Paris, T. Eiffel, Oscar Mtz. Molina 

A pesar de la hora, diez de la mañana, la bruma a tope y el frio que cala. No se podía ver más allá de veinte metros, aun así, dejé la bohardilla del vetusto edificio en el que rentaba, era de los pocos lugares que conservaba la pintura vieja y las paredes sin resanar. El resto de edificios remodelados y vueltos casi nuevos. Rue des 3 portes, en el barrio latino. Apenas pisar la calle y el olor a pan recién hecho, dos o tres cafeterías de las que pasé de largo. Caminé sobre Rue des 3 portes desayuné en una boulangerie situada en una estrecha esquina. Café au lait y un croissant. Retomé el camino, giré a la derecha sobre Rue de l´hotel Colbert, hasta rue de la Bucherie, aquí di vuelta a la izquierda sobre Rue Lagrange y me asomé a Quai de Montebello. Allí atravesé el Sena por Pont au doble y descansé en una de las bancas de fierro y tablones de madera. Mi vista se paseaba entre las entristecidas siluetas del Sena y Notre Dame apenas visibles por la densa bruma. Oí que alguien dijo mi nombre, -¡Charles!- Me llamo Carlos pero aquí en Paris soy Charles.

- Charles, je sais que vous avez peur, dijo ella. (Carlos, sé que estás asustado)

Era Maga, me puse de pie para saludarla, le di un beso en cada mejilla. Ella buscaba con su mano mi entrepierna, reía.

-Tranquilo Charles, agregó. Y besó mi boca.

– ¡Maga, Maga! El vozarrón de Oliveira, tratando de encontrar a Maga. Apenas descubrirnos dio dos o tres largas zancadas, cogió a Maga por la cintura, a mí me dirigió un hosco gesto, en seguida se despidieron. Alcancé a ver que Maga, volteo a verme, sonreía. Medio Paris tenía la duda de que Rocamadour, el pequeño hijo de Maga, fuera mío.       

Retomé mi paso, al final del puente y a mano izquierda, bajé las escalinatas. Caminé por el andador a la orilla del Sena. Crucé ile de la Cité hasta petit Pont. Allí subí de nuevo a ras de calle, crucé la avenida, descendí nuevamente por las escalinatas, y tomé el estrecho andador, caminé equilibrándome en el borde, odiaba el encharcamiento a mi paso, Paris tan culto, tan extrañamente sucio. Subí las escalinatas de Pont Saint-Michel y volví a bajar hacia el andador a orillas del Sena. El andador en esta parte era amplio, con pequeñas zonas arboladas, bancas y por supuesto con parejas enamoradas, por alguna razón regresó a mi mente Maga, el parloteo constante, las palabras entremezclando el francés y el español, los cigarrillos, el humo, el dolor de cabeza, la cama, las interminables tardes de vino, el cuerpo y la lujuria. Suspiré por Maga, mi Maga ahora de Oliveira.  Llegué a Pont Neuf, seguí de frente, pasé por debajo de Pont Neuf, allí un pequeño estacionamiento. Alcancé la punta de ile de Cité, y di vuelta atrás, sobre el otro lado. Allí el muelle de los paseos en barco. Me senté a la orilla del atracadero, fumé lentamente, echaba el humo y el humo se perdía entre la bruma. Retomé la ruta por Pont de Neuf y llegué a Quai du Louvre. En la acera, apenas algunos pequeños puestos de libros y revistas, fotografías y postales en blanco y negro, algunas mal hechas pinturas de Picasso. Hice un alto en Pont des Arts. Algunos desmañanádos haciendo caricaturas a paseantes trasnochados. Allí la sonrisa y el escote mostrando los pechos a pesar del frio, allí la coquetería al tope.

-¡Anne Copeau! Exclamé, mi querida Anne Copeau. Y justo en ese instante saqué de mi ensueño a Maga. Sin reparo alguno, Anne vino a mí al reconocerme.

-mon cher ami comment vas-tu, dijo Anne (mi querido amigo como estas), respondí que muy bien. La abracé y besé con la confianza de haber sido amantes, tiempo atrás. El tipo, su acompañante, me vio indiferente. –Nana, dijo el tipo, Anne volteó a verlo, se despidieron. Pensé en aquel primer encuentro con Anne. El teatro Varietés de Paris, la Diosa Rubia, su descomunal triunfo. Y allí entre hombres de negocios, artistas celebres, banqueros, el amor tras bambalinas, simple mortal. Y Anne fijándose en mí, y no en ellos. Pero bueno a que seguir con esto.       

Regresé a la Quai François Mitterrand, a mi derecha el museo de Louvre, seguí caminando un tanto acalorado. Crucé les Jardín des Tuileries, finalmente Place de la Concorde. Allí descendí de nuevo al andador del rio Sena. A mi izquierda alcancé la primera mirada ya cercana de la torre Eiffel, sonreí. Llegué a avenue de New York, nuevamente en el andador pasé por Port Debilly, allí barcos para turistas. Ascendí por Pont d´léna, a mi derecha Jardins du Trocadéro, di vuelta a la izquierda, crucé el puente, allí de frente a mí, la torre Eiffel, casi dos horas de camino. Me senté a tomar un buen respiro. Un hombre se sentó junto a mí, muy alto, delgado, con una barba rara, y gafas gruesas de fondo de botella para ocultar la miopía.

-Julio, dice, y al mismo tiempo extiende su mano, la estrecho, -Charles, respondo yo.

-Cortázar, agrega. Y le descubro una sonrisa en el rostro.   

-Jean Valjean fue un hombre justo, dice Julio. Un hombre de alcantarillas, agrego yo.

-Sí, pero justo, cierra enérgico Julio.

-Pensar que por estos lugares asomaba las narices, dice Julio. Enseguida se levanta y se aleja sin despedirse.    

Esperé alrededor de cinco minutos después de que se alejara Julio, veía a uno y otro lado. Era medio día y la bruma tan puesta como al principio. Escuchaba voces como susurros, alcanzaba a ver algún transeúnte con el cigarro en la boca, bueno, alcanzaba a ver el tizón del cigarro. Los pasos que se alejaban en aquella neblina.

Me había acercado hasta la Torre Eiffel y la encontré atestada de murciélagos, cientos, miles o quizás millones, vueltos cabeza abajo. Por cierto todos dormían sin emitir chillido alguno. De nuevo estaba sentado en esta banca. En espera.

-¡Charles! Oí mi nombre. Era Emma   

-Sí, Emma Bovary, mi esposa. Y en cuanto estuvo cerca de mí, todas sus traiciones desenfrenadas, volvieron a quemarme el alma. Emma era la mujer más hermosa que hubiese visto en mi vida, incluida la gitanilla aquella que, por echarme la suerte a las cartas, terminó en mi cama, Esmeralda. Vaya lío gordo que se armó con el jorobado de la iglesia. Pero volviendo a Emma, quizás su juventud y mis pocas aspiraciones. Eran sueños de juventud dorada, médico de pueblo, loco idealista. El derrotero que nos llevó a la campiña, a la casa del Duque, a las trampas, a los engaños, a la locura.

 -¡Emma! París bien vale una misa, dije. (- Paris vaut bien une messe-), volvamos a intentarlo, agregué y pensé en la Iglesia de Saint-Sulpice, para ofrecerla.   

-Esa frase es de Enrique IV, dijo Emma, (Cette phrase vient d'Enrique IV)

Ni siquiera me había dado la oportunidad de hacer esa frase, mía. Me levanté de aquella banca, la dejé sola. Mientras volvía a la orilla del Sena, una sombra pasó delante de mí como fantasma. Marguerite Gautier, pensé al descubrirla. Tan delgada, tan pálida, tan enferma.

En su mano, alcancé a mirar un pañuelo blanco, con algunas manchas de sangre.

 

© 2020 By Oscar Mtz. Molina  

Visitas: 102

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Creatividad Internacional para añadir comentarios!

Participar en Creatividad Internacional

Comentario por Ismael Lorenzo el domingo

Un cuento sobresaliente en un autor de cuentos sobresalientes!

Comentario por Oscar Martínez Molina el julio 1, 2020 a las 12:46pm

El Paris de la escritura y la Bohemia 

Comentario por Oscar Martínez Molina el junio 11, 2020 a las 6:14pm

Charles, je sais que vous avez peur

Libros — Editores

E-mail: 

creatividadinternacional@gmail.com

_______________

Creatividad Internacional’, es una red abierta, donde no se tiene que registrar para ver su información y colaboraciones, hay +6,000 Foros de Discusiones sobre grandes escritores y cineastas; actualización diaria de noticias literarias y cinematográficas y +18,000 blogs con creaciones literarias de gran talento. 

Un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores.  Los invitamos a participar.

Ismael Lorenzo, Director, Creatividad Internacional

Alina Galliano R.I.P. Jorge Dominguez, Alonso de Molina,  Alejo Urdaneta, Lissette Rivas Ambrosio, Gloria Zúñiga, Fabio Pabón.

Subdirectores

________________

PARA ACTUALIZAR SU MEMBRESIA:

En estos tiempos de crisis y para poder seguir  en nuestro proyecto cultural, a partir del 1ro de agosto, Creatividad Internacional va a trabajar las membresías en tres categorías:  

https://www.creatividadinternacional.com/page/donaciones 

______________

'Creatividad Internacional' no se hace responsable por los contenidos y opiniones publicados por sus miembros.

__________________

PROGRAMACION RADIAL DE 'CREATIVIDAD INTERNACIONAL'

ENTREVISTAS, CINE Y LIBROS,  CONVERSATORIOS  

292 Programas, +48,400 visualizaciones en Youtube y en Instagram.  Transmitidos por Radio Satelitevision, Chile.

________________

Una historia que no tiene fin

Ismael Lorenzo

Mis Memorias, y relatos sobre violencia y abuso sexual contra mujeres. En colaboración con 'Casa Azul Ediciones',  en Nantes, Francia

_______________

Antología de Relatos Breves

ANTOLOGIA DE RELATOS BREVES

_______________

El silencio de los 12

Ismael Lorenzo

'El silencio de los 12', narra las historias, en sus propias voces, de mujeres agredidas sexualmente, sus consecuencias y secuelas de estos abusos. Desde el Líbano hasta España, desde Francia hasta Italia

EL SILENCIO DE LOS 12

_______________

Soy Felipito

Ismael Lorenzo

Soy Felipito' las aventuras y desventuras de un gato enamoradizo, actor, autor y con pretensiones de alcaldegato.  "Mi papá lo ha preparado.  Tengo que confesar que en la portada he quedado bellísimo, aunque Uds. piensen que la opinión viene de muy cerca.  Ya los hermanos Coen están llamando a mi papá por los derechos cinematográficos

SOY FELIPITO

_______________

Dos orillas un destino

Adela Soto

DOS ORILLAS Y UN DESTINO aborda, entre otros perfiles, lo social entrelazando recuerdos de la infancia, de su terruño de una forma ética y estética de su filosofía vivencia.  El esfuerzo diario, el deseo de continuar a pesar de la cruz que carguemos, y las piedras del camino, van transitando junto con su autora por los diferentes conflictos existenciales que tiene que enfrentar una muchacha provinciana que decide venir a vivir definitivamente como exiliada a Miami.

DOS ORILLAS Y UN DESTINO

_____________

RelaciónArte: Una actividad de riesgo

Mar Cantero Sánchez

Sé que una actitud negativa, mantenida en el tiempo, daña tu autoestima hasta tal punto que puede dejarte sin recursos ni libertad para hacer y deshacer a tu antojo, para vivir tu vida, tomar tus propias decisiones, y ser feliz.

RELACION  ARTE

_________________

PREMIO LITERARIO 'REINALDO ARENAS, DE CREATIVIDAD INTERNACIONAL 2020'

Este año 2020 será en el Género de 'Novela'. Recibimos manuscritos desde el 1ro de septiembre al 15 de octubre.

PREMIO REINALDO ARENAS

_______________

CASA AZUL EDICIONES

Nantes, Francia

casaazulediciones@gmail.com

________________

Un humano cualquiera

Alonso De Molina

“…Escribir, de alguna manera, es transmitir a los demás aquello que llevamos dentro, un relámpago, quizá, o, tal vez, un hambre”. Hambre que en mí se despliega noche a noche con la lectura (antes de dormirme) de un poema, que bien pudo ser “Fue así que me parió mi madre” -que a mí también me parió mi madre no una noche de enero, sino un casi mediodía de febrero-

UN HUMANO CUALQUIERA

________________

Aromas de Café: Colección de cuentos

Oscar Martínez Molina

Aromas de café, es una recopilación de cuentos en torno a una taza de café, obra primaria que traté de enriquecer con algunos otros relatos. Mezcla de nostalgia, despedidas, perdidas, añoranzas. Particularmente una fotografía del pueblo, Yajalón, tan de cafetos

AROMAS DE CAFE

________________

'Creatividad Internacional', red de Literatura y Cine, un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores.

© 2020   Creado por Creatividad Internacional.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

VISITAS DESDE MARZO 5/09: