Parte (I): http://www.creatividadinternacional.com/group/varios/forum/topics/l...

              ─Bien lo planeó el viejo zorro ─rompió el silencio el niñato que ni por un momento podía estar callado, aunque, sin duda, divertido y, en algunos momentos,  hasta parecía  simpatizar con la decisión del anciano.

              Ninguno respondió. Se limitaron a dirigirle una mirada de menosprecio.

             ─¿Qué edad le echáis a la chica? ─preguntó Arturo, el tipo de cabello ensortijado que, situado en la línea de luz del ventanu co, se le apreciaba una  cicatriz por debajo de la sien izquierda.

            ─Calculo que no debe alcanzar los veinticinco ─afirmó sin dudarlo Álvaro, que aún no se había despojado de la gabardina.

           —¿Cómo puedes estar tan seguro? ─preguntó Marta─. Tenía la cara casi cubierta.

           —En algún momento, en el camposanto, estuve a su lado. El llanto era el de  una persona joven, tal vez muy joven, de voz fina y modales delicados.

           ─¡Oye, oye! Qué sensibilidad la de Alvarito. ¡Ah, pícaro profesor! Así que puedes determinar la edad y cualidades de una muchacha por los sollozos. Quizá sólo de las jóvenes, no de las mayores. ¿Es así? ─se mofó el pelirrojo.

          ─¿Cómo podría mantener relaciones con un hombre tan mayor? ¿Qué encontraría en él? ─dijo Marta, moviendo dubitativamente la cabeza.

         ─Está claro, Marta. El dinero vence cualquier escrúpulo ─manifestó resuelto Álvaro, frotando el índice y el pulgar.

         ─¡Eh, eh, eh! Nadie sabe qué tipo de relación mantenían ─dijo Arturo, tratando de aportar unos gramos de sensatez.

         ─¡Ingenuo! ─le espetó Marta, con un mohín de arrogancia.

        Álvaro comenzó a dar muestras de impaciencia. Daba vueltas y más vueltas,  esquivando el viejo y escaso mobiliario en el reducido espacio de la estancia. Su cabeza oscilaba entre la afirmación y la negación. Era evidente que estaba sembrado por un sinfín de incógnitas que no conseguía  despejar satisfactoriamente. Los demás, de cuando en cuando, seguían con la mirada sus movimientos incómodos, sus gestos, pero enseguida se desentendían, tal vez creyendo que lo mejor era dejar que pensara, que alguien pensara. Un acto útil, invisible y necesario para salir triunfantes del atolladero.

         ─¿Cuántos años permanecerían juntos?  ─dijo como para sí Arturo, el hombre de cabello ensortijado,  dejando la pregunta en el aire.

        Hubo un tiempo de silencio. Cabía que algunos de los deudos especularan sin fundamento; otros, quizá desconocían la situación de los últimos años y simplemente coreaban el silencio dejándose llevar. Así, al menos, evitaban  dejar palmaria evidencia de  su desinterés por el difunto anciano.

         ─Pues… Cinco años que lo tuvimos en la residencia de lujo… Tres en la de las monjitas… Ahí algo empezó a ir mal.  No paraba de quejarse cada vez que hablaba con él por teléfono. Un día me dijo que se volvía a casa, que había encontrado a una mujer que cuidaría de él, que no nos preocupáramos. Claro, ¡una mujer! ¡Una jovencita!, que no es lo mismo. El viejo verde…  De esto debe hacer ocho años ─concluyó Marta fuera de sí.

         ─¡Caramba, ocho años cuidando a papá!, —exclamó Álvaro—. Bueno, esa chica algo se merece.

         ─¡Eh, eh!, que tú estás casado, hermanito. Ya veo por donde vas, pero si a alguien le corresponde tratar a la moza, ése alguien soy yo ─cortó en seco el pelirrojo aparentemente enojado.

        ─¿Quieres callarte, imbécil? ─gritó descompuesta Marta─. Por favor, Álvaro, continúa —dijo suavizando el tono.

        ─Seamos serios y positivos. Analicemos el asunto y aportemos ideas ─sentenció Arturo dando muestras de enfado a la vez que dirigía una severa mirada al pelirrojo─. Marta, en todo ese tiempo, ¿cuántas veces viniste de visita? ─prosiguió.

        ─Pues… No sé. Llamaba por teléfono una o dos veces al mes ─respondió entre dubitativa y avergonzada.

       ─Y, ¿tú? ─continuó el interrogatorio dirigiéndose al viejo profesor.

       ─Mi agenda es complicada ─soltó evasivamente.

       ─Mi caso, queridos hermanos, es parecido ─dijo el hombre de cabello ensortijado.

       ─Y, ¿tú? ─dijo Marta dirigiéndose al pelirrojo.

       ─Yo, hermanita, parece que no cuento demasiado, así que me reservo la información ─dijo con expresión divertida.

      Siguió un tiempo de recogimiento y silencio. Las miradas se esparcían por paredes y techo capturando detalles del visible deterioro. Y esa era precisamente la herencia que, a partes iguales, debían repartirse.

      El hombre de la cicatriz en la mejilla y cabello ensortijado propuso un acercamiento a la muchacha. Quizá conociendo a la muchacha consiguieran entender este asunto; además,  podrían interesarse por cómo vivió el anciano los últimos años de su existencia.

      Un murmullo casi generalizado cortó de raíz la propuesta. «Nada de sentimentalismos ─protestó Marta─, estamos aquí para otra cosa, no para consolar a esa zorrita».

      ─Aunque por distintas razones, yo también muestro mi desacuerdo ─dijo Álvaro en tono solemne─. No dedicaré un minuto más a este asunto ─afirmó con rotundidad─. Me esperan otros más urgentes. Por nuestra parte, quedó olvidado y abandonado a su suerte. Sí,  quiero decir que he decidido no hacer  nada que tuerza la última voluntad de nuestro padre. Esa es mi decisión. Él estableció las compensaciones  que consideró justas. ¿Qué tenemos que decir? Mi parte de la herencia os la cedo gustosamente. A cambio procuraré olvidarme de todo esto y liberarme de la mala conciencia que me genera esta confabulación póstuma. Adiós.

      Y salió del cuarto sin volver la vista atrás, con absoluta templanza. Enseguida se oyó la puerta cerrarse con suavidad.

      ─Y ahora, ¿qué? ─dijo dubitativo Arturo, el hombre de cabello ensortijado.

     ─Que tocamos a un cuarto más ─dijo entre risas el pelirrojo.

     El curso que tomaban los acontecimientos no era del agrado de Marta, cuyo rostro no lograba disimular su estado de creciente crispación. De otro lado, no pensaba rendirse a las circunstancias por muy adversas que parecieran. No iba a consentir que esa sucia muchacha se riera en su cara, que se apropiara de sus legítimos bienes.

      Arturo, el hombre de cabello ensortijado, se levantó con calma. Dubitativo, dio unos pasos por la estancia y, en un momento dado, se detuvo en seco. Durante unos instantes permaneció absorto. Parecía sopesar algún postrer matiz antes de pronunciarse. Después, tomando perspectiva, desplazó la mirada de un hermano a otro y, por fin, dijo: «Bueno, creo que poco queda por hacer.  Me marcho. La parte que me corresponda os la podéis repartir.»

       ─¡Bien, hermanita! Por ahora vamos a medias, dijo jocosamente el pelirrojo apenas salió Arturo.

      Quedaron en silencio. El muchacho parecía abstraído e inmerso, a juzgar por su expresión, en algo divertido. Ella elevó la mirada y la clavó en él; después, con signos de evidente ansiedad, preguntó: «Y tú, ¿qué?»

      ─También me voy, aunque no te cedo mi parte. Sé dónde encontrar a la chica. Es una jovencita dulce y sensible. Se me hace tarde. Ella estará esperándome.

     ─¿La conoces? ─dijo Marta con cara de estupefacción, entornando los ojos, como si quisiera atravesar los pensamientos del pelirrojo, tratando de discernir si hablaba en serio o en broma.

    ─Sí, hermanita. Yo visitaba al viejo todas las semanas ─manifestó enfatizando la palabra viejo.

    Se levantó canturreando y se dirigió a la entrada. Antes de salir se volvió hacia ella, y dijo: «El último que cierre la puerta. Chao».

 

 

©Del libro de relatos Algo que contar. 2011  T.H.Merino

Visitas: 86

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Creatividad Internacional para añadir comentarios!

Participar en Creatividad Internacional

Libros – Editores

E-mail: 

creatividadinternacional@gmail.com

________________

Creatividad Internacional’, es una red abierta, donde no se tiene que registrar para ver su información y colaboraciones, hay +6,000 Foros de Discusiones sobre grandes escritores y cineastas; actualización diaria de noticias literarias y cinematográficas y +18,000 blogs con creaciones literarias de gran talento. 

Un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores.  Los invitamos a participar.

Ismael Lorenzo, Director, Creatividad Internacional

Alina Galliano R.I.P. Jorge Dominguez, Alonso de Molina,  Alejo Urdaneta, Lissette Rivas Ambrosio, Gloria Zúñiga, Fabio Pabón.

Subdirectores

________________

'Creatividad Internacional' no se hace responsable por los contenidos y opiniones publicados por sus miembros.

________________

PREMIO LITERARIO 'REINALDO ARENAS, DE CREATIVIDAD INTERNACIONAL 2021'

En el año 2021 será en el Género de 'Poesía'. Recibimos manuscritos desde el 1r0 de septiembre al 15 de octubre.

PREMIO REINALDO ARENAS

_____________

PROGRAMACION RADIAL DE 'CREATIVIDAD INTERNACIONAL'

ENTREVISTAS, CINE Y LIBROS,  CONVERSATORIOS  

350  Programas radiales, +57,100 vistas en Youtube, Pag en FB, Twitter y en Instagram. 

________________

Años de sobrevivencia

Ismael Lorenzo

‘Años de sobrevivencia’, es la continuación de las memorias comenzadas en ‘Una historia que no tiene fin', y donde se agregan relatos relacionados a su vida de escritor y a su obra de Jaime Bellechasse, Manuel Ballagas y un prólogo de Roberto Madrigal. Este es su libro número 14.

Años de sobrevivencia

_____________

_____________

Verum

Francisco Sanz Navarro

¿Una ficción? ¿Una realidad? ¿Una pesadilla...? VERUM es una novela que intenta narrar la verdad sobre los últimos acontecimientos de nuestra historia más reciente. Comienza a finales de 2019 y termina a principios de 2021.

VERUM

_____________

Desnudanto mi alma

Victoria Cuesta Prieto

Esta recopilación dividida en tres partes, nace de la necesidad de expresar sensaciones marcadas a fuego en mi alma.
La primera trata de mis sentimientos, donde muestro trocitos de mí a través de un cúmulo de emociones sentidas en determinados momentos de mi vida.

DESNUDANDI MI ALMA

______________

Diletante sin causa

Roberto Madrigal

Como no puede ser de otro modo si se trata de Roberto Madrigal, una parte del título de este libro tiene su origen en el cine y, específicamente, en Rebel Without a Cause (1955) de Nicholas Ray.   La otra se explica a partir de una intención modesta: no pretende que sus juicios sean tomados como los emitidos por un profesional sino más bien por un aficionado, aunque lleva más de 40 años en el ramo editorial y literario

DILETANTE SIN CAUSA

_________________

Casa Azul Ediciones

Diseño, edición e impresión
Consultoría Editorial Comercialización
 Libro en formato E-book e impreso en cantidades y en bajo demanda

CONVERSANDO CON LISS

_________________

Una historia que no tiene fin

Ismael Lorenzo

Mis Memorias, y relatos sobre violencia y abuso sexual contra mujeres. En colaboración con 'Casa Azul Ediciones',  en Nantes, Francia

UNA HISTORIA QUE NO TIENE FIN

_______________

El silencio de los 12

Ismael Lorenzo

'El silencio de los 12', narra las historias, en sus propias voces, de mujeres agredidas sexualmente, sus consecuencias y secuelas de estos abusos. Desde el Líbano hasta España, desde Francia hasta Italia

EL SILENCIO DE LOS 12

______________

Amar las palabras

María José Castejón

Su más reciente libro es Amar las palabras’.

Ha publicado los libros de poesía POEMAS INFINITOS, SOLFEA MIS CURVAS, SENSACIONES COMPARTIDAS, EL SÍ O EL NO, la novela EL MANANTIAL DEL CIERVO.

AMAR LAS PALABRAS

______________

LAS HORAS MANSAS DE LOS LIRIOS

Alonso de Molina

Nuevo poemario de uno de los grandes poetas actuales desde España a Latinoamérica.

"Quizá fuera la única mujer sin amigas obsesas, No obstante, ella era la única amiga obsesa de sus amigas".

LAS HORAS MANSAS DE LOS LIRIOS

_________________

Soy Felipito

Ismael Lorenzo

Soy Felipito' las aventuras y desventuras de un gato enamoradizo, actor, autor y con pretensiones de alcaldegato.  "Mi papá lo ha preparado.  Tengo que confesar que en la portada he quedado bellísimo, aunque Uds. piensen que la opinión viene de muy cerca.  Ya los hermanos Coen están llamando a mi papá por los derechos cinematográficos

SOY FELIPITO

__________________

'Creatividad Internacional', red de Literatura y Cine, un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores.

© 2021   Creado por Creatividad Internacional.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

VISITAS DESDE MARZO 5/09: