Cora flaca y pálida, inconsciente y con un tubo en la boca y la respiración en ritmo calmado, repetido sin saltos. La respuesta de los médicos es siempre la misma: “todo sigue estable”.

Afuera continúa el ruido de los disparos, lo ven en las noticias de la sala de visitantes, separados de Cora por una puerta que impide el paso a quienes no sean médicos o auxiliares. Gente corriendo por las avenidas sombreadas de árboles de la universidad. Pueden verse los murales de Vasarely en la plaza central, y un vitral de Léger en la limpia construcción de la Biblioteca. Las cámaras de cine van presurosas detrás de las imágenes del polvo y la violencia, hasta el colorido fresco de Alejandro Otero en las paredes del patio cubierto, antesala del Aula Magna. El documento fílmico muestra a la Universidad – Alma Mater – en su serena luz de conocimiento y humanismo, y denuncia también la violencia que nace del odio y del dominio del poder por encima del cosmos: orden y armonía del espíritu.

Nadie sabe si esa bruma que aprecian en el movimiento es la nube tardía del verano seco, o es la explosión de las armas sobre estudiantes y todo aquel que pase cerca. Los policías están armados de odio cuando apuntan al joven que se oculta detrás de un árbol, y gritan y maldicen y avanzan sin pausa hacia un lugar cualquiera. No tienen plan de ataque, sólo la orden de atacar.

La hora de visitas ha terminado y la madre cuenta que ha visto reaccionar a Cora de su inmovilidad e inconsciencia. Sube el tono de la voz porque los disparos de la televisión llegan a la puerta de la sala, o así lo percibe ella.
Se pondrá bien.

También algunos médicos confirman que Cora parece haber tenido un despertar de la consciencia, ya en varias ocasiones. Pero no dura mucho y vuelve al sueño y a la respiración pautada y sin alteraciones. Entre ellos tratan del estado de salud de la paciente y se dicen que son reacciones físicas involuntarias y que en ningún momento ha recuperado la consciencia. Lo dicen a los parientes cercanos de Cora, no a la madre.

Los parientes de Cora dudan del dictamen médico: “Pero si está peor ahora. Son alucinaciones”

No habían disminuido los ataques policiales a la hora del mediodía. Los cuerpos caídos aumentaban la tragedia y continuaba la arremetida a pedradas de los estudiantes y muchas personas que acudían en su apoyo. Todo parecía apaciguarse salvo la angustia de Cora moviendo el brazo, abriendo los ojos como queriendo decir algo.

En el atardecer de ese día de convulsión y dolor, está la joven estudiante en la sala de cuidados intensivos, despegada del caos en la ciudad universitaria. Se ha movido y sus ojos han buscado la luz de la lámpara como única orientación. Nada escucha de las noticias que transmiten los medios audiovisuales, y no sabe qué le ocurrió ni lo que sucede en la universidad, cerca de ella, de su Hospital Universitario donde ha aprendido mucho del ser humano.

Está sumida en el oscuro silencio.

Ya anochece cuando Cora se sienta en el borde la cama y se quita las sábanas. Hace el intento de levantarse pero está débil en su frágil consciencia, sin contacto con la realidad. No sabe cuál es el lugar de su blanca prisión, durante días en los que ha estado sin conocimiento de nada ni de nadie. Duerme en el desvelo aunque sus ojos desorbitados denotan sorpresa y miedo.

Los enfermeros guardianes la ven con sorpresa y alarma y siguen sus movimientos: el rostro ha tomado color, los ojos ahora pueden ver y miran hacia el techo iluminado, como bajo el efecto de una alucinación, ya limpios del velo que los cubrió por tanto tiempo. Se acercan más los enfermeros, atentos a la joven mujer que no debe hacer ningún esfuerzo; pero ella se quita bruscamente el aparato que la auxilia para respirar, y en su boca aparece una sonrisa de ambigua alegría. Casi no puede hablar, pero se escucha su voz grave y profunda, como una oración pronunciada con recogimiento en el templo, y dice que la violencia cesó y que el rector de la universidad ha declarado la terminación del conflicto. Esas pocas palabras, pausadas y claras. Los enfermeros callan y no comprenden lo que dice Cora. Nada han escuchado en el silencio de la sala clínica, interrumpido solo por los gritos de la joven en agonía con el dolor.

En ese mismo momento de alucinación de Cora, en las oficinas del Rectorado se discuten acuerdos con estudiantes y advenedizos de la violencia. Pudieran lograr el fin del enfrentamiento violento. En el salón ahora se percibe la paz.

Los jardines y pasillos del recinto universitario están regados de pólvora y balas y piedras y ruina; de sangre y de llanto.

Cora está sola.

Visitas: 147

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Creatividad Internacional para añadir comentarios!

Participar en Creatividad Internacional

Comentario por José Antonio Sifuentes Jaimes el agosto 17, 2020 a las 1:23pm

Un relato bastante crudo y realista, se te felicita por proporcionarnos  la emoción de esta lectura.

Comentario por juan ignacio arias anaya el abril 25, 2019 a las 1:13pm

Tu descripció n es magnífica

GRACIAS

Ignacio

Comentario por BEATRIZ SUSANA OJEDA el abril 20, 2019 a las 8:40pm

Conmovedor!!! Muy bien contado. Ha sido un placer leerte.

Comentario por MARGARIDA MARIA MADRUGA el abril 19, 2019 a las 6:44pm

El despertar puede ser de varias formas, con diversos significados.
La realidad dura y cruda de la violencia sin límites siega la vida de jóvenes constantemente.

Comentario por Alejo Urdaneta el abril 19, 2019 a las 12:29pm

http://caracasshots.blogspot.com/search/label/Heart%20of%20Art

EL ENLACE PERMITE VER OBRAS DE ARTISTAS DEL MUNDO Y DE VENEZUELA EN PARTICULAR.

Libros – Editores

E-mail: 

creatividadinternacional@gmail.com

__________

Creatividad Internacional’, es una red abierta, donde no se tiene que registrar para ver su información y colaboraciones, hay +6,000 Foros de Discusiones sobre grandes escritores y cineastas; actualización diaria de noticias literarias y cinematográficas y +18,000 blogs con creaciones literarias de gran talento. 

Un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores.  Los invitamos a participar.

Ismael Lorenzo, Director, Creatividad Internacional

Alina Galliano R.I.P. Jorge Dominguez, Alonso de Molina,  Alejo Urdaneta, Liss Rivas Ambrosio, Gloria Zúñiga, Fabio Pabón.

Subdirectores

_______

'Creatividad Internacional' no se hace responsable por los contenidos y opiniones publicados por sus miembros. Materiales infringiendo Copyright serán retirados.

_________

PREMIO LITERARIO 'REINALDO ARENAS, DE CREATIVIDAD INTERNACIONAL 2021'

En el año 2021 será en el Género de 'Poesía'. Recibimos manuscritos desde el 1r0 de septiembre al 15 de octubre.

PREMIO REINALDO ARENAS

_________

Radio Creatividad Internacional online

Radio Creatividad Internacional online

Podcast en Spotify, ya con más de medio centenar de  programas. Invitada toda la membresía a participar.

__________

PROGRAMACION RADIAL DE 'CREATIVIDAD INTERNACIONAL'

ENTREVISTAS, CINE Y LIBROS,  CONVERSATORIOS  

365  Programas radiales, +58,700 vistas en Youtube, Pag en FB, Twitter y en Instagram. 

__________

Años de sobrevivencia

Ismael Lorenzo

‘Años de sobrevivencia’, es la continuación de las memorias comenzadas en ‘Una historia que no tiene fin', y donde se agregan relatos relacionados a su vida de escritor y a su obra de Jaime Bellechasse, Manuel Ballagas y un prólogo de Roberto Madrigal. Este es su libro número 14.

Años de sobrevivencia

________

El sendero de la luz

Andrea Pereira

Un relato de las duras vivencias de la autora de origen uruguayo durante y después de padecer COVID y tener que estar hospitalizada. El modo en que superó los traumas sicológicos luego de tan difícil experiencia.

EL SENDERO DE LA LUZ

_________

Verum

Francisco Sanz Navarro

¿Una ficción? ¿Una realidad? ¿Una pesadilla...? VERUM es una novela que intenta narrar la verdad sobre los últimos acontecimientos de nuestra historia más reciente. Comienza a finales de 2019 y termina a principios de 2021.

VERUM

_________

Soy Felipito

Ismael Lorenzo

Soy Felipito' las aventuras y desventuras de un gato enamoradizo, actor, autor y con pretensiones de alcaldegato.  "Mi papá lo ha preparado.  Tengo que confesar que en la portada he quedado bellísimo, aunque Uds. piensen que la opinión viene de muy cerca.  Ya los hermanos Coen están llamando a mi papá por los derechos cinematográficos

SOY FELIPITO

__________

Desnudando mi alma

Victoria Cuesta Prieto

Esta recopilación dividida en tres partes, nace de la necesidad de expresar sensaciones marcadas a fuego en mi alma.
La primera trata de mis sentimientos, donde muestro trocitos de mí a través de un cúmulo de emociones sentidas en determinados momentos de mi vida.

DESNUDANDO MI ALMA

___________

Diletante sin causa

Roberto Madrigal

Como no puede ser de otro modo si se trata de Roberto Madrigal, una parte del título de este libro tiene su origen en el cine y, específicamente, en Rebel Without a Cause (1955) de Nicholas Ray.   La otra se explica a partir de una intención modesta: no pretende que sus juicios sean tomados como los emitidos por un profesional sino más bien por un aficionado, aunque lleva más de 40 años en el ramo editorial y literario

DILETANTE SIN CAUSA

__________

Casa Azul Ediciones

Diseño, edición e impresión
Consultoría Editorial Comercialización
 Libro en formato E-book e impreso en cantidades y en bajo demanda

CONVERSANDO CON LISS

___________

Una historia que no tiene fin

Ismael Lorenzo

Mis Memorias, y relatos sobre violencia y abuso sexual contra mujeres. En colaboración con 'Casa Azul Ediciones',  en Nantes, Francia

UNA HISTORIA QUE NO TIENE FIN

__________

El silencio de los 12

Ismael Lorenzo

'El silencio de los 12', narra las historias, en sus propias voces, de mujeres agredidas sexualmente, sus consecuencias y secuelas de estos abusos. Desde el Líbano hasta España, desde Francia hasta Italia

EL SILENCIO DE LOS 12

________

'Creatividad Internacional', red de Literatura y Cine, un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores.

© 2021   Creado por Creatividad Internacional.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

VISITAS DESDE MARZO 5/09: