Imagen tomada de Internet.

 

“- ¿por qué no eligió otro puente? ¿No vio que éste estaba ocupado?

- Tuvimos la misma idea. ¿No es gracioso?

- Muy gracioso, ya lo creo. ¿Y por qué tenía tantas ganas de saltar de este puente?

- Tal vez porque tengo los mismos problemas que usted.

- No lo creo. Sólo mírese.”

 

Se cruzaron en el pasillo de la planta baja y a diferencia de otras muchas ocasiones anteriores, esta vez no hubo ni saludos, ni sonrisas. Se extrañó por aquella conducta ausente de su amigo sin embargo, Arturo no le dio ninguna importancia. Aun así, volteó a verlo. Caminaba con la cabeza agachada, -pensativo, se dijo. Lo vio mientras esperaba el elevador. Después de haberse cerrado la puerta, dejó de pensar en su amigo Elías y retomó su paso.

Elías, cirujano como él, subió hasta el sexto piso, era el estacionamiento del edificio. Salió del elevador, se cruzó con dos o tres personas que esperaban, le dieron paso en silencio. Él, continuó con la mirada ausente, caminó hacía el ala sur, a pesar de que su auto se hallaba en el ala norte. Subió a la defensa de uno de los coches estacionados, allí lo vio una señora que acababa de estacionar su auto, y, que se encontraba a no más de diez metros de distancia.

-no lo vi titubear, diría más tarde, subió ágil y decidido, agregó

Elías alcanzó el muro perimetral del estacionamiento sin mirar atrás, y se lanzó enseguida al vacío. Al ver esto la señora que, se hallaba dentro del coche, abrió la puerta y salió corriendo. Gritaba nerviosa y asustada.

Desde abajo, un hombre que salía de un local comercial miró hacia arriba, - algo inexplicable, me hizo voltear hacia arriba, dijo, lo vi caer cabeza abajo, con los brazos pegados al cuerpo, sin manotear, sin gesto alguno, agregaría, cuando le hicieron el interrogatorio. El golpe fue seco, duro, y muy fuerte, como una maceta rompiéndose en pedazos.

-Fue cuando chocó la cabeza y el cuerpo contra el suelo, dijo este hombre y, lo confirmaron en este sentido dos personas más que, aunque no lo vieron caer, si escucharon aquel ruido.

Compartían la profesión desde hacía muchos años, Elías el maestro y Arturo digno alumno, pero sobre todo buenos amigos.

-esos prolongados silencios después de una cirugía, recordaría Arturo durante el velorio. –cómo no haberlo notado, se interrogaba. En efecto, Elías y sus largas meditaciones, sus diálogos internos. Aquella mirada siempre melancólica.    

Las pausas durante breves segundos que, precedían, a la explosividad durante la cirugía, -el tiempo es relativo, recuerda ahora Arturo, esa frase persistente de su amigo Elías.

-Uno es dueño de su tiempo, el tiempo es relativo, inexistente fuera de uno, decía Elías.

Se le veía cansado sobre todo en los últimos años, la larga carrera y sobre todo la carga de trabajo que parecía no disminuir con el paso del tiempo. Mucha fama igual a mucho trabajo. Ocasionalmente el descanso.

–los latidos cardiacos, Arturo, decía Elías, el sueño y la vigilia, el insomnio, el ruidoso respirar que abre mis ojos.

­-Es el cansancio Elías, respondía Arturo.

–sí, respondía Elías, debe ser eso.

Nunca lo vi abatido, comentó Arturo, a veces cansado después de las largas jornadas de cirugías, pero no más que eso.

–el tiempo es circular, solía repetir Elías, circular e irreversible, repetitivo, eternamente repetitivo y era cuando se explayaba un poco más.

-¿Hasta cuándo dejar pasar este tiempo que, parece envolvernos cada vez más, en una espiral? Recordó Arturo aquella pregunta que ahora cobraba sentido. Él lo interpretó como un hasta cuándo sería prudente dejar las rutinas diarias, la alarma del despertador, el desayuno en casa, el baño y el arreglo personal, las citas de consulta, las cirugías un día, y así cada día de cada semana y de cada mes, y el próximo año lo mismo, eternamente lo mismo. Considerando en Elías que, desde hacía varios años, había alcanzado el prestigio, la fama y el dinero para estar tranquilamente retirado.        

Las noches de Elías al llegar a casa, la esposa que estaba allí siempre atenta, los hijos que se fueron conforme se iban casando, tres en total. Los dos vasos de whisky que acostumbraba tomar después de la cena, encerrado en su estudio escuchando música, siempre el doliente Rachmaninov. Los dos vasos de whisky que daban ligera tranquilidad a su conciencia. Reposo leve, somnolencia brevísima, y de nueva cuenta el insondable insomnio, boca de lobo de las madrugadas. Las eternas preguntas desde sus más tiernas juventudes.

–qué sentido tienen las cosas que hacemos, pensaba.

-Qué sentido tienen los logros que obtenemos, qué, las metas que cada día se acumulan al paso como rosarios, qué sentido tiene la vida. Y cada madrugada le alcanzaba lentamente para un pestañeo que, aliviaba un poco y ayudaba para reponer el cansancio y estar listo de nueva cuenta cuando sonara la alarma del despertador.

Cavilaba en silencio mientras descansaba en la sala de médicos o al paso por los pasillos del hospital; en su cabeza daban vueltas los deseos y los conjuros para echar abajo esos deseos. Más de una vez encaminó sus pasos hasta el muro perimetral del estacionamiento, en el sexto piso. Más de una vez, esbozando una media sonrisa, se asomó tembloroso y miró hacia abajo.

–aún no es el tiempo, debió haber pensado, mientras recomponía la figura y daba marcha atrás, buscando su auto. Más de una vez también, permaneció parado en la planta baja, mirando desde allí el muro perimetral del sexto piso, imaginándose desde luego la escena que, una y otra vez, había recreado en sus pensamientos.

-cómo será desprenderse del estorboso cuerpo, pensaba Elías, mientras iba imaginándose el salto desde arriba cabeza abajo.

– ¿la libertad o la nada? Se cuestionaba siempre, y se hundía y se arremolinaba en el sillón del estudio. Casi imperceptibles a altas horas de la noche los acordes de violines y esos lentos y pausados movimientos de piano.

Ahora, la pregunta en derredor de aquel féretro era una sola, ¿cómo fue posible? Y la incredulidad de quienes acudieron a dar el último adiós, el adiós de despedida.

-no hay vuelta atrás, había dicho aquella tarde una vez concluida la cirugía. Se había cambiado de ropa. Salió del vestidor. Se detuvo a tomar un café; en el reloj, en el odioso medidor del tiempo, las cinco y cuarenta y tres minutos de la tarde. Observó con cierta gracia los saltitos que iba dando el segundero en su reloj de pulsera. No habló con nadie. Terminó el café. Salió al pasillo del hospital, no había nada que distrajera su atención. Si se topó o no con alguien a su paso, no tuvo conciencia de ello. Llegó a la zona de entre edificios y ni siquiera volteo a ver hacia arriba, no halló razón para hacerlo. Ignoró a su amigo Arturo cuando se cruzaron. O no se dio cuenta de esa presencia.

-Cuerpo y Yo, se repetía una y otra vez en su cabeza. Ni siquiera consideró cuerpo y alma. Ninguna conceptualización al misticismo.

–Cuerpo y Yo, solamente la idea de echar por la borda la prisión que era para él, aquel cuerpo. Ascendió por el elevador hasta el sexto piso. Sin una duda dirigió sus pasos al ala sur. Apenas levantó la mirada para identificar el sitio por el que, en otras ocasiones, se había asomado. ¡Ágil! Subió a la defensa del auto estacionado, mientras subía al muro tarareó sutilmente aquellos acordes de violín que siempre repiqueteaban en su cabeza. Alcanzó plenamente el muro perimetral, se sostuvo por algunas milésimas de segundo en ambos pies, completamente erguido.

-El tiempo es mío y solamente mío, a nadie más le pertenece, lo tomo ahora en mis manos y lo detengo justo cuando yo lo determino, cuando yo lo quiero parar. Y se dejó caer hacia adelante.

Después el silencio, la nada.

Y a pesar de él, todos empezaran a diseccionarlo, convirtiéndose en objeto de estudios y divagaciones psicológicas. Arturo y el grupo de trabajo comentando aquellos cambios de talante, interpretando o intentando interpretar aquellos silencios, aquellas miradas fugaces, aquellas frases. Su mujer y sus hijos con el dolor atravesado en el alma, interrogándose una y otra vez, tratando de hallar sentido a la decisión que, había tomado el padre, y rebuscando en los ancestros inclinaciones suicidas. Las hipótesis por supuesto, razones económicas, deslices extra-matrimoniales, deudas, deshonor, todas las que, pudieran razonablemente, tomarse en cuenta. Tristeza eterna, esa vaga inconformidad por la vida, y, de la vida. Desesperanza y la necesidad imperiosa de liberación. Cómo enredarse con ese sentimiento de disolución entre el cuerpo y el Yo, cómo identificar esa condición del hombre.

Al velorio le siguió la incineración y los rituales que, sociedad y religión, reclamaron. A la mañana siguiente de nuevo la rutina cotidiana, la alarma del reloj despertador, el desayuno frugal, el trabajo y sus horarios, y un día y luego otro día, y una semana detrás de cada semana y de cada mes y del año próximo, y así, eternamente.

-Sea lo que fuera fue cobardía, pensaba su mujer.

-Sea lo que fuera fue un acto de valor, pensaba su amigo Arturo.

Todos hablaban del final tan efectivo y del método empleado, de lo bien guardado que tenía sus planes, de lo engañados que los tuvo a todos. De cómo fue posible que los defraudara a ellos sus amigos, a ellos su familia, a ellos sus pacientes, a ella la sociedad. Todos hablaron de narcisismo, egoísmo, foco de atención suprema, y todos recaían de nuevo en la primera etiqueta y volvían con lo del narcisismo.  

De la libertad o la nada que, buscaba Elías, nadie dijo una sola palabra.

 

© 2020 By Oscar Mtz. Molina

Visitas: 87

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Creatividad Internacional para añadir comentarios!

Participar en Creatividad Internacional

Comentario por Beto Brom el junio 1, 2020 a las 5:28pm

Lograste conmoverme.

Con seguridad lo volveré a leer, quizás me olvidé de algo importante...

Gracias por compartir estas insinuantes líneas.

Shalom amigazo

Comentario por Oscar Martínez Molina el mayo 31, 2020 a las 9:25am

Relectura de domingo 

Comentario por Oscar Martínez Molina el mayo 29, 2020 a las 9:21am

Perturbador 

Libros — Editores

E-mail: 

creatividadinternacional@gmail.com

_______________

Creatividad Internacional’, es una red abierta, donde no se tiene que registrar para ver su información y colaboraciones, hay +6,000 Foros de Discusiones sobre grandes escritores y cineastas; actualización diaria de noticias literarias y cinematográficas y +18,000 blogs con creaciones literarias de gran talento. 

Un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores.  Los invitamos a participar.

Ismael Lorenzo, Director, Creatividad Internacional

Alina Galliano R.I.P. Jorge Dominguez, Alonso de Molina,  Alejo Urdaneta, Lissette Rivas Ambrosio, Gloria Züñiga, Fabio Pabón.

Subdirectores

________________

'Creatividad Internacional' no se hace responsable por los contenidos y opiniones publicados por sus miembros.

________________

PROGRAMACION RADIAL DE 'CREATIVIDAD INTERNACIONAL'

ENTREVISTAS, CINE Y LIBROS,  CONVERSATORIOS  

286 Programas, +46,900 vistas en Youtube y en Instagram.  Transmitidos por Radio Satelitevision, Chile.

______________

Una historia que no tiene fin

Ismael Lorenzo

Mis Memorias, y relatos sobre violencia y abuso sexual contra mujeres. En colaboración con 'Casa Azul Ediciones',  en Nantes, Francia

_______________

El silencio de los 12

Ismael Lorenzo

'El silencio de los 12', narra las historias, en sus propias voces, de mujeres agredidas sexualmente, sus consecuencias y secuelas de estos abusos. Desde el Líbano hasta España, desde Francia hasta Italia

EL SILENCIO DE LOS 12

_______________

Soy Felipito

Ismael Lorenzo

Soy Felipito' las aventuras y desventuras de un gato enamoradizo, actor, autor y con pretensiones de alcaldegato.  "Mi papá lo ha preparado.  Tengo que confesar que en la portada he quedado bellísimo, aunque Uds. piensen que la opinión viene de muy cerca.  Ya los hermanos Coen están llamando a mi papá por los derechos cinematográficos

SOY FELIPITO

_______________

Dos orillas un destino

Adela Soto

DOS ORILLAS Y UN DESTINO aborda, entre otros perfiles, lo social entrelazando recuerdos de la infancia, de su terruño de una forma ética y estética de su filosofía vivencia.  El esfuerzo diario, el deseo de continuar a pesar de la cruz que carguemos, y las piedras del camino, van transitando junto con su autora por los diferentes conflictos existenciales que tiene que enfrentar una muchacha provinciana que decide venir a vivir definitivamente como exiliada a Miami.

DOS ORILLAS Y UN DESTINO

_____________

RelaciónArte: Una actividad de riesgo

Mar Cantero Sánchez

Sé que una actitud negativa, mantenida en el tiempo, daña tu autoestima hasta tal punto que puede dejarte sin recursos ni libertad para hacer y deshacer a tu antojo, para vivir tu vida, tomar tus propias decisiones, y ser feliz.

RELACION  ARTE

_________________

PREMIO LITERARIO 'REINALDO ARENAS, DE CREATIVIDAD INTERNACIONAL 2020'

Este año 2020 será en el Género de 'Novela'. Recibimos manuscritos desde el 1ro de septiembre al 15 de octubre.

PREMIO REINALDO ARENAS

_______________

CASA AZUL EDICIONES

Nantes, Francia

________________

Los hilos de la demencia

Adela Soto Alvarez

LOS HILOS DE LA DEMENCIA, es la recopilación de poemas de diferentes épocas entrelazados en una temática donde se encierra una pasión excéntrica repleta de tropos literarios donde la fuerza poética es un fuerte eslabón que los ata.

LOS HILOS DE LA DEMENCIA

_______________

Un humano cualquiera

Alonso De Molina

“…Escribir, de alguna manera, es transmitir a los demás aquello que llevamos dentro, un relámpago, quizá, o, tal vez, un hambre”. Hambre que en mí se despliega noche a noche con la lectura (antes de dormirme) de un poema, que bien pudo ser “Fue así que me parió mi madre” -que a mí también me parió mi madre no una noche de enero, sino un casi mediodía de febrero-

UN HUMANO CUALQUIERA

________________

Aromas de Café: Colección de cuentos

Oscar Martínez Molina

Aromas de café, es una recopilación de cuentos en torno a una taza de café, obra primaria que traté de enriquecer con algunos otros relatos. Mezcla de nostalgia, despedidas, perdidas, añoranzas. Particularmente una fotografía del pueblo, Yajalón, tan de cafetos

AROMAS DE CAFE

________________

'Creatividad Internacional', red de Literatura y Cine, un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores.

© 2020   Creado por Creatividad Internacional.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

VISITAS DESDE MARZO 5/09: