Cuentos urbanos: Lautaro vivía en las cuevas (I) - Las minas de Eldorado



Este nuevo cuento urbano, que inicié hace cuatro meses y cuya redacción me ha llevado todo el verano, vine a ser una alegoría del mito del buen salvaje, defendido por filósofos de la talla de Jean-Jacques Rousseau (1713-1788). La aventura y el amor a la Naturaleza se hallan entretejidos como elementos predominantes, y por ende me he permitido alterar la Historia para dar mi particular visión de la leyenda de Eldorado. El producto final, muy al estilo de Rudyard Kipling (1965-1936), me ha generado el placer de haber creado una fábula de amena y emocionante lectura, dejando de lado los vanos requerimientos del ego.


Deseo agradecer la ayuda prestada por Isis Díaz Lagos, gran amiga de la hermosa tierra de Chile, que me hizo valiosas sugerencias para dar al cuento una semblanza más genuina.


Y sin más preámbulo, damos inicio a esta bella historia…
Antes de que el terremoto lo borrara del mapa de Chile, había un lago que surgía azul y centelleante de la boca de una caverna. Ya no quedaban muchos que recordaran el color paradisíaco del lago. Los flamencos llenaban el aire con la batahola de sus alas. Por las noches la luna repujaba con su plata las aguas de tal manera, que acabaron bautizando el lago como el “Baño de la Luna”.
Era un lugar que no estaba cerca de ningún núcleo habitado. Las estribaciones de los Andes cerraban el horizonte, y por los otros lados espesas florestas ocultaban el lago a la vista de todo posible explorador. Pocos conocían el “Baño de la Luna”, pero Lautaro era quien mejor lo conocía.
Transcurría la época en la que se vivía muy malamente en las ciudades, donde la gente se apiñaba en condiciones calamitosas, del mismo modo que los vicios y las malquerencias. Harto de tantos sinsabores, Esteban Galíndez, el padre de Lautaro, tomó la decisión de coger a su familia (compuesta de madre mujer, dos hijos y tres hijas) e irse a los llanos despoblados, confiando vivir de la generosidad de la tierra. Así fue cómo llegaron donde los caminos acababan, en las proximidades de “El Baño de la Luna”, el rincón más inhóspito del delgado Chile. Allí levantaron una sencilla cabaña de troncos.
Ser el más pequeño de una familia de campesinos entregados al trabajo no era lo que se dice una bicoca. Lautaro se rodeó desde chico de una densa aureola de soledad y aislamiento. Apenas si había aprendido a leer; no hojeaba libros ni tenía maestros, ¿quién los necesitaba en esos lugares tan parecidos al jardín del paraíso? Si caían enfermos, la abuela Nila conocía todos los emplastos de plantas silvestres para devolverles la salud. Lautaro comía los frutos que crecían en los árboles de la floresta. Estaba sano, y su cuerpo, ágil y emaciado, se movía con la rapidez del quetzal entre ramas y calveros.
Un día sus correrías le llevaron junto a las márgenes de “El Baño de la Luna”. Riki, su perro, su fiel compañero, su inteligente pastor alemán, alzó las orejas. El sol sembraba de diamantes la superficie del extenso remanso. Lautaro se dejó caer al pie de un canelo y respiró el aire endulzado con el almizcle de las flores acuáticas. Extendió los dedos de sus dos manos, ambos sumaban los años que tenía. Había transcurrido un poco de su vida nada más, y ya se sentía sin familia ni amigos. Riki y la Naturaleza eran todos sus cariños. El lago le gustaba, y se prometió regresar en más ocasiones.
Sin embargo, la crudeza del invierno le disuadió de tal propósito. En los bosques las lluvias caían copiosas y el terreno quedaba encharcado de tal modo, que se tornaba impracticable caminar por trochas y veredas y mucho menos a campo traviesa. En contra de su voluntad, Lautaro hubo de pasar mucho tiempo al resguardo de la cabaña, lo que no obstaba para que sus ojos atisbaran la lluvia y los bosques que le preludiaban las bellezas desu lago.   
Para inicios de octubre, la primavera entró anunciando sus soplos perfumados. Los bosques renacieron, y bajo el palio de las hojas nuevas brotaron infinidad de prímulas y jacintos silvestres.
Lautaro escapó cuando pudo a las obligaciones que tenía contraídas en el rancho familiar, y corrió como un gamo hacia la orilla de “El Baño de la Luna”, escoltado por los airosos ladridos de su perro Riki.
El agua de la poza destacaba con un azul refulgente entre las ramas de los acebos y araucarias y bajo los cielos despejados de la estación florida. El corazón de Lautaro se entregó a agradabilísimas emociones. No importaba la soledad en mitad de las dulzuras de ese paraíso. El mundo, la vida toda, podía contenerse en un recinto tan reducido pero asaz anchuroso para los sueños de Lautaro.
El río que abastecía el lago vertía en éste por medio de una ancha y espumeante cascada. El agua impactaba con destellos similares a diamantes esparcidos en la nieve. Lautaro tenía la sangre candente de la mocedad y apeteció nadar en esas aguas frescas y cristalinas.
Procedió a desnudarse, y, sin meditarlo demasiado y seguido por la fidelidad de su perro, se lanzó al interior de la torca. La diafanidad del agua hacía de la natación una experiencia similar al vuelo. Lautaro recordó lo que significaba su nombre: “águila veloz”, así se lo había explicado la abuela Nila en cierta ocasión. Sumido en pensamientos impalpables, alcanzó la zona de la cascada. Riki prorrumpió en ladridos admonitorios; le aterraba el desplome de las aguas torrenciales. Pero Lautaro no percibía en la inmediata la menor señal de peligro. Siguió nadando, pues, y, tras colisionar con la cascada y verse impulsado hacia el fondo, accedió a un recinto de sombras refrescantes.
-¡Una caverna! –se dijo en cuanto sacó de nuevo la cabeza al aire.
En efecto, un ramal del lago se adentraba en una galería excavada en la roca por la acción de las aguas. La claridad, aunque bastante atenuada, acertaba a iluminar la reconditez de la gruta.
Lautaro salió de las aguas, seguido de su fiel Riki, y accedió a una espaciosa sala ornada de briosas estalactitas, cuyos muros aparecían incrustados de minerales cristalinos; la luz que penetraba por la abertura de la cascada creaba unos agradables efectos cromáticos.
Riki se puso a ladrar desaforadamente. Los ojos de Lautaro parecieron invadir toda la superficie de su rostro.
-¿Dónde estamos?
Desperdigados por toda la cueva, había cofres rebosantes de riquezas variadas, si bien el oro y los rubíes se erigían como las joyas predominantes. Un tesoro en el interior de una gruta, como en los relatos de aventuras.
Lo que más atrajo la atención de Lautaro, fueron tres cofres llenos de figuras de pájaros batidas en oro y con las alas y los ojos decorados con piedras preciosas. Tucanes, águilas, cóndores, quetzales, guacamayos…, una acertada variedad de la inmensa riqueza ornitológica de aquellos lugares de la América del Sur. Lautaro se dio cuenta de que cualquiera de esos ejemplares bien podría subvenir a las necesidades de una familia por luengos años.
Después de la primera vez, acudió en repetidas ocasiones al interior de la gruta. En uno de los cofres, dentro de un estuche de piel de vicuña, logró encontrar ciertos documentos que le pusieron al corriente de lo que había sucedido en ese lugar, no sin antes hacer ímprobos esfuerzos con el ejercicio de la lectura.
Al parecer, el tesoro allí escondido era conocido como “El tesoro de las Españas”. Tras muchas intrigas y engaños, el español Francisco de Pizarro se lo había arrebatado al emperador inca Atahualpa, al objeto de embarcarlo directamente para la corte española. Del transporte del tesoro desde Cajamarca hasta la bahía de San Mateo, en el Pacífico, lugar donde fondeaba la Armada Española, se le dio el encargo a un joven capitán que respondía al nombre de Gaspar de Ulloa. Pizarro fue un temerario porque confiar tal comisión a un inexperto capitán era como poner un zorro al cuidado de un cercado de gallinas. Tan pronto Ulloa se creyó a trasmano del grueso de la soldadesca española, pervirtió a sus hombres y modificó el rumbo del convoy, dirigiendo sus pasos muy lejos, en dirección opuesta a San Mateo, hacia las regiones más recónditas del aún inexplorado Chile. Los integrantes del convoy eran conscientes de que se habían convertido en proscritos por dar oído a las insinuaciones de riqueza del cabecilla Gaspar de Ulloa. ¿De qué les servía ser propietarios de un tesoro si se habían convertido en malhechores en los apartados territorios de Ultramar? Superada la decepción del principio, su único afán consistía en seguir hacia el sur, internándose en los dilatados bosques de Chile, para escapar a la maza del verdugo. Lo que Lautaro ignoraba era que la desaparición de “El tesoro de las Españas” daría posteriormente pie a la leyenda de Eldorado, siempre aderezada con infinidad de circunstancias a cuál más romántica. 
Lautaro necesitó mucho tiempo para apercibirse de esta realidad. Había dado con un mito; Eldorado había dejado de ser una leyenda, y aquellas fabulosas riquezas estaban ahora a su abierta disposición.
Alrededor de los cofres había múltiples esqueletos vestidos con mohosas ropas de soldados de siglos ya pasados. Lautaro no quiso a lo primero indagar las causas de tales muertes. Ahora pensaba tan sólo en su familia, que había tenido que emigrar lejos de su hogar para ganarse el pan trabajando duramente la tierra. “El Tesoro de las Españas” les apartaría para siempre del fantasma de la miseria y el hambre. Sin embargo, Lautaro juzgó oportuno meditar con detenimiento cuáles iban a ser sus siguientes disposiciones.
CONTINUARÁ…
Julián Esteban Maestre Zapata (el jardinero de las nubes).




http://eljardinerodelasnubes.blogspot.com/

Visitas: 67

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Creatividad Internacional para añadir comentarios!

Participar en Creatividad Internacional

Libros — Editores

E-mail: 

creatividadinternacional@gmail.com

_______________

Creatividad Internacional’, es una red abierta, donde no se tiene que registrar para ver su información y colaboraciones, hay +6,000 Foros de Discusiones sobre grandes escritores y cineastas; actualización diaria de noticias literarias y cinematográficas y +18,000 blogs con creaciones literarias de gran talento. 

Un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores.  Los invitamos a participar.

Ismael Lorenzo, Director, Creatividad Internacional

Alina Galliano R.I.P. Jorge Dominguez, Alonso de Molina,  José Ignacio Velasco, Lissette Rivas Ambrosio, Gloria Züñiga, Fabio Pabón.

Subdirectores

________________

'Creatividad Internacional' no se hace responsable por los contenidos y opiniones publicados por sus miembros.

________________

PROGRAMACION RADIAL DE 'CREATIVIDAD INTERNACIONAL'

ENTREVISTAS, CINE Y LIBROS,  CONVERSATORIOS  

280 Programas, +45,900 vistas en Youtube y en Instagram.  Transmitidos por Radio Satelitevision, Chile.

______________

Una historia que no tiene fin

Ismael Lorenzo

Mis Memorias, y relatos sobre violencia y abuso sexual contra mujeres. En colaboración con 'Casa Azul Ediciones',  en Nantes, Francia

_______________

El silencio de los 12

Ismael Lorenzo

'El silencio de los 12', narra las historias, en sus propias voces, de mujeres agredidas sexualmente, sus consecuencias y secuelas de estos abusos. Desde el Líbano hasta España, desde Francia hasta Italia

EL SILENCIO DE LOS 12

_______________

Soy Felipito

Ismael Lorenzo

Soy Felipito' las aventuras y desventuras de un gato enamoradizo, actor, autor y con pretensiones de alcaldegato.  "Mi papá lo ha preparado.  Tengo que confesar que en la portada he quedado bellísimo, aunque Uds. piensen que la opinión viene de muy cerca.  Ya los hermanos Coen están llamando a mi papá por los derechos cinematográficos

SOY FELIPITO

_______________

RelaciónArte: Una actividad de riesgo

Mar Cantero Sánchez

Sé que una actitud negativa, mantenida en el tiempo, daña tu autoestima hasta tal punto que puede dejarte sin recursos ni libertad para hacer y deshacer a tu antojo, para vivir tu vida, tomar tus propias decisiones, y ser feliz.

RELACION  ARTE

_________________

PREMIO LITERARIO 'REINALDO ARENAS, DE CREATIVIDAD INTERNACIONAL 2020'

Este año 2020 será en el Género de 'Novela'. Recibimos manuscritos desde el 1ro de septiembre al 15 de octubre.

PREMIO REINALDO ARENAS

_______________

CASA AZUL EDICIONES

Nantes, Francia

________________

Los hilos de la demencia

Adela Soto Alvarez

LOS HILOS DE LA DEMENCIA, es la recopilación de poemas de diferentes épocas entrelazados en una temática donde se encierra una pasión excéntrica repleta de tropos literarios donde la fuerza poética es un fuerte eslabón que los ata.

LOS HILOS DE LA DEMENCIA

_______________

Ni político ni correcto

Francisco Sanz Navarro

NI POLÍTICO, NI CORRECTO es un libro que recoge 149 comentarios publicados en Facebook en la página de Pedagogía Política durante 2017, 2018 y 2019 y que corresponden a la opinión personal del autor acogiéndose a la Libertad de Expresión, artículo 20/1 de la Constitución Española.

NI POLITICO NI CORRECTO

________________

Un humano cualquiera

Alonso De Molina

“…Escribir, de alguna manera, es transmitir a los demás aquello que llevamos dentro, un relámpago, quizá, o, tal vez, un hambre”. Hambre que en mí se despliega noche a noche con la lectura (antes de dormirme) de un poema, que bien pudo ser “Fue así que me parió mi madre” -que a mí también me parió mi madre no una noche de enero, sino un casi mediodía de febrero-

UN HUMANO CUALQUIERA

________________

Aromas de Café: Colección de cuentos

Oscar Martínez Molina

Aromas de café, es una recopilación de cuentos en torno a una taza de café, obra primaria que traté de enriquecer con algunos otros relatos. Mezcla de nostalgia, despedidas, perdidas, añoranzas. Particularmente una fotografía del pueblo, Yajalón, tan de cafetos

AROMAS DE CAFE

________________

'Creatividad Internacional', red de Literatura y Cine, un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores.

© 2020   Creado por Creatividad Internacional.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

VISITAS DESDE MARZO 5/09: