Collin juntaba caracolas a la orilla del mar, le gustaba coleccionarlas para agregarlas en la base de sus castillos de arena, decía que con ellas estos se veían más bonitos.

Se hallaba de vacaciones junto a sus padres en una cabaña ubicada en Santa Teresa, Costa Rica.

La playa no estaba muy concurrida esa mañana, había unos pocos surfistas desafiando las olas y algunas parejas tomando sol.

Los padres de Collin se habían sentado bajo una sombrilla; la mujer hojeaba una revista de modas mientras su marido observaba un partido de fútbol desde su teléfono móvil. Muy de vez en cuando despegaban la vista de sus atracciones para observar a su hijo.

El niño ya tenía suficientes caracolas y entonces se puso a construir su castillo con ayuda de un balde plástico.
El aire llevaba consigo un aroma intenso, como si un cardumen invisible sobrevolara la playa, pero no se veían peces como otras veces cerca de la orilla.

¿De dónde provendría entonces esa pestilencia? era el interrogante que se plasmaba en los rostros de narices fruncidas de los allí presentes.

Resultaba extraño, además, no ver gaviotas sobrevolando la zona.

Algo desconocido estaba alterando la atmósfera y provocaba el alejamiento de las especies habituales de la región.

Los surfistas que hasta entonces habían demostrado gran destreza sobre sus respectivas tablas, de pronto perdieron el equilibrio y fueron arrastrados por una ola. No supieron qué provocó su caída, sólo sintieron que algo tropezó con ellos y ante la duda decidieron salir del agua.

Quienes nadaban a varios metros de la orilla también experimentaron un roce extraño que motivó su salida del océano.

Collin y sus padres no advirtieron nada pero sí se sorprendieron al ver que todos corrían afuera del mar al mismo tiempo.

Se aproximaba la hora del almuerzo y la madre del chico lo llamó a los gritos, al tiempo que su esposo recogía sus pertenencias para dirigirse a la cabaña.

Recién entonces el niño alzó la mirada, había estado muy concentrado en armar su castillo de arena y por ello permaneció ajeno a lo que sucedía en derredor.

Y al levantar la vista divisó algo por el rabillo del ojo; enseguida giró su cabeza para mirar en esa dirección y entonces lo vio.

Era una especie animal muy extraña, se parecía a un hipocampo pero del tamaño de un delfín. Sus movimientos eran muy rápidos y pronto estuvo sumergido.

Nadie más que él pudo ver al espécimen y sus padres no le creyeron cuando les contó de su visión.

El chico regresó a la playa apenas terminó de almorzar, intrigado por lo que había visto horas antes, tenía la esperanza de que el animal volviera a aparecer.

Esta vez llevó su cámara digital para lograr una evidencia convincente.

No tuvo que esperar mucho, la criatura asomó de entre las aguas y nadó en dirección a él, pero cuando la quiso fotografiar se volvió a sumergir.

Transcurrieron unos minutos y el animal reapareció, esta vez Collin no tomó su cámara, se quedó extasiado observándolo con mucha curiosidad.

La criatura avanzó con sigilo y se detuvo cuando la profundidad del mar no era suficiente para cubrirlo por completo.

El chico se acercó con lentitud y cuando estuvo a escasos metros, el animal retrocedió.

- No temas, no te haré daño. No sé qué cosa eres, pero no me pareces peligroso. Nunca antes vi uno como tú, tu aspecto es tierno y agradable aunque hueles muy feo – comenzó a explicarle el niño mientras se tapaba las fosas nasales

La criatura parecía entenderlo pues no se movió mientras el niño le hablaba.

- Me gustaría saber de dónde provienes y si hay otros como tú – continuó diciendo y la criatura meneó la cabeza como si le estuviera respondiendo que no

- ¿Estás solo? ¿No tienes familia? – siguió preguntándole

Entonces la criatura levantó la cabeza como suelen hacer los caballos cuando están a punto de relinchar, pero no emitió ningún ruido.

- Oye, vendré a esta playa todos los días para verte, si no te incomoda. ¿Me dejarías tocarte? – se aventuró a decirle

Al oír esto último el espécimen retrocedió, era evidente que entendía todo.

- Está bien, aún es pronto para eso, debo ganarme tu confianza. Si me prometes que vas a volver yo te aseguro que con el tiempo seremos buenos amigos – le dijo el niño como si hablara con un humano

En ese momento llegó gente y la criatura desapareció.

Collin no faltó un solo día a la playa, aunque lloviera, pero el animal no siempre aparecía. Lo hacía solamente cuando no había otras personas.

El chico todavía no había conseguido acariciar a Ludy, tal era el nombre que le había puesto a su nuevo amigo; éste mantenía cierta distancia por precaución, ya que había tenido malas experiencias con humanos anteriormente.

- Te diré algo, amigo. Si pudiera te llevaría conmigo adonde vivo y serías mi mascota preferida… pero supongo que no eres anfibio ¿O sí? – le dijo

Y el animal meneó la cabeza en forma negativa.

- No hay espacio suficiente en la piscina de mi casa para ti, es muy pequeña. Supongo que tendría que pedir a mis padres que nos mudáramos a esta playa para poder conservarte, aunque no lo veo posible, al menos por ahora – se lamentó Collin

Ludy lo escuchaba con atención y le arrojaba agua a la cara, como si quisiera jugar con él.

- Ah… ya entiendo. ¡Quieres jugar! Oye, se me ocurre algo ¿Te atreverías a cargarme sobre tu lomo como hacen los delfines con sus entrenadores? – se animó a sugerirle el niño

Y Ludy se arrimó a él para permitirle el ascenso.

El niño entonces se convirtió en el jinete de un enorme caballito de mar; creyó que todo era parte de un sueño, nadie creería la emocionante aventura que lo tenía como protagonista. Aunque, pensándolo bien, el aroma que se desprendería de sus ropas podría ser una prueba convincente.

Ludy lo paseó durante más de media hora y fue durante ese recorrido que Collin descubrió una isla, pero no llevaba encima su cámara para fotografiarla.

- Oye… ¿Conoces esa isla? – le preguntó a Ludy

La criatura entonces se puso triste, como si ese sitio le trajera un mal recuerdo.

- Está bien, no te preguntaré si eso te incomoda. De todos modos no puedes contarme ¡Qué tonto soy! Tal vez algún habitante de ese islote te trató mal...  – se aventuró a decir el niño

Luego de oír esto Ludy inclinó su cabeza hacia el costado derecho y exhibió una cicatriz en el lado izquierdo de su cuello, ésta parecía reciente.

- ¡Mira la marca que tienes ahí! ¡¿Quién pudo haber sido capaz de lastimarte?! Será mejor que regresemos – dijo el chico afligido, y el animal obedeció

Los encuentros entre ambos se sucedieron con frecuencia, se divertían mucho estando juntos.

Un día Collin se apareció en la playa acompañado por su perro Sam. Antes no lo había hecho porque sus padres decidieron encerrar al can en castigo por haber destrozado un cortinado con los dientes.

El niño aprovechó que sus progenitores se ausentarían por varias horas y entonces sacó a Sam de su encierro.

Se dirigió corriendo a la playa, seguido por su perro, y en ese momento no pensó en Ludy.

Cuando estuvieron cerca de la orilla Sam comenzó a ladrar; la criatura estaba aproximándose y se detuvo al escuchar los ladridos.

- Bah… no es nada, Sam, es sólo una criatura marina. No le prestes atención - le dijo al perro y continuó jugando con él sin importarle que Ludy estuviera allí

Ludy se sorprendió al oír esto; no hacía mucho Collin le había propuesto llevarlo con él para convertirlo en su mascota favorita, pero al parecer el niño ya tenía una mascota que le significaba más.

El animal se sumergió y se alejó de allí, pero regresó al día siguiente esperando no hallar al perro junto a Collin.

En efecto, el niño volvió a encontrarse con Ludy sin la compañía de Sam.

- Oye, Ludy, no te disgustes conmigo. Ya sé que ayer no jugué contigo, pero hoy estoy dispuesto a hacerlo. Sam lleva años conmigo, es un fiel compañero y no puedo abandonarlo. Tú eres especial pero no puedo desentenderme de Sam. ¡Juguemos! – le explicó a Ludy, esperando que éste lo entendiera

Ese día jugaron hasta quedar rendidos. Algo intuía Ludy y por eso quiso aprovechar al máximo la compañía de Collin.

Se despidieron hasta la próxima jornada.

Pero esa vez el niño había ido de nuevo con su perro, sus padres ya le habían levantado la sanción al animal.

Ludy observó desde lejos lo bien que se entendían Collin y su mascota, no había impedimentos entre ellos para moverse a sus anchas. Ambos podían estar fuera del agua y respirar el mismo aire.

Comprendió entonces que no tenía sentido competir con Sam por lograr el primer lugar en el corazón del niño, y se alejó para no volver.

Laura C.

Visitas: 120

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Creatividad Internacional para añadir comentarios!

Participar en Creatividad Internacional

Comentario por Laura C. el mayo 31, 2018 a las 10:04pm

No soy especialista en cuestiones geométricas, Hugo. Respeto tu opinión sobre lo que te sugiere mi relato, aunque difiere de lo que intento transmitir.

En mi opinión el chico no debió haber preferido al perro en desmedro del hipocampo. Su actitud evidencia discriminación.

Un amigo no se mide por la utilidad que pueda prestarnos.

El chico especuló y eligió al que le resultaba más cómodo a la hora de jugar, aunque pudo haber conservado a ambos si se lo hubiera propuesto.

Gracias por tu apreciación.

Comentario por hugo el mayo 31, 2018 a las 9:08pm

En mi humilde opinión, en este relato, de prolija factura, Ludy, "el hipocampo gigante", representa fielmente al tipo de persona que no tolera ser "la hipotenusa del triángulo", simbolizando de manera geométrica al integrante de trío que envidia la relación entre los dos restantes, pretendiendo ser el único foco de atención del amigo en cuestión. Es común advertir a personas que reniegan del contacto de su pareja, amigo, socio, con otros individuos.

Abrazo y mis felicitaciones, querida Laura. Me retiro satisfecho luego de haber disfrutado de tu talento narrativo.

Comentario por Laura C. el mayo 31, 2018 a las 8:25pm

Muchísimas gracias por sus apreciaciones sobre mi texto.

Abrazos para todos.

Comentario por Trina Mercedes Lee de Hidalgo el mayo 31, 2018 a las 8:57am

Un relato bello, ideal para leer en las escuelas enfrascando a los estudiantes  entre el mundo de la realidad y la fantasía, despertando amor por los animales, dando valor al verdadero significado de la amistad,  del aprovechamiento máximo de los momentos agradables que se nos presentan en la vida, la inteligencia para retirarnos cuando lo consideramos necesario.  En fin, es un compendio de valores  entre los que resalta la amistad, la gratitud, la corresponsabilidad, entre otros.

Un gusto leerte.

Comentario por juan ignacio arias anaya el mayo 31, 2018 a las 8:15am

Muy tierno relato 

FELICIDADES 

Ignacio 

Comentario por ginimar de letras el mayo 31, 2018 a las 7:14am

Los amigos de verdad son como tu criatura mitológica, difíciles de encontrar y comprender. Me encanta esta historia, su atmósfera inocente y cruel al mismo tiempo. Preciosa. Un abrazo :)

Comentario por Beto Brom el mayo 31, 2018 a las 7:12am

Tanto Sam, seguramente, como yo, extrañaremos las visitas de Ludy...

ME GUSTÓ!!!

Libros — Editores

E-mail: 

creatividadinternacional@gmail.com

_______________

Creatividad Internacional’, es una red abierta, donde no se tiene que registrar para ver su información y colaboraciones, hay +6,000 Foros de Discusiones sobre grandes escritores y cineastas; actualización diaria de noticias literarias y cinematográficas y +17,000 blogs con creaciones literarias de gran talento. 

Un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores.  Los invitamos a participar.

Ismael Lorenzo, Director, Creatividad Internacional

Alina Galliano R.I.P. Jorge Dominguez, Alonso de Molina,  José Ignacio Velasco, Lissette Rivas Ambrosio, Gloria Zúñiga.

Subdirectores

________________

'Creatividad Internacional' no se hace responsable por los contenidos publicados por sus miembros.

________________

PROGRAMACION RADIAL DE 'CREATIVIDAD INTERNACIONAL'

ENTREVISTAS, CINE Y LIBROS,  CONVERSATORIOS  

 191 Programas  y +32,400 vistas en Youtube. Martes y Jueves por Radio Satelitevision

_______________

SOY  FELIPITO

Ismael Lorenzo y Felipito

'Soy Felipito' las aventuras y desventuras de un gato enamoradizo, actor, autor y con pretensiones de alcaldegato.

—Soy Felipito y estoy más que contento, mi papá me ha creado este blog y una página en Facebook como mi guía Stubbs MayorCat, que por 20 años fue alcalde en Alaska.

SOY  FELIPITO

_______________

Matías Pérez de viaje por el Caribe

Ismael Lorenzo

“Los libros con las aventuras de Matías Pérez son un compendio de humor desternillante, erotismo desenfrenado y surrealismo caribeño”.

Alfredo García Francés, novelista y periodista del diario ‘El País’, de España.

MATIAS PEREZ DE VIAJE POR EL CARIBE

_____________

La familia y uno más

 José Ignacio Velasco Montes

La presente obra, que es la influencia positiva que puede ejercer un perro bien educado en el entorno de una familia, sobre todo con niños.

Pues al hacerse responsables del perro que desean y que les es concedido, disfrutan de una metamorfosis en su conducta en todos los sentidos de su vida que les hacen mejorar de una forma manifiesta no sólo en su comportamiento, sino también en los estudios, en las amistades, y en las relaciones de padres con hijos, así como una placidez en sus vidas,

LA FAMILIA Y UNO MAS

_____________

Cuentos reunidos

José Baroja

Estos cuentos, enhebrados con el fino arte de la palabra común y exentos de barroquismos estériles, inclinan la punta de su lanza como un arado que entra en la tierra de lo humano para labrar el surco de esta otra palabra que llamamos “literaria”.

CUENTOS REUNIDOS, ANTOLOGIA BREVE

_____________

De hombres y sirenas

Carlos L. García-Aranda

De hombres y sirenas es una obra que se desarrolla en varias épocas de la historia de España, en la que se hace una reflexión sobre las emociones humanas, el destino y la búsqueda de la felicidad, y una descripción de cómo vivieron y fueron tratados los homosexuales en la España de la Dictadura.

DE HOMBRES Y SIRENAS

_______________

La rebelión de las lentejas

Fernando Gracia Ortuño

La segunda novela del escritor barcelonés Fernando Gracia Ortuño. Fiel a su estilo satírico, esta vez nos presenta una novela ácida y conmovedora en la que hace una crítica voraz al sistema laboral en España,   Anécdotas, incursiones absurdas del protagonista y demás personajes, represalias demenciales en un clima laboral asfixiante...

LA REBELION DE LAS LENTEJAS

__________________

Pinar Publisher

Editorial online. 

Los servicios editoriales necesarios para adaptar tu manuscrito a los estándares de la industria, tanto para libro en formato digital como impreso.  Tu manuscrito quedará listo para ser publicado bajo demanda en cualquiera de las plataformas que hoy permiten acercar el libro a los lectores.  1+ 912-342-0270 

servicioescritores@pinarpublisher.info.

https://pinarpublisher.com

______________

Amalia Sánchez

Adela Soto Alvarez

Obra va dirigida a todos aquellas personas que desconocen lo que ocurre dentro de nuestro interior cuando la desesperanza nos desploma, y lo importante que es la fe para salvar el espíritu, porque con fe todo se logra, con fe las caídas son menos fuertes y la fe nos ayuda a levantarnos de cada vacío espiritual y material a que nos condene la propia existencia

AMALIA SANCHEZ

_______________

'Creatividad Internacional', red de Literatura y Cine, un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores.

© 2019   Creado por Creatividad Internacional.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

VISITAS DESDE MARZO 5/09: