Hay demasiada oscuridad aquí dentro. No me gusta la oscuridad y no sé qué hacer con ella. Las sombras se extienden y me quieren comer despacio, aunque no las dejo, por eso me he quedado muy quieta, sin un solo movimiento, sin un solo ruido, para ver si se alejan, y estoy a la espera de lo que pueda ocurrir al otro lado, en la habitación que contemplo desde el ojo de la cerradura.
Nunca había visto nada parecido. Es la primera vez en mi vida que palpo las tinieblas, y tienen un sabor triste y un olor a sombras secas. Me imagino que de forma similar deben oler y saber esas sombras que desconozco. Lo único que conozco es el sol, la luz y el aire, porque de allí vengo, y esto me da un poco de miedo, tan oscuro, tan sombrío, tan distinto a lo de allí fuera. Así debe ser la noche.
No me atrevo a moverme.
Miro a uno y a otro lado y puedo ver a mi alrededor muchas cajas amontonadas, muchas ropas colgadas, muchos objetos, algunos de ellos realmente extraños, y mucho silencio dentro, que no en el cuarto que veo desde aquí. Por eso me encerré, por los gritos.
Llegué con la alegría de la mañana. Había estado paseando de un lado a otro del jardín, sin parar, contenta del sol que iluminaba, de las flores que cantaban, de los árboles que reían, de la hierba dormida y suave en la que me tumbé, y de repente, me asaltó el pensamiento de que podría resultar interesante saber cómo sería por dentro aquella casa tan bonita. Me pareció que me llamaba a gritos. Dudé unos instantes y finalmente, entré. No había nadie. Estuve investigando el entorno, las habitaciones azuladas, la salita violeta, los baños blancos, la cocina verde, el salón ocre, un mundo de colores en el que me sentí a gusto. En realidad, los colores son mi vida. Los colores y la luz.
Unas voces llegaron hasta mí cuando me encontraba en la salita de estar violeta. Y las voces se acercaban y se acercaban cada vez más. Sentí miedo. No sabía qué hacer. Intenté esconderme detrás de una silla, pero allí tal vez me descubrirían, y yo no quería que me viesen porque podrían perseguirme y matarme, por lo que me oculté en el interior de un armario.
Y el armario estaba oscuro, pero podía ver lo que sucedía sin que nadie se percatara de mi presencia.
Los gritos me asustaron.
A través del ojo de la cerradura vi entrar en la habitación a un hombre alto, moreno, con barba, no muy joven, aunque no podría decir su edad porque los hombres para mí no tienen edad, y a una mujer pelirroja, guapa, muy delgada, vestida de flores malvas.
Flores… Me gustan las flores, olerlas, sentirlas, acariciarlas. Es lo mejor que he conocido y conoceré a lo largo de mi corta existencia. Y me gusta que las mujeres se adornen con flores porque se confunden con ellas, es como si se vistieran de arco iris.
El hombre entró gritando y cerró la puerta de la salita. La mujer lloraba. No entendía sus palabras pero la tristeza y el dolor rodeaban sus cuerpos.
Deseaba salir de allí, a los campos, a los bosques, a la luz, a mi mundo, tan distinto a aquel lugar siniestro y oscuro en el que me encontraba atrapada.
La mujer pelirroja tomó asiento en una de las cuatro sillas que había alrededor de la mesa. Su mirada destilaba estrellas de angustia y de soledad. Me gustaría haber podido salir de allí, haberle dicho que fuéramos juntas al jardín, a disfrutar de aquella maravillosa mañana de primavera, que se olvidase de las penas, que dejase a aquel hombre tenebroso, que sonriese porque el día pedía sonrisas. Pero no pude. Tuve miedo. Y me quedé allí, acurrucada, observando lo que sucedía.
El hombre moreno permaneció de pie y se acercó a abrir la ventana. El aire fresco entró a bocanadas y desgarró la habitación.
El hombre siguió gritando, y la mujer gritó también, y las palabras y los alaridos se mezclaron con el viento que iba y venía meciéndose tranquilamente sobre las cabezas de aquellos seres perdidos en su tristeza.
No entendía por qué razón gastaban sus vidas en lamentos.
El hombre se acercó a la mujer y la zarandeó por los hombros, mientras ella se dejaba hacer, llorando y cubriéndose el rostro con las manos. Más gritos. Más dolor. Más penas.
Si mi vida pudiera ser como la suya, nunca la malgastaría en sombras y llantos. Si mi vida pudiera ser como la suya, estaría sembrada de risas.
Y, de repente, percibí un movimiento y vi cómo el hombre, sin abandonar sus gritos, avanzaba unos pasos y se aproximaba al armario. Empecé a temblar. No sabía qué hacer. En unos instantes abriría totalmente la puerta, hasta entonces entornada, y me descubriría. Miré a un lado y a otro y, a toda velocidad, me escondí detrás de una caja alta colocada en un rincón.
El hombre llegó al lugar donde me ocultaba, agarró con sus manos los pomos de las puertas y abrió el armario. La luz entró a chorros en mi escondite. Permanecí quieta, sin un solo movimiento, procurando acurrucarme al máximo, como si fuera una bolita diminuta, pero él no se encontraba en situación de percatarse de otra cosa más que de la furia, el odio y el rencor que llevaba dentro.
Se dirigió directamente a los cajones que iba dejando abiertos uno tras otro mientras buscaba algo. Su cara estaba teñida de rojo, rojo púrpura, rojo amapola o rojo sangre. Yo lo miraba en silencio, sin saber qué pensar, sin saber qué hacer salvo permanecer quieta, muy quieta. Su terror se repartía por los poros abiertos del aire.
El hombre encontró finalmente lo que buscaba. Sus ojos, muy cerca de los míos, guardaban lagunas de odio, y yo sentía ese odio palpitando y llenando todos los rincones. Agarró con sus manos un objeto, una pistola de color negro, apretó los labios, dio media vuelta, apuntó hacia la mujer pelirroja y disparó.
Fue un espantoso sonido que rebotó miles de veces en las paredes de aquella pequeña habitación, un sonido que estalló y estalló convirtiendo la mañana en una cadena de sinsabores, tantos como los disparos que salieron de aquel objeto terrorífico.
El hombre permaneció muy quieto y muy tranquilo. Veía su espalda desde el interior del armario. Y se acercó a la mujer, ahora tendida en el suelo y vestida de rojo. La miró con desprecio y dijo unas palabras que no pude comprender. El malva de las flores del vestido había desaparecido para siempre.
Las puertas del armario abiertas, las ventanas abiertas, el hombre saliendo de la habitación, la luz llamándome suavemente, el aire entonando cánticos de bienvenida, la primavera profiriendo otros gritos muy distintos a los que había escuchado… gritos de sueños, de luz y de libertad. Era mi oportunidad.
Salí del armario y revoloteé unos instantes alrededor de aquel cuerpo sin vida. Yo debía aprovechar la mía, mi propia vida, porque podía esfumarse en un instante, convertirse en niebla, como había ocurrido con ella, y era demasiado breve como para que sucediese algo así. La miré despacio, con algo de incomprensión y unas gotas de angustia. La mujer pelirroja tenía los ojos abiertos, eran muy azules y miraban eternamente al infinito.
Debía abandonar aquel lugar de inmediato.
No volvería a entrar en ninguna casa, no volvería a tentarme la curiosidad, no volvería a dejarme atrapar en un recinto siniestro.
Y sin pensar en nada más, salí por la ventana al aire y a la luz para mezclarme con la primavera que estallaba a chorros.
Había otras casas en la zona, y otras mujeres, y otros hombres, uno de ellos era el que había disparado la pistola, que ahora caminaba deprisa, hacia un coche aparcado cerca, en el que se introdujo y se alejó hacia cualquier parte. Incluso había niños jugando en los jardines. Casi todo era alegría a mi alrededor. Pero no quise detenerme, ya no. No me mezclaría con ellos. No me mezclaría con nadie. Debía disfrutar el aire de la mañana, el sol y las flores, pues las mariposas hemos de aprovechar la vida en su plenitud, porque es muy corta, y hemos de salir, volar, subir muy alto, muy alto, bebernos el viento, tragarnos la claridad, enroscarnos en las nubes, recorrer el espacio, aprovechar cada instante y no dejarnos atrapar en el interior de un armario.

©Blanca del Cerro

Visitas: 85

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Creatividad Internacional para añadir comentarios!

Participar en Creatividad Internacional

Comentario por Blanca del Cerro el septiembre 4, 2009 a las 1:03pm
Gracias por tus palabras Meggy. Espero que te haya gustado el relato. Abrazos,
Blanca
Comentario por MEGGY P.__ el septiembre 4, 2009 a las 11:11am
Blanca..., un compendio de suspense y a la vez de clamar a la vida.., era real!. me encontré dentro de tu armario, ví al hombre barbudo,..con una gran barriga y lechoso. Me imaginé a la mujer pelirroja como una barbie, y..como no!, divisé tu asustadiza cara.

Mi abrazo amiga. Meggy_
Comentario por Blanca del Cerro el agosto 14, 2009 a las 10:48am
Gracias, Rolando, por tus palabras que, como siempre, son amables y cariñosas. Abrazos,
Blanca
Comentario por Rolando Ambrón Tolmo el agosto 13, 2009 a las 7:42pm
Muy etéreo, suave y bello, como las mariposas; muy dramático, confuso y violento, como los humanos.
Mi abrazo,
R. Ambrón.

Libros – Editores

Creatividad Internacional’, es una red abierta, sin fines de lucro, donde no se tiene que registrar para ver su información y colaboraciones, hay +6,000 Foros de Discusiones sobre grandes escritores y cineastas; actualización diaria de noticias literarias y cinematográficas y +18,000 blogs con creaciones literarias de gran talento. 

Un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores, ya por 15 años de fundada. Los invitamos a participar.

Ismael Lorenzo, Director, Creatividad Internacional

Robert Allen Goodrich, Subdirector

Alina Galliano R.I.P.

Liss Rivas Clisson, Jorge Dominguez, Carlos Rubio, Oscar Martínez Molina,  Eduardo Casanova

Consejo Editorial

____________

PROGRAMACIÓN RADIAL DE 'CREATIVIDAD INTERNACIONAL'

ENTREVISTAS, CINE Y LIBROS,  CONVERSATORIOS  

712 Programas radiales, +84,000 visualizaciones en Youtube, Pags en FB, Twitter y en Instagram. 

___________

Creatividad Internacional' no se hace responsable por los contenidos y opiniones publicados por sus miembros. 

Somos una entidad sin fines de lucro. 

___________

La niña del zapato roto, de Griselda Roja

La niña del zapato roto

___________

El silencio de los 12

Ismael Lorenzo

'El silencio de los 12', narra las historias, en sus propias voces, de mujeres agredidas sexualmente, sus consecuencias y secuelas de estos abusos. Desde el Líbano hasta España, desde Francia hasta Italia

El silencio de los 12

Nueva edición revisada

__________

'Matías Pérez baila la Macarena

Ismael Lorenzo

La Pentalogía de los 'Matías Pérez', iniciada  hace un par de décadas: 'Matías Pérez entre los locos', 'Matías Pérez regresa a casa', 'Matías Pérez en los días de invierno', 'Matías Pérez de viaje por el Caribe', y 'Matías Pérez baila la Macarena'.  Disponibles en las Amazon.

MATIAS PEREZ BAILA LA MACARENA

____________

Amigos en Tiempos Difíciles'

Ismael Lorenzo

En este libro recién publicado 'Amigos en Tiempos Difíciles', Ismael Lorenzo describe las vicisitudes y pérdidas sufridas por la estafa que condujo a una orden judicial de desalojo y como muchos volvieron la espalda pero aparecieron otros

AMIGOS EN TIEMPOS DIFICILES

__________

PREMIO LITERARIO 'REINALDO ARENAS, DE CREATIVIDAD INTERNACIONAL 2023'

En el 2023, su 9va versión, el ganador ha sido Carlos Fidel Borjas. _________

Libros de Ismael Lorenzo

_________

Ismael Lorenzo

‘Años de sobrevivencia’, es la continuación de las memorias comenzadas en ‘Una historia que no tiene fin', y donde se agregan relatos relacionados a su vida de escritor y a su obra 

Años de sobrevivencia

__________

Madame Carranza

Renée Pietracconi

La novela basada en hechos reales relatados por Josefina, tía abuela de Renée y añadiendo un poco de ficción para atraparnos en historias dentro de historia

Madame Carranza

_________

Casa Azul Ediciones

Súmate a la campana de promoción a la lectura 

TE INVITO A LEER 

Email: casazulediciones@gmail.com

'Creatividad Internacional', red de Literatura y Cine, un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores.

© 2024   Creado por Creatividad Internacional.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

VISITAS DESDE MARZO 5/09: