EL MAGO.- 5ª PARTE

5.-

 

          En Madrid, durante días, terminó de completar el ajuar de lo que de momento tenía en el largo listado. Sabía que habría cosas que irían surgiendo en los tiempos que estaban por llegar. Tenía muy claro que no necesitaba un gran utillaje, pues en realidad, se repetía, casi todo lo llevaba en su mente. Los varios trajes de mandarín chino, en vistosas y coloridas sedas, de diferentes tipos, así como otras piezas de calzado y bonetes, fueron diseñados y realizados bajo la responsabilidad de un meticuloso sastre chino dotado de gran imaginación, habilidad y contactos. Varios largos bigotes adhesivos de puntas hacia el suelo, le fueron preparados en una peluquería, así como unas largas coletas que era la imagen que, de los chinos, tenía desde siempre, la gente. En un salón de belleza aprendió a maquillarse en unas pocas sesiones, adquiriendo un estuche con pigmentos, tintes y lápices que iría con sus demás enseres de trabajo.

          Andrés, meticuloso y exacto, no tenía prisas. Durante semanas fue creando números y ensayando hasta dominarlos. Una grabadora de video plasmaba en cinta lo que hacía desde diferentes ángulos en cada ocasión, observando los aciertos y errores de cada actuación, buscando y adquiriendo los avíos que habían escapado a la lista original. Pronto, se movía con soltura en todo aquello que no era sino lo superficial del espectáculo: el ambiente.

          Un fotógrafo bajo su solicitud, hizo docenas de fotos de él con distintos ropajes, maquillajes, posturas y presuntos momentos de trabajo. Andrés por momento se sentía cada vez más ilusionado con lo que se había propuesto y cuando todo estuvo dispuesto, se decidió a iniciar los trámites de encontrar un agente que le moviera la publicidad y un teatro en el que hacer su primera actuación. No fue difícil tras la visita conseguida por su agente con el empresario del Circo Price de Madrid. Éste, desconfiado al inicio, con un poco de ayuda telepática y el álbum de fotografías y una demostración de prestidigitación sobre la marcha, acepto firmar un contrato provisional de una semana por si, como en el fondo temía el empresario, el espectáculo fuera un fracaso.

          Carteles que le anunciaban como: “Li Chuang, el mejor mago de todos los tiempos”, junto con sus provocativas y misteriosas fotografías que fueron pegadas por las calles. Anuncios y entrevistas en prensa y radio, crearon una expectativa clara de interés hacia su primera actuación.

          El día del estreno, acudió temprano a su camerino. Hizo las comprobaciones pertinentes con los tramoyistas, sobre lo único móvil del escenario, los diversos fondos que cambiaban según la actividad de los cinco temas que iba a tocar: cartomancia, telepatía y adivinación, telequinesia e hipnosis y que las dos mesas con diversos artículos, estaban dispuestas y con los mazos de cartas sin abrir que iba a emplear.

          Miró el reloj e inició la transformación que le convertiría en Li Chuang. Con cuidado y sin prisas, empezó con el maquillaje, rasgando los ojos con una línea en los extremos de extremos externos de ellos, un marcado sombreado que los volvía misteriosos, y un suave tinte de amarillo tenue que llenaba todo el cutis facial y ambas manos. Usando la goma especial que le habían indicado, creó una base sobre la que pegaría el bigote, largo, estrecho y caído, cuando se encontrara vestido. Los zapatos de elevadas suelas y el vestido de falda hasta los tobillos. Todo se fue colocando. Mientras lo hacía, recibió el primer aviso a través de la puerta:

          --¡Señor Li Chuang, faltan quince minutos! La sala está llenándose de público.

          Miró el reloj comprobando el aserto y se reconoció que el paso del tiempo no es controlable y que depende de las circunstancias. Siguió al mismo ritmo de vestirse sin afectarse para nada por el tiempo que restaba para empezar.

          Cuando entró en el escenario, era la hora exacta anunciada. Miró con curiosidad y no se podía apreciar un solo asiento vacío. Percibía los pensamientos de los presentes y en casi todos ellos latía un pálpito de gran curiosidad. Los pensamientos sueltos de los escépticos, le llegaban claros manifestando el interés por descubrir las supercherías que pensaban podrían descubrir.  

          Hizo un amplio saludo al público antes de iniciar una corta presentación de sí mismo y de lo que sería su trabajo:

          --Señoras, señoritas, caballeros, soy, como saben, Li Chuang. Lo que van a ver y en lo que van a intervenir, se saldrá de lo que sepan o hayan vivido con otros magos. Mi magia es real, y no son trucos. Sé, lo estoy viendo en vuestras mentes, que la gran mayoría de ustedes sienten curiosidad por lo que puedan ver. Hay un grupo de personas que vienen con la idea de encontrar fallos y descubrir como se realizan los prodigios... ¡Sí, prodigios! Que van a poder contemplar.

          Hace un alto y recorre la sala con la mirada observando las expresiones de los rostros buscando el efecto de lo que dice, y prosigue:

          --Trabajo solo. No tengo ayudante femenino que les distraiga con una bella figura, ni tengo ningún compinche en la sala para que salga a realizar una labor de falsa ayuda con su aportación. Cuando en alguno de los números necesite que alguien del público intervenga, el que quiera de ustedes puede subir y ustedes decidirán si les vale o no. Para la hipnosis, preferiría al más descreído de los presentes, al que más convencido esté que a él nadie le podría hipnotizar. No existe ningún peligro en nada de lo que haga. Y si algún presente quiere solicitar algo fuera de lo que está previsto, puede solicitarlo entre cada una de las cuatro etapas que voy a desarrollar. Empezaré por algo que todos ha visto, las cartas, pero no se parecerá a lo que conocen.

          El mago se acerca a una mesa y saca cuatro mazos de cartas. Están precintados y cada uno es color diferente en el reverso de cada naipe.

          --¿Pueden subir cuatro personas para quitar los precintos a las cartas? ¡Por favor!

          Durante unos instantes hay dudas, y finalmente sube el número solicitado que, con escasa habilidad, rompen las envolturas y dejan los mazos libres.

          -- Haremos primero varias cosas con su intervención ya que han subido. Usted Señora, coja una carta de su mazo sin que yo pueda verla. Recuerda el mazo que ha desenvuelto usted, pues hágalo de él.

          La señora se acerca a su grupo de cartas y cuando va a coger una, el mazo se aleja de su mano, en unos regateos y cambios que hacen que lo persiga por la mesa sin lograr alcanzarlo.

          --¡Oiga! Señor mago, no se dejan coger.

          --Estarán embrujadas --Indica Li Chuang-- pero le ayudaré.

Desde lejos, pues no se ha acercado al lugar en el que se encuentra la mesa y las cartas, hace un ampuloso gesto, señalando con la mano, y el mazo de cartas se separa verticalmente y queda como una escalera que se eleva hacia el techo y queda quieta en el aire.

El público comenta y parte de él  se pone en pie con claridad extrañados.

--Podéis coger la que queráis y guardarla. Es vuestra desde este momento y al terminar os regalaré todas las demás.

La señora se pone de puntillas y coge una situada muy alta y la guarda tras mirarla en un bolsillo. De inmediato, el resto de los naipes, se derrumba y se coloca formado un perfecto montón.

--Y ahora, no seré yo el que adivine qué carta es, sino uno de ustedes del público. ¿Un voluntario?

Del fondo de la sala se levanta un hombre de mediana edad. Andrés sabe de inmediato que es uno de los escépticos que viene dispuesto a buscar fallos y a presentarle dificultades, por lo que sonríe antes de preguntar:

--¿Sabéis que naipe es?

--No, ¿cómo podría saberlo?

--Es posible que os pueda ayudar.

--¿A mí? --Y se ríe.

--¿Tan descreído sois de todo?

--Todo esto son trucos.

--¿Creéis que todo en la vida es falso, que todo son trucos?

--Gran parte sí. ¡Y aquí desde luego sí! --Asevera desafiante.

--Sois fumador, y tenéis un mechero del que estáis muy satisfecho. ¿Es así?

--Así es.

--Os apetece fumar mucho, y lo habéis pensado. ¿Vuestro mechero nunca os falla?

--Nunca.

--Todos os autorizamos a fumar si sois capaz de encenderlo con vuestro mechero.

La carcajada del voluntario se escucha en toda la sala con claridad. Saca un pitillo y el mechero, y éste lo muestra elevando la mano. Después lo acerca a la punta del cigarrillo y lo acciona. Pero el mechero no enciende. Lo intenta por varias veces y mira al mago con gesto de sorpresa y lo intenta encender varias veces más.

--Creo adivinar que lo ha recargado hace unos pocos días, ¿es así?

--Sí, es la primera vez que me falla.

--¿Quién falla, el mechero o usted?

--Naturalmente el mechero --indica prepotente.

--Los humanos siempre echamos la culpa a todo lo que no seamos uno mismo. Y con mucha frecuencia el error es nuestro. Intente encender otra vez, pero no conseguirá llama.

Así ocurre.

--Ahora déjeselo a su vecino y que éste lo encienda varias veces seguidas.

El que recibe el mechero, lo mira un momento para ver como se acciona y de inmediato lo enciende una vez tras otra sin un solo fallo.

--¿De quién creéis que es el fallo ahora?

Lo recibe e intenta encenderlo, pero de nuevo falla en encenderlo.

--Guárdelo, y no se preocupe, al salir de aquí no le fallará. Ahora, dígame si sabe que carta tiene la señora.

--No, no lo sé, no puedo saberlo. --Indica en un tono más sereno.

--¿Os dejáis ayudar?

--Sí, hacedlo.

--Decid ahora la carta que creéis que tiene

--El ocho de corazones.

--¡Sí! --Grita la señora en el escenario al tiempo que saca el naipe del bolsillo y la enseña.

--Señor --dice Li Chuang dirigiéndose al que todavía tiene el mechero en la mano y sigue intentando encenderlo-- pensad siempre en positivo. Todo es posible y nada es imposible si creemos en ello. En gran parte de nuestras vidas, la fe en los demás actúa de forma clara.  

--Gracias, señor mago, me habéis dado dos lecciones. He intentado decir otra carta distinta de la que pensaba, pero no he podido mentir. Y he acertado. Perdonad mi error de no creer en vos. Me ofrezco para la hipnosis, pues no creo en ella, y sé que no podréis hacerlo conmigo. Sólo se puede hipnotizar al que colabora y no lo haré, podéis estar seguro.

--Os acepto la oferta. Más adelante, os lo recordaré y seréis el primero al que hipnotizaré

Li Chuang se vuelve hacia la persona que tiene la carta que se ha acertado en la mano, y le pregunta:

--Señora, ¿queréis el resto de la baraja que complete la carta que ya tenéis?

--¿Si me las regaláis?

--Suyas son como os prometí.

Y desde la mesa los naipes vuelan, trazando un vistoso arco, hasta su mano y se reúnen con el ocho de corazones que ya tenía.

Hay un fuerte murmullo en la sala y un fuerte y prolongado aplauso llena de sonidos el local. Una gran mayoría de los presentes son aficionados a la magia, y con cierta experiencia en ese tipo de espectáculos y lo que ocurre se les está escapando de sus vivencias anteriores.

--Señoras, señores y niños. Como hay fumadores, vamos a tomarnos un descanso y en cinco minutos o seis, quiero ser generoso, continuaremos la sesión. Sonará el timbre para que vuelvan y podrán vivir  nuevas emociones.

Visitas: 44

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Creatividad Internacional para añadir comentarios!

Participar en Creatividad Internacional

Comentario por Laura C. el junio 28, 2017 a las 6:03pm

Los trucos son impresionantes, no cabe duda, me quedo con ganas de saber lo demás.

Libros — Editores

E-mail: 

creatividadinternacional@gmail.com

_______________

Creatividad Internacional’, es una red abierta, donde no se tiene que registrar para ver su información y colaboraciones, hay +6,000 Foros de Discusiones sobre grandes escritores y cineastas; actualización diaria de noticias literarias y cinematográficas y +17,000 blogs con creaciones literarias de gran talento. 

Un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores.  Los invitamos a participar.

Ismael Lorenzo, Director, Creatividad Internacional

Alina Galliano R.I.P. Jorge Dominguez, Alonso de Molina,  José Ignacio Velasco, Lissette Rivas Ambrosio, Gloria Zúñiga.

Subdirectores

________________

'Creatividad Internacional' no se hace responsable por los contenidos publicados por sus miembros.

________________

PROGRAMACION RADIAL DE 'CREATIVIDAD INTERNACIONAL'

ENTREVISTAS, CINE Y LIBROS,  CONVERSATORIOS  

 191 Programas  y +32,400 vistas en Youtube. Martes y Jueves por Radio Satelitevision

_______________

SOY  FELIPITO

Ismael Lorenzo y Felipito

'Soy Felipito' las aventuras y desventuras de un gato enamoradizo, actor, autor y con pretensiones de alcaldegato.

—Soy Felipito y estoy más que contento, mi papá me ha creado este blog y una página en Facebook como mi guía Stubbs MayorCat, que por 20 años fue alcalde en Alaska.

SOY  FELIPITO

_______________

Matías Pérez de viaje por el Caribe

Ismael Lorenzo

“Los libros con las aventuras de Matías Pérez son un compendio de humor desternillante, erotismo desenfrenado y surrealismo caribeño”.

Alfredo García Francés, novelista y periodista del diario ‘El País’, de España.

MATIAS PEREZ DE VIAJE POR EL CARIBE

_____________

La familia y uno más

 José Ignacio Velasco Montes

La presente obra, que es la influencia positiva que puede ejercer un perro bien educado en el entorno de una familia, sobre todo con niños.

Pues al hacerse responsables del perro que desean y que les es concedido, disfrutan de una metamorfosis en su conducta en todos los sentidos de su vida que les hacen mejorar de una forma manifiesta no sólo en su comportamiento, sino también en los estudios, en las amistades, y en las relaciones de padres con hijos, así como una placidez en sus vidas,

LA FAMILIA Y UNO MAS

_____________

Cuentos reunidos

José Baroja

Estos cuentos, enhebrados con el fino arte de la palabra común y exentos de barroquismos estériles, inclinan la punta de su lanza como un arado que entra en la tierra de lo humano para labrar el surco de esta otra palabra que llamamos “literaria”.

CUENTOS REUNIDOS, ANTOLOGIA BREVE

_____________

De hombres y sirenas

Carlos L. García-Aranda

De hombres y sirenas es una obra que se desarrolla en varias épocas de la historia de España, en la que se hace una reflexión sobre las emociones humanas, el destino y la búsqueda de la felicidad, y una descripción de cómo vivieron y fueron tratados los homosexuales en la España de la Dictadura.

DE HOMBRES Y SIRENAS

_______________

La rebelión de las lentejas

Fernando Gracia Ortuño

La segunda novela del escritor barcelonés Fernando Gracia Ortuño. Fiel a su estilo satírico, esta vez nos presenta una novela ácida y conmovedora en la que hace una crítica voraz al sistema laboral en España,   Anécdotas, incursiones absurdas del protagonista y demás personajes, represalias demenciales en un clima laboral asfixiante...

LA REBELION DE LAS LENTEJAS

__________________

Pinar Publisher

Editorial online. 

Los servicios editoriales necesarios para adaptar tu manuscrito a los estándares de la industria, tanto para libro en formato digital como impreso.  Tu manuscrito quedará listo para ser publicado bajo demanda en cualquiera de las plataformas que hoy permiten acercar el libro a los lectores.  1+ 912-342-0270 

servicioescritores@pinarpublisher.info.

https://pinarpublisher.com

______________

Amalia Sánchez

Adela Soto Alvarez

Obra va dirigida a todos aquellas personas que desconocen lo que ocurre dentro de nuestro interior cuando la desesperanza nos desploma, y lo importante que es la fe para salvar el espíritu, porque con fe todo se logra, con fe las caídas son menos fuertes y la fe nos ayuda a levantarnos de cada vacío espiritual y material a que nos condene la propia existencia

AMALIA SANCHEZ

_______________

'Creatividad Internacional', red de Literatura y Cine, un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores.

© 2019   Creado por Creatividad Internacional.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

VISITAS DESDE MARZO 5/09: