La tranquilidad de doña Isabel

Por Arelí Chavira

 −Aún no puedo creer el precio que pagué por esta casa−, dijo doña Isabel, mientras deshacía sus maletas.

 La vieja casona había estado en venta durante mucho tiempo; sin embargo, ninguna oferta apareció, hasta ahora. Escritora solitaria desde que enviudara, necesitaba un lugar tranquilo, sin bullicio, donde pudiera terminar las historias que publicaba.

  −Es increíble que la gente dejara ir la oportunidad de comprar esta maravilla de casa solo porque está al lado del cementerio, supercherías, gente ignorante. Por fin podré terminar mis novelas en este lugar tan callado− platicaba doña Isabel al retrato de su esposo.

 Una vez instalada puso manos, literalmente, a la obra. Se sentaba a escribir al caer la tarde, y con frecuencia el amanecer la sorprendía trabajando. Una noche le mostró que la finca no sería el templo silencioso que ella creía: frente a su ventana, un perro blanco pasaría las noches, a partir de ese momento, ladrándole a la oscuridad. El animal parecía adivinar justo el momento de mayor fluidez de la escritura para ladrar con más fuerza y persistencia, de tal forma, que a doña Isabel se le escapaban los personajes y sus vicisitudes, y su cabeza únicamente atendía a una pregunta: ¿a qué maldita hora se callará ese animal del infierno?

 Conforme el tiempo transcurría, en su interior crecía un odio terrible, siempre temerosa a la puesta del sol y lo que esta traería consigo. Perdió las ganas de escribir y el insomnio se instaló en su cama. Su obsesión por el perro fue en aumento, desde la ventana observaba durante largas horas en la noche, cómo le ladraba a la nada, furioso y celoso.

 −Esta bestia ha perdido la razón, ya no puedo más, debo encontrar una solución, tengo dos meses de atraso en mis publicaciones y no permitiré que este animal endiablado se interponga más en mi camino.

 La luz del siguiente día le trajo la solución: lo envenenaría, de esa forma, acabaría con el problema de una vez por todas.  

 −Detesto hacer cosas como esta, pero es la única manera de recuperar mi tranquilidad−, pensaba mientras se dirigía a comprar el veneno.

 Al atardecer salió de su casa. Congelada por el viento helado, regresó por su largo abrigo negro y una desgastada bufanda, regalo que conservaba de su difunto marido, después, se puso en marcha, debía encontrar al causante de sus desdichas. El semblante de la escritora era lúgubre y decidido; era la única forma.

 Lo encontró cerca del cementerio. Cuando la vio fue a su encuentro como si se tratara de una amiga entrañable. Doña Isabel lo contempló un momento con una penetrante mirada fría, mientras que él corría a echarse a sus pies moviendo alegremente la cola. Por un instante, titubeó, pero resuelta a encontrar descanso, le acercó un gran filete repleto de veneno para ratas. El perro la miró ahora con ojos tristes, pero enseguida lo engulló de un bocado.

 −Se nota que tenía hambre, pobre animal, si supiera que al final de cuentas le estoy haciendo un favor−, se dijo tratando de justificar su acto.

 La mujer regresó rápidamente a su casa para no presenciar el momento, además, tenía mucho que festejar: por fin podría volver a dormir y terminar sus escritos pendientes. Su conciencia molestaba un poco, pero ya pasaría. Al entrar se preparó una enorme taza de chocolate caliente, se apresuró a su escritorio colocado cómodamente junto a la chimenea y al lado de la ventana, frente a la cual, el perro solía dar su estruendoso espectáculo y comenzó a trabajar en un capítulo de su novela.

 Llegó la noche, la más callada en mucho tiempo, se podía escuchar el crujir de la vieja madera y las hojas golpeando suavemente, al desprenderse de los árboles, los vidrios de los ventanales por los que doña Isabel miraba con insistencia en busca del invasor; sin embargo, no había rastros de él, solo el silencio que ahora molestaba más que su odiado enemigo.

 “La luna había menguado en honor a su ausencia, uniéndose así al dolor que le causaba su partida, ¿qué habrá sido del perro…?”

 −Pero qué estoy escribiendo, maldito animal, deja ya de meterte en mis pensamientos, en mi vida. No puede ser, voy a cerciorarme que por fin te fuiste al infierno.

 Exasperada, tomó una linterna y salió de la casa en busca del perro blanco, aquel que convirtiera sus días de luz en una angustiante oscuridad. Caminó rumbo al cementerio, al mismo lugar de la última vez que lo viera, ahí donde ella le pagara sus muestras de cariño con un trozo de carne envenenado. De pronto, algo se movió sobre unas lápidas, a unos metros de ella.

 - Con que no te moriste, ¿qué clase de perro eres? Por dios, ¿qué es…?

 Frente a los ojos de doña Isabel, espeluznantes sombras brotaron de entre las tumbas del camposanto, sombras de ánimas furiosas, atormentadas, que se dirigían hacia ella. Desencajada corrió lo más rápido que pudo a su casa y cerró de un golpe la puerta.  Parada en mitad del recibidor, respirando a duras penas, no daba crédito a lo que estaba sucediendo. Por fin, subió las escaleras buscando un lugar seguro y se encerró en su habitación. Hecha bolita dentro del armario, escuchó golpear su puerta con temible fuerza, y un horrible lamento hirió el silencio tan anhelado. En medio del pánico, por su cabeza delirante, pasaron un cúmulo de imágenes, sus ojos se abrieron tanto que por un momento pareció que se saldrían de sus cuencas.

 −El perro blanco, el perro blanco −, balbuceó.

 Ya lo conocía, su esposo le contó alguna vez sobre un perro blanco que en ocasiones lo seguía cuando iba al parque: “No se aparta de mi lado un segundo, me encamina y se marcha hasta que entro a casa”. También recordó que durante su funeral apareció de nuevo, echado junto a la tumba de su marido, y como un fiel guardián, no permitió a nadie acercase, solo a ella.

 Doña Isabel, lo comprendió todo. Los golpes y los lamentos de aquellas sombras espectrales eran cada vez más fuertes, en cualquier momento entrarían por ella. Con el miedo metido en los huesos, dejó su escondite, tomó papel y pluma de la mesita de noche y se apuró a garabatear una nota: “Tenían razón, todos ustedes tenían razón, las sombras ya vienen por mí, puedo escucharlas gemir del otro lado de la puerta, esto es espantoso. ¿Cómo he sido tan ciega?, los llamé supersticiosos, y en mi obsesivo intento por conservar la ansiada tranquilidad, me deshice del guardián que velaba por ella, por eso era que toda la noche ladraba, me resguardaba de esta terrible hora… debo pagar el precio. Ojalá pueda reunirme con mi esposo y pedir perdón al noble espíritu que intentó protegerme y que yo…  pobre de mí.”

 A la mañana siguiente, la mujer de la limpieza y la cocinera la encontraron muerta, encerrada en su habitación. El médico del pueblo explicó que la causa de su fallecimiento había sido un infarto, “y cómo no”, había dicho tomando la nota de doña Isabel, “si escribía historias como esta”.

 El día de su funeral, al caer la tarde, un enorme perro negro se acomodó sobre su tumba y no hubo poder humano que lo hiciera moverse de ahí.

Visitas: 59

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Creatividad Internacional para añadir comentarios!

Participar en Creatividad Internacional

Comentario por ginimar de letras el julio 12, 2018 a las 5:03am

Un relato escalofriante. El ruido nos induce a hacer locuras. Yo lo mantengo a raya con música o tapones. Creo que no estaría bien envenenar a mis vecinos... Los perros ladran para advertir del peligro. Hubiera sido un buen perro guardián si la protagonista lo hubiera adoptado. Pobrecito. Muy bien llevada la historia, me mantuvo pegada a la pantalla hasta el final. Gracias. Un abrazo :)

Comentario por María Emilia Fuentes B. el julio 11, 2018 a las 5:05pm

Amiga Arelí, tu pluma aguda e implacable acompañando a la protagonista, personaje bastante insólito, Doña Isabel la crueldad personificada (con el envenamiento del pichicho), estremeciendo en lo profundo al lector. Y guau..., con el perro negro! 

En la vida real, obvio, jamás tendríamos un comportamiento así con nuestros hermanos menores.

Aplaudo tu trabajo y te envío felicitaciones , amiga.

Un abrazo.

Comentario por Laura C. el julio 11, 2018 a las 2:40pm

Impactante relato que me mantuvo en vilo.

También padezco el persistente ladrido de un perro que me intranquiliza; no obstante, jamás se me ocurriría hacerle daño, más me molestan las barbaridades que gritan algunos vecinos.

Gracias por compartir tan magnífica y atrapante prosa.

Libros — Editores

E-mail: 

creatividadinternacional@gmail.com

_______________

Creatividad Internacional’, es una red abierta, donde no se tiene que registrar para ver su información y colaboraciones, hay +6,000 Foros de Discusiones sobre grandes escritores y cineastas; actualización diaria de noticias literarias y cinematográficas y +18,000 blogs con creaciones literarias de gran talento. 

Un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores.  Los invitamos a participar.

Ismael Lorenzo, Director, Creatividad Internacional

Alina Galliano R.I.P. Jorge Dominguez, Alonso de Molina,  José Ignacio Velasco, Gloria Zúñiga.

Subdirectores

________________

'Creatividad Internacional' no se hace responsable por los contenidos publicados por sus miembros.

________________

PROGRAMACION RADIAL DE 'CREATIVIDAD INTERNACIONAL'

ENTREVISTAS, CINE Y LIBROS,  CONVERSATORIOS  

TENEMOS 144 PROGRAMAS  y +18,100 visualizaciones.

______________

Matías Pérez en los días de invierno

Ismael Lorenzo

En esta conclusión, coinciden junto con Matías en un balneario europeo, muchos de los personajes de las dos novelas anteriores, ya envejecidos, pero con las mismas mañas, en sus aventuras y desaventuras...

Es una novela de humor, erotismo y amor, donde se muestra que a pesar de que el mundo siempre gira, algunas cosas nunca cambian.

MATIAS PEREZ EN LOS DIAS  DE INVIERNO

_____________

El silencio de los 12

Ismael  Lorenzo

'El silencio de los 12', narra las historias, en sus propias voces, de mujeres agredidas sexualmente, sus consecuencias y secuelas de estos abusos. Desde el Líbano hasta España, desde Francia hasta Italia.   Desde una niña de 12 años violada por una escuadra de Marines en el Líbano hasta jóvenes abusadas por profesores en la Sorbone. Una historia que no tiene fin. Un libro que debe leerse por su tema que nunca termina y que muchos prefieren ignorar. 

EL SILENCIO DE LOS 12

______________

De Sur a Sur en Verbo y Verso.    Poesía Erótica Escrita por Mujeres de España y Latinoamérica

Mostramos en este libro el trabajo realizado por 38 autoras provenientes de un total de 10 países: Argentina, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, España, México, Perú, Puerto Rico y Venezuela; con edades comprendidas entre los 20 y los 85 años, siendo la edad media 47 y la edad más repetida 48 años.

El erotismo en poesía es sublimar el deseo a través de la palabra. Vivir en el plano literario, lo que, tal vez colmados de prejuicios, no nos atrevemos a vivir en el plano real.   Las 38 autoras reflexionan, inquieren sobre el erotismo, el amor y el desamor, la frustración y el deseo, lo bueno y lo malo de cada situación.  Alonso de Molina

DE SUR A SUR EN VERBO Y VERSO

_____________

Pijamas verdes y batas blancas en la clínica

José Ignacio Velasco

Gustavo Montes es un cirujano con experiencia que, de una familia de médicos, recuerda lo que fue la medicina de su abuelo, la de su padre y la suya propia a los largo del tiempo. Y lo hace alternando el pasado, cuando era estudiante de medicina, con el presente cuando ya ha alcanzado un alto nivel y es jefe en una clínica.   Desde el inicio de su profesión ha tenido claras la netas diferencia entre la forma de ver y ejercer la profesión entre los Médicos Clínicos [las batas blancas] y los Cirujanos [los pijamas verdes.

PIJAMAS  VERDES

_______________

El Polvo Rojo de la Memoria

Eduardo R. Casanova Ealo

El personaje principal de esta novela, Carlos Camilo vive aquejado por la pérdida de la memoria colectiva y las nubes del polvo rojo de su pueblo natal.

Por lo que se ve obligado a refugiarse en el arte y la literatura en general, para tratar de aproximarme al más grande de los misterios, dejando a un lado el cosquilleo de sus nervios,

EL POLVO ROJO DE LA MEMORIA

_______________

El curioso de la sombra que murió como un recuerdo y otros cuentos

José Baroja

Este es el quinto libro de cuento de este autor. Con un cuidado estilo, Baroja nos muestra el lado más inquietante y subrepticio de la vida aparentemente cotidiana de los protagonistas de estas narraciones.

El CURIOSO CASO DE LA SOMBRA

______________

Mudanza de Jasmín

Arelí Chavira y Jesús Chávez Marín

Una educación refinada y una vitalidad fuerte y alegre se expresan en estos relatos en los que la protagonista cuenta su mundo cotidiano y de vez en cuando, ágiles reflexiones al filo de los hechos. No pretende aleccionar a nadie, ni siquiera a sí misma, solo organizar la sorpresa que le produce la existencia y las imágenes que se reflejan en sus relaciones con otras personas.

MUDANZA DE JAZMIN

_________________

Un paseo por sus fantasías

             Laura C

Los relatos en este libro se caracterizan por su originalidad y fuerza, siempre con un toque muy distintivo e impactante, que logra identificar su elegante y sorpresivo estilo, resulta un deleite leerlos/

LAURA

'Creatividad Internacional', red de Literatura y Cine, un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores.

© 2018   Creado por Creatividad Internacional.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

VISITAS DESDE MARZO 5/09:
AmazingCounters.com