Eran una tonga de gente gritando y tirando piedras. Yo lo vi, que estaba allí. Era un manco, no crea otra cosa aunque se lo digan; aseguran, yo no lo sé, manco de la mano derecha...o de la izquierda. Yo estaba allí. La muchacha del vestido rojo era blanca como la leche y lo seguía, corriendo, contra el hotel Inglaterra y tiraban piedras y tiraban latas y hasta bombas. La mulata de la ropa roja- roja como si estuviera ensangrentada, así se tiñe la tela cuando te matan, yo, que estuve en dos guerras, se lo aseguro, la sangre no se quita ni con cloro - gritaba más que nadie. Yo saltaba tras la gente y vi salir al policía. Venía en bicicleta por Manrique y salió a Malecón de improviso. La negrita de los shores rojos lo vio y le saltó arriba y con las uñas, con sus propias uñas, le sacó los dos ojos. ¿Uno solo? Le sacó un solo ojo. Yo la vi con estos míos, que yo estaba en el Parque Central y en el malecón, y en los muelles de la bahía; créame a mí. La chinita esa del pañuelo rojo, esa, le partió la cabeza al compañero de la brigada Blas Roca en la Avenida del Puerto; yo recogía recuerdos de la batalla dentro de la tienda para extranjeros del puerto, la que está por el costado del convento de San Francisco, y la vi discutiendo con un mayor. Era ella, sí, cómo no, la que aparece en la foto del Mayami Gerald, con dos tipos en pantaloncitos disparando y ella al fondo recibiendo los balazos, que yo me las sé todas y recuerdo bien claro a ese trasvesti de la chaqueta roja, con tetas falsas y los labios pintados, gritando: ¡Que viva Shangó! ¿No quiere Usted un resguardo, por un siacaso? Ya sé que nosotros no creemos en esas cosas, pero como la caña está a tres trozos y uno se recuerda de Santa Bárbara cuando llueve... conmigo no hay tema: yo soy una tumba, no una rumba. ¿Quién? ¿El maricón de la chaqueta roja? Bueno, la mujer, está bien, la jeba de la jaba, la chica de la valija roja; pues a mí me pareció un macho, tirando piedras a los edificios de los extranjeros y a los policías y a las tiendas de dólares. Yo estuve en Angola, y esto estuvo casi tan feo como aquello. Yo saltaba de un hotel en la calle Galiano a un Infotur en Reina, brincaba del Infotur a la estación de policía de Zanja y Dragones, de allí volaba a la Lonja del Comercio y siempre la vi, con el pullover rojo, las tetas saltando con ella: arriba y abajo y siempre gritando: ¡esbirros! ¿Usted sabe qué quiere decir esbirro? No, yo no. Yo estaba allí para ver, yo soy veterano de Etiopía, maté como a mil somalos o somalíes. ¿Le cuento la batalla de Ogadém, donde mi general Ochoa se lució mandando tanques? Hasta los rusos se quitaban el gorro. Mengistu lo abrazó y le dio una condecoración y le regaló un Mercedes Benz del año. Ese Mengistu era del carajo, chiquito y revijío como dicen los campesinos, pero tenía aterrorizados a los generales etíopes. Una vez se creyó que varios jefes lo querían destituir y pidió una reunión con todo el alto mando. Todo el mundo llegó con sus escoltas, había guerra, ¿no?, y cuando todos estaban reunidos y encerrados el enano aquel sacó una metralleta Uzzi y comenzó a disparar con ella a cada uno de los sospechosos. Sesos y sexos regados por toda la mesa y Haile Marian tirando con el Galil y todos de piedra. ¡Que cagástrofe! Cuando el tipo terminó el AK-47 estaba al rojo vivo. Yo conozco la guerra en la selva, en las ciudades, en el desierto, en las montañas: ¿recuerda cuando volamos el Puente de Oro? Sí, el del Salvador, por allá, por América del Sur. Coño, estaba lleno de soldaditos nerviosos. Yo me acuerdo que el Gordo, el mayor de Tropas que mandaba el grupo nuestro, era un tipo aindiado de Guantánamo, todos éramos aindiados y andábamos sin pasaportes ni papeles ¡nada! por si mataban a alguno que no pudieran probar la nacionalidad, que éramos cubanos, vaya. La gente de los Farabundos nos guiaron hasta cerca del puente, uno muy largo, que unía dos partes del país separadas por un río. El río partía el país en dos y por ahí pasaban todos los carros, la comida, los equipos, la gasolina, los pollos, el dinero, todo. El cielo era como el de aquí y... ¿La camisa roja? Está bien, déjame respirar. Ella o él, nadie sabe bien, se bajó de un carro en el Prado, frente al Capitolio, a la Academia de Ciencias, y corrió hasta el Parque Central. Allí estaba reunida una turba, montón pila burujón puñado de gente, gritaban abajo quien tú sabes y los turistas se asomaban a los cristales de las ventanas- de qué lugar sacarán esos cristales- y tiraban fotos y sacaban videos, para ellos era una fiesta ¿no?, digo yo. A mí no me crea, pero dicen que cuando empezó la cosa, la gloriosa policía nacional revolucionaria echó tremendo pie, paticas para qué te quiero, porque la cosa estaba fea, ¿oíste? Los muchachones empezaron a protestar por el hundimiento del remolcador Trece de Marzo y porque la policía suspendió el cruce de la bahía en lanchas. Eso era un relajo, ya la gente decía que existía una línea directa de lanchitas Regla -Mayami. Pues la suspendieron; a dar la vuelta por Luyanó o coger el camello hasta La Habana del Este y allí ponte a inventar. Cuando llegamos nosotros a la batahola todo el barrio de Jesús María andaba tirado a la calle, las mujeres en bata de casa aprovechando para enseñar el culo todo mientras gritaban que estaban de acuerdo, mucha hambre, poca ropa ni leche para los niños, nada tú. La verdad que los rusos nos embarcaron: tanta amistad eterna y lazos indestructibles y tantas guerras de liberación y tantos muertos y nos dejaron comiendo un cable. ¡Tronco de mariconada!, ¿Verdad compañero? Y Ochoa muerto. Y los Jimaguas, por eso es la salación que nos ha caído arriba, todo el mundo sabe que no se debe matar a un mellizo. El Caballo mató a uno de sus Jimaguas y al otro lo metió preso por miedo. Y ahí está, metió presa a la mitad de su suerte y la otra la mató, igualito que a la chiquita de la camisa roja que tenía montado a Shangó. ¡La mataron, coño, que yo lo vi! Y tengo la camisa roja manchada de sangre roja, la verdadera camisa, la genuina, la real, lástima que no se vea la mancha. No les crea a los que dicen por ahí que se fue del país con un extranjero de la embajada española, uno con el pelo recogido en cola de caballo; está muerta, la mataron y enterraron y después dijeron: no había ninguna mujer de camisa roja. Si yo tengo la original camisa roja, tan verdadera como la de cualquiera, con sangre de verdad. ¿La quiere de recuerdo? Se la doy barata. Una reliquia histórica. En dólares, claro. Y arrecuerde, son muchos los que dicen esto y lo otro, y que bururú barará, pero... ¿dónde está Miguel?

Visitas: 62

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Creatividad Internacional para añadir comentarios!

Participar en Creatividad Internacional

Comentario por Juan Ibáñez Mantero el mayo 6, 2009 a las 2:58am
El tiempo siempre ofrece nuevas perspectivas para revivir lo pasado con otros ánimos.
Terminamos riéndono de nosotros mismos.

Saludos.
Comentario por Alina Galliano el marzo 27, 2009 a las 9:57pm
Un disfrute de narrativa.
Saludos

Libros — Editores

E-mail: 

creatividadinternacional@gmail.com

_______________

Creatividad Internacional’, es una red abierta, donde no se tiene que registrar para ver su información y colaboraciones, hay +6,000 Foros de Discusiones sobre grandes escritores y cineastas; actualización diaria de noticias literarias y cinematográficas y +17,000 blogs con creaciones literarias de gran talento. 

Un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores.  Los invitamos a participar.

Ismael Lorenzo, Director, Creatividad Internacional

Alina Galliano R.I.P. Jorge Dominguez, Alonso de Molina,  José Ignacio Velasco, Lissette Rivas Ambrosio, Gloria Zúñiga.

Subdirectores

________________

'Creatividad Internacional' no se hace responsable por los contenidos publicados por sus miembros.

________________

PROGRAMACION RADIAL DE 'CREATIVIDAD INTERNACIONAL'

ENTREVISTAS, CINE Y LIBROS,  CONVERSATORIOS  

 191 Programas  y +32,400 vistas en Youtube. Martes y Jueves por Radio Satelitevision

_______________

SOY  FELIPITO

Ismael Lorenzo y Felipito

'Soy Felipito' las aventuras y desventuras de un gato enamoradizo, actor, autor y con pretensiones de alcaldegato.

—Soy Felipito y estoy más que contento, mi papá me ha creado este blog y una página en Facebook como mi guía Stubbs MayorCat, que por 20 años fue alcalde en Alaska.

SOY  FELIPITO

_______________

Matías Pérez de viaje por el Caribe

Ismael Lorenzo

“Los libros con las aventuras de Matías Pérez son un compendio de humor desternillante, erotismo desenfrenado y surrealismo caribeño”.

Alfredo García Francés, novelista y periodista del diario ‘El País’, de España.

MATIAS PEREZ DE VIAJE POR EL CARIBE

_____________

La familia y uno más

 José Ignacio Velasco Montes

La presente obra, que es la influencia positiva que puede ejercer un perro bien educado en el entorno de una familia, sobre todo con niños.

Pues al hacerse responsables del perro que desean y que les es concedido, disfrutan de una metamorfosis en su conducta en todos los sentidos de su vida que les hacen mejorar de una forma manifiesta no sólo en su comportamiento, sino también en los estudios, en las amistades, y en las relaciones de padres con hijos, así como una placidez en sus vidas,

LA FAMILIA Y UNO MAS

_____________

Cuentos reunidos

José Baroja

Estos cuentos, enhebrados con el fino arte de la palabra común y exentos de barroquismos estériles, inclinan la punta de su lanza como un arado que entra en la tierra de lo humano para labrar el surco de esta otra palabra que llamamos “literaria”.

CUENTOS REUNIDOS, ANTOLOGIA BREVE

_____________

De hombres y sirenas

Carlos L. García-Aranda

De hombres y sirenas es una obra que se desarrolla en varias épocas de la historia de España, en la que se hace una reflexión sobre las emociones humanas, el destino y la búsqueda de la felicidad, y una descripción de cómo vivieron y fueron tratados los homosexuales en la España de la Dictadura.

DE HOMBRES Y SIRENAS

_______________

La rebelión de las lentejas

Fernando Gracia Ortuño

La segunda novela del escritor barcelonés Fernando Gracia Ortuño. Fiel a su estilo satírico, esta vez nos presenta una novela ácida y conmovedora en la que hace una crítica voraz al sistema laboral en España,   Anécdotas, incursiones absurdas del protagonista y demás personajes, represalias demenciales en un clima laboral asfixiante...

LA REBELION DE LAS LENTEJAS

__________________

Pinar Publisher

Editorial online. 

Los servicios editoriales necesarios para adaptar tu manuscrito a los estándares de la industria, tanto para libro en formato digital como impreso.  Tu manuscrito quedará listo para ser publicado bajo demanda en cualquiera de las plataformas que hoy permiten acercar el libro a los lectores.  1+ 912-342-0270 

servicioescritores@pinarpublisher.info.

https://pinarpublisher.com

______________

Amalia Sánchez

Adela Soto Alvarez

Obra va dirigida a todos aquellas personas que desconocen lo que ocurre dentro de nuestro interior cuando la desesperanza nos desploma, y lo importante que es la fe para salvar el espíritu, porque con fe todo se logra, con fe las caídas son menos fuertes y la fe nos ayuda a levantarnos de cada vacío espiritual y material a que nos condene la propia existencia

AMALIA SANCHEZ

_______________

'Creatividad Internacional', red de Literatura y Cine, un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores.

© 2019   Creado por Creatividad Internacional.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

VISITAS DESDE MARZO 5/09: