Autorretrato, CdMx Nov. 2018

I

El calor era denso, sofocante. Arriba de los 38 centígrados, pensó. La humedad superaba el 80 por ciento. Irrespirable. En esas condiciones era cuando más odiaba su sobrepeso. La profusa sudoración en las axilas hacía que, su camisa azul, dejará ver una extensa mancha que corría hasta el pecho y la espalda. Del rostro, perladas gotas de sudor resbalaban desde la frente y las mejillas. El vuelo desde la ciudad de México había aterrizado hacía 40 minutos, la indicación que se le había dado, era esperar el auto fuera del aeropuerto. Y en eso estaba. Tuxtla y sus calores húmedos.

A las once y cincuenta vio que se acercaba un coche. Escuchó su nombre justo cuando se detuvo el vehículo. Tomó su pequeña maleta, subió al coche. Estrechó la mano del conductor y dijo su nombre.

-Carlos

El conductor sintió la regordeta y sudorosa mano, y se imaginó sostener un pez resbaloso.

Roberto. Había dicho el conductor, y al mismo tiempo que secaba su mano pasándola por su pantalón, pensaba en un bagre.

El silencio después.

Recorrieron treinta y cinco minutos sin que nadie diera señales de presencia. El coche con las ventanas abiertas. La sudoración sin seña de ceder.

-¿y así es siempre el calor? Preguntó

II

Lo dejó instalado en una casa del centro de Tuxtla, a escasas cuadras de la catedral de San Marcos. El infierno dentro del cuarto, el aire caliente del ventilador de techo lo sofocaba. Una vez instalado, se desnudó y se metió bajo la regadera, el agua fresca apenas mitigó pasajeramente el calor, no bien empezó a ponerse los calzoncillos y de nuevo el sudor resbalando por la frente, mojando sus párpados. Las mejillas rubicundas, el ceño fruncido. Resopló molesto por el calor. Dormitó por cortos períodos de tiempo, a veces era el bochorno, otras los propios ronquidos los que le despertaban. A las dos y media bajó a comer, le sirvieron en un pequeño comedor, estaba solo. Tomó agua de limón y chía, un consomé de pollo con arroz y menudencias, trozos de mollejas e hígado, después una milanesa de res con papas fritas. Transpiró profusamente mientras comía, de nuevo las manchas de sudor extendiéndose desde las axilas. Con las servilletas secaba constantemente las gotas que resbalaban por su frente. Aquello ya se tornaba insoportable, pensó. Y ahora las ansias por fumar. Subió al cuarto y de su bolso sacó una cajetilla de cigarros, antes de quitar el cintillo, golpeteo la cajetilla contra la mesa para asentar el tabaco. Cogió un cigarrillo y lo llevó a la boca, aspiraba con fruición. El humo se dispersaba con el cálido aire del ventilador.

A las tres y cincuenta y tres minutos se cambió la camisa azul por una camisa blanca.

-Para disimular las manchas de sudor. Había pensado.

Bajó a la sala y se sentó directamente frente al ventilador. Miraba con atención su reloj de pulsera. Puntual según las indicaciones, a las cuatro con cinco minutos se detuvo un coche a la puerta de la casa. Enseguida se abrió la puerta, Roberto, el conductor. Sin mediar palabra alguna, recibió una pequeña bolsa de cuero. Ni siquiera se vieron a los ojos. El conductor cerró la puerta, subió al coche y marchó.

Volvió a su cuarto. Abrió la maleta recién recibida, en ella halló una pistola glock semiautomática calibre 380 y un cargador de diez tiros. Revisó con cuidado el mecanismo de la pistola, la soltura del cargador y cada uno de los tiros. La pistola prácticamente desaparecía en aquella mano regordeta.

III

Revisó Google maps. Se encontraba a nueve minutos del punto de encuentro. Revisó de nuevo la pistola. A pesar del ventilador descubrió un hilillo de sudor resbalando por el antebrazo, escurriendo por la mano y entre los dedos. Tomó la toalla y se secó, secó también la pistola. La guardó después en la bolsa de la camisola. Justo en ese instante pensó en ello. Cómo carajos se le había ocurrido ponerse camisola en aquel infierno. Vio en su teléfono la indicación del tiempo allí en Tuxtla. Cuarenta y un grados. Y no había retorno.

Tres minutos después salió a la calle. El golpe de calor de lleno. Había memorizado las indicaciones de Google maps, giró a la derecha hasta la esquina de la calle. Caminaría tres cuadras. Justo al terminar la primera cuadra, al bajar a traspié la banqueta, el dolor intenso por la nalga corriendo por toda la parte posterior del muslo, hasta la pantorrilla. Empezó a cojear y enseguida el hormigueo acompañado de pequeñas sensaciones de ardor. La maldita ciática. Se llevó la mano a la nalga, tratando de no disminuir el paso. Los sofocos de calor, el dolor de la ciática, la sudoración endemoniada. Esperaría en el cruce de la primera sur y la calle central.

Para ese momento la camisa blanca, debajo de la camisola, estaba completamente empapada. La respiración agitada después de la breve caminata y por el dolor, las mejillas enrojecidas, la profusa sudoración por la frente, la nuca. Faltaban siete u ocho minutos de espera.

¡Lobo de estepa!

La breve espera terminó con la presencia del hombre, político de larga prosapia en la derecha mexicana, saliendo del edificio en el que había sido hospedado. Venía acompañado por una sola persona. Su asistente de toda la vida. La sede del congreso se hallaba a pocos metros.

Había calculado los pasos hasta coincidir con su víctima. Considerando el momento justo, dio el paso para bajar la banqueta, de nuevo el intenso dolor de la nalga y la pantorrilla y la torpeza inmediata de la marcha. Al mismo tiempo de dar el paso, llevó la mano a la bolsa derecha de la camisola, empuñó la pistola. Caminó tambaleante tres o cuatro pasos tratando de bloquear el dolor. Ignorantes, el hombre y su asistente estaban a punto de alcanzar la acera. Agarrar la nalga para mitigar el dolor o sostener la pistola. La sofocación por los calores, la adrenalina por aquellos cruciales segundos, el dolor intenso en el pecho, la obnubilación del pensamiento, la caída a escasos centímetros del objetivo.

-Ya se chingó el asunto. Exclamó Roberto al verlo caer. El conductor del coche esperaba a pocos metros para que, una vez realizado el encargo, se diera a la tarea de sacarlo de allí.

El político y el asistente sin volver la vista, se perdieron entre los muros del edificio del congreso. Carlos, inerte yacía en el suelo, la gente arremolinándose en torno suyo.

El conductor empezó a alejarse del lugar. En pocos minutos aquella esquina se vio invadida de mirones, el ulular de sirenas, policías y ambulancias. Eran las cuatro con cuarenta y ocho minutos, la temperatura marcaba ya los treinta y nueve grados centígrados, allí en el centro de Tuxtla. Empezaba a correr un poco de aire.

En la medida en que Roberto, el conductor se perdía calles adelante, volvía a pensar en aquel desconocido y su sufrimiento por los calores. Lobo de estepa le habían dicho, cuando le pidieron el trabajo de asistirlo, y en aquel momento se lo imaginó callado, tenaz, observador, espigado y delgado.

Volvió a pensar en aquella mano regordeta y sudorosa que estrechó por la mañana.

Pensó otra vez en un bagre.

 

©2019 by Oscar Mtz. Molina

Visitas: 60

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Creatividad Internacional para añadir comentarios!

Participar en Creatividad Internacional

Comentario por Beto Brom el febrero 15, 2019 a las 5:43pm

Mi sincera felicitación!!!

Shalom amigazo

Comentario por Ismael Lorenzo el febrero 14, 2019 a las 7:16pm

Oscar, siempre le das un toque de originalidad.  No hay duda de que eres uno de los grandes cuentistas de la literatura hispanoamericana actual.

Libros — Editores

E-mail: 

creatividadinternacional@gmail.com

_______________

Creatividad Internacional’, es una red abierta, donde no se tiene que registrar para ver su información y colaboraciones, hay +6,000 Foros de Discusiones sobre grandes escritores y cineastas; actualización diaria de noticias literarias y cinematográficas y +17,000 blogs con creaciones literarias de gran talento. 

Un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores.  Los invitamos a participar.

Ismael Lorenzo, Director, Creatividad Internacional

Alina Galliano R.I.P. Jorge Dominguez, Alonso de Molina,  José Ignacio Velasco, Lissette Rivas Ambrosio, Gloria Zúñiga.

Subdirectores

________________

'Creatividad Internacional' no se hace responsable por los contenidos publicados por sus miembros.

________________

PROGRAMACION RADIAL DE 'CREATIVIDAD INTERNACIONAL'

ENTREVISTAS, CINE Y LIBROS,  CONVERSATORIOS  

 184 PROGRAMAS  y +31,200 visualizaciones en Youtube. Martes y Jueves por Radio Satelitevision

_______________

El silencio de los 12

Ismael Lorenzo y M. A.

'El silencio de los 12', narra las historias, en sus propias voces, de mujeres agredidas sexualmente, sus consecuencias y secuelas de estos abusos. Desde el Líbano hasta España, desde Francia hasta Italia.

Desde una niña de 12 años violada por una escuadra de Marines en el Líbano hasta jóvenes abusadas por profesores en la Sorbone. Una historia que no tiene fin.

EL SILENCIO DE LOS 12

_______________

Matías Pérez de viaje por el Caribe

Ismael Lorenzo

“Los libros con las aventuras de Matías Pérez son un compendio de humor desternillante, erotismo desenfrenado y surrealismo caribeño”.

Alfredo García Francés, novelista y periodista del diario ‘El País’, de España.

MATIAS PEREZ DE VIAJE POR EL CARIBE

_____________

Cuentos reunidos

José Baroja

Estos cuentos, enhebrados con el fino arte de la palabra común y exentos de barroquismos estériles, inclinan la punta de su lanza como un arado que entra en la tierra de lo humano para labrar el surco de esta otra palabra que llamamos “literaria”.

CUENTOS REUNIDOS, ANTOLOGIA BREVE

_____________

De hombres y sirenas

Carlos L. García-Aranda

De hombres y sirenas es una obra que se desarrolla en varias épocas de la historia de España, en la que se hace una reflexión sobre las emociones humanas, el destino y la búsqueda de la felicidad, y una descripción de cómo vivieron y fueron tratados los homosexuales en la España de la Dictadura.

DE HOMBRES Y SIRENAS

______________

Revista 'De Sur a Sur'

'DE SUR A SUR'

_________________

La rebelión de las lentejas

Fernando Gracia Ortuño

La segunda novela del escritor barcelonés Fernando Gracia Ortuño. Fiel a su estilo satírico, esta vez nos presenta una novela ácida y conmovedora en la que hace una crítica voraz al sistema laboral en España,   Anécdotas, incursiones absurdas del protagonista y demás personajes, represalias demenciales en un clima laboral asfixiante..., todo inmerso en una aventura frenética hacia un final de lo más sorprendente, pero sobre todo, risible a más no poder

LA REBELION DE LAS LENTEJAS

_________________

Dos semanas en Nueva York

José Ignacio Velasco Montes

Tal como indica el subtítulo, en la vida el juego de casualidades y causalidades, comparten los aspectos que pueden ser e intervenir en el pasado, en el presente y lo que puede acaecernos en un futuro que nos parece imposible de predecir, pero qué con cierta frecuencia, guarda una extraña relación con lo que se va a recibir y tener de relación con el pretérito, un pasado que en ocasiones no recordamos. Y es, como todos sabemos, que la vida y el mundo son un pañuelo.

DOS SEMANAS EN NUEVA YORK

__________________

Pinar Publisher

Editorial online. 

Los servicios editoriales necesarios para adaptar tu manuscrito a los estándares de la industria, tanto para libro en formato digital como impreso.  Tu manuscrito quedará listo para ser publicado bajo demanda en cualquiera de las plataformas que hoy permiten acercar el libro a los lectores.  1+ 912-342-0270 

servicioescritores@pinarpublisher.info.

https://pinarpublisher.com

______________

Amalia Sánchez

Adela Soto Alvarez

Obra va dirigida a todos aquellas personas que desconocen lo que ocurre dentro de nuestro interior cuando la desesperanza nos desploma, y lo importante que es la fe para salvar el espíritu, porque con fe todo se logra, con fe las caídas son menos fuertes y la fe nos ayuda a levantarnos de cada vacío espiritual y material a que nos condene la propia existencia

AMALIA SANCHEZ

_______________

Murphy tenía razón

Francisco Sanz Navarro

El encuentro casual de dos ex agentes de inteligencia británicos, ya retirados, en un Crucero por el Caribe, no es la única excusa para escribir este libro. Presente siempre la curiosa Ley de Murphy, prevalecerá la intriga de la desaparición de una bailarina y el posible ataque a un pasajero del gran barco de recreo mantiene el interés hasta un sorpresivo final.

MURPHY TENIA RAZON

_______________

'Creatividad Internacional', red de Literatura y Cine, un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores.

© 2019   Creado por Creatividad Internacional.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

VISITAS DESDE MARZO 5/09: