Un guiño en medio de la locura (un cuento entre los vapores del huachicol)

Autorretrato con expreso, CdMx 2018

Con una maniobra rápida con el volante, dio una vuelta prohibida en U, librando apenas al auto que se acercaba en el sentido contrario, ambos con la firme intención de ponerse en la fila. El turno le correspondía a él, sin embargo, aun habiéndose visto afectado por la conductora y su vuelta en U, en un inesperado acto de caballerosidad, dejó que fuera ella antes que el. Ligeramente apenada agradeció el detalle con un discreto movimiento de la mano izquierda. Eran las ocho con veintitrés minutos de la mañana, la gasolinera en la que hacían fila se hallaba a novecientos metros, y detrás de ellos, los autos se iban acomodando hasta extenderse a por lo menos novecientos metros más. Los rumores marcaban las rutas para conseguir combustible, de pronto corría la noticia velada de que esta vez sería en la cañada, y en seguida la aglomeración de conductores. El recorrido que cada uno de ellos había hecho esta mañana los había traído, a ella, desde alguna zona residencial de santa Fe y a él, desde un edificio de elegantes departamentos de la colonia del Valle. Después de una espera de treinta minutos, ella escuchando música y él oyendo las noticias de telefórmula, coincidieron en una mirada por el retrovisor de ella. El espejo le mostró a él un leve arqueo de las cejas y un expresivo abrir de los ojos y ella alcanzó a ver en él, un leve movimiento de cabeza. Veinte minutos después él descendió de su auto, pasó junto al de ella sin voltear a verla, se perdió entre coches y camionetas delante de los suyos, ella lo veía aparecer y desaparecer de entre la fila. Un tiempo después volvió sus pasos. Le sonrió con la confianza de haber pasado por lo de la vuelta en U, de haber cedido el lugar en la fila, y de haberse cruzado las miradas por el espejo retrovisor.

-los primeros de la fila están allí desde las dos de la mañana, según explicaron el retardo inicial fue porque hubo primero una revisión de que todo estuviera en orden, que la gasolinera no fuera de huachicol, y en ese ínter, la pipa la entregaron a otra, lo último que supieron es que ya viene otra. Dijo el, atropelladamente.

-y tú crees que venga. Preguntó ella.

 Él asintió con la cabeza y agregó. Ya me queda poca gasolina, tendré que esperar. 
-ni modos, yo ya casi ando con la reserva. Dijo ella. 

Volvió a sentarse y de nuevo las noticias. Ahora levantaba la mirada y de nuevo coincidía con el reflejo de los ojos de ella, por el espejo. 

A las nueve y cuarenta y cinco minutos, ella salió del auto y se dirigió al de él. 
Le preguntó si sabía de algún lugar para desayunar, tenía hambre. 
-No conozco por estos lugares. Dijo él. Allí fue cuando ella supo que él venía de la del Valle. Volvió al coche. Un poco más tarde, él bajó del coche y se acercó al de ella. 
-he visto que detrás de nosotros hay un tipo con tacos de canasta en una bicicleta ¿gustas? 
-respondió que sí, y mientras ella hurgaba en el bolso, él se alejaba. Yo los pago. 
Le entregó una bolsa con seis tacos, tres de papa, dos de frijoles y uno de chicharrón. Volvió al coche. Cada uno desayunó. De vez en cuando las miradas. 
-veinte minutos después de los tacos, ella salió de su coche y caminó al de él. 
-en Google me marca un Oxxo a pocos minutos de aquí, iré por café, dijo ella ¿Gustas? Y él respondió que sí. 

Por cualquier remota posibilidad, ella le dio a él, las llaves del coche. 
-por si se mueve la fila. Dijo. 

Volvió con los cafés y esta vez, ambos decidieron tomarlos de pie, en el arroyo de la banqueta. Allí se enteró el que ella, vivía en santa Fe. Charlaron del tema que los tenía allí, el problema del huachicol, las consecuencias del desabasto, las molestias después de éstos cuatro días. Alrededor de la una y media y ante el fuerte rumor de que la pipa llegaría de un momento a otro, se presentó un conato de bronca, más o menos doscientos metros delante de ellos. Ante el nerviosismo de ella, él se vio obligado a averiguar de qué se trataba. 
-el amigo de un conductor que llegó con dos bidones para comprar su propia gasolina. Dijo él. Y lógico los demás lo echaron fuera. 

-No respetan, es una pena. Dijo ella.

El vio que cuando dijo, es una pena, se le marcaron dos hoyuelos, uno en cada mejilla. Y pensó que la hicieron verse linda. A las tres y cuarto de la tarde, los visitó una comitiva que venía de los coches de adelante, estaban organizándose para poder ir a comer y por supuesto para ir a los sanitarios. Uno de ellos había conseguido que, un vecino, les facilitará un baño. Muy discretos. Pidió el conductor. Por quince pesos. Del grupo, dos más traían engarzados en el cinto, los llaveros de los coches que se fueran uniendo. Ellos se harán cargo de mover los autos en caso necesario. Explicaron. Dos más acompañados de dos policías. Y nosotros cuidaremos para que mientras se acomoden los coches, no se metan. El más organizado de todos ellos, guardaba en el celular, el número y la marca del auto. En cuanto haya movimiento, enseguida les marco. Dijo 

Le dieron los números, entregaron las llaves, caminaron uno al lado del otro. Ocuparon una mesa del solitario restaurante y con la mayor de las calmas, comieron. 
Ya nos llamarán. Dijo ella. 

Al quedar frente al ventanal hacia la calle, ella vio que, los ojos de él, eran de un discreto verde aceitunado. Volvieron sin prisa, desandando el camino que los había llevado al restaurante. Recogió cada uno sus llaves. Caía la penumbra de la tarde. Para seguir la charla del restaurante, ella sugirió que subiera a su coche y él aceptó sin ninguna duda. La plática sobre la gasolina y demás temas políticos, había dado paso a otros más personales, a qué se dedicaban, los años de casados, ella dieciséis, dos hijas, y el veinte, una niña y un niño, bueno adolescentes. La música y qué películas, coincidieron en algunas. Justo cuando él le decía que se veía hermosa con los hoyuelos en cada mejilla, en la fila se dio un extraño movimiento. De repente los conductores que fumaban o platicaban fuera de sus coches, corrieron a ellos, encendiendo los motores. Él bajó de prisa y echó en marcha su vehículo. La fila se movió algo así como cien metros. Después todo volvió a ser como antes. Permaneció dentro, después bajó y caminó para enterarse. Volvió con ella. El parte de los hechos. Un señor al que se le bajó el azúcar y al que, los familiares, vinieron a sacarlo, varios conductores que decidieron abandonar la fila, la compactación del resto. Explicó él. 
-la pipa está en un congestionamiento de tránsito. Muy cerca. Agregó él, ya dentro del coche de ella. 

-y qué más con los hoyuelos de mis mejillas. Dijo ella. 

A las ocho treinta de la noche, doce horas después de aquella prohibida vuelta en U, y en un largo y profundo silencio, apenas con la tenue luz del alumbrado público, él se acercó a ella y con una delicadeza digna, le dio un beso en cada mejilla, justo en el sitio en el que, se formaban aquellos hoyuelos, muy cerca de los labios. 

Ella suspiró y tomó su mano, entre dientes murmuró algo respecto del color de aquellos ojos. Afuera sonidos de claxon, gritos y algarabía, movimiento de coches. El subió al coche mientras ella avanzaba con soltura, la alcanzó metros adelante, el retrovisor del auto de ella, de nuevo las miradas, la fila que avanzaba. El apuro y el ordenamiento de la policía, repartiendo lugares rumbo a las bombas, la mirada de ella asomándose por la ventanilla, el afán de él por encontrarla, en aquella gasolinera que, se había convertido, en un mundo de gritos. 
-¡Muévanse, muévanse! La orden. 

Las calles aledañas congestionadas por los coches que salían con tanque lleno y los que, al percatarse de la existencia de gasolina, corrían a unirse al final de la fila. 
Volver de vuelta a casa, el sinsentido de regresar con el color de aquellos ojos verdes, en la mente. 


Volver de vuelta a casa con el recuerdo de haber besado los hoyuelos de las mejillas.

A las ocho con veintitrés minutos del día siguiente y ante el fuerte rumor de que, la entrega de gasolina ahora será en la Narvarte, ella espera en la fila y una y otra vez se asoma por el retrovisor y busca entre los autos de atrás y de adelante. Mientras que él, por la radio escuchó que la gasolinera a surtir sería la de Reforma y allí, se le ve caminar entre los coches, asomándose discreto por entre las ventanillas.

 

©2019 by Oscar Mtz. Molina

Visitas: 68

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Creatividad Internacional para añadir comentarios!

Participar en Creatividad Internacional

Libros — Editores

E-mail: 

creatividadinternacional@gmail.com

_______________

Creatividad Internacional’, es una red abierta, donde no se tiene que registrar para ver su información y colaboraciones, hay +6,000 Foros de Discusiones sobre grandes escritores y cineastas; actualización diaria de noticias literarias y cinematográficas y +17,000 blogs con creaciones literarias de gran talento. 

Un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores.  Los invitamos a participar.

Ismael Lorenzo, Director, Creatividad Internacional

Alina Galliano R.I.P. Jorge Dominguez, Alonso de Molina,  José Ignacio Velasco, Lissette Rivas Ambrosio, Gloria Zúñiga.

Subdirectores

________________

'Creatividad Internacional' no se hace responsable por los contenidos publicados por sus miembros.

________________

PROGRAMACION RADIAL DE 'CREATIVIDAD INTERNACIONAL'

ENTREVISTAS, CINE Y LIBROS,  CONVERSATORIOS  

 175 PROGRAMAS  y +30,200 visualizaciones en Youtube. Martes y Jueves por Radio Satelitevision

_______________

Matías Pérez de viaje por el Caribe

Ismael Lorenzo

“Los libros con las aventuras de Matías Pérez son un compendio de humor desternillante, erotismo desenfrenado y surrealismo caribeño”.

Alfredo García Francés, novelista y periodista del diario ‘El País’, de España.

MATIAS PEREZ DE VIAJE POR EL CARIBE

_______________

De viaje por la literatura y el cine

Ismael Lorenzo

De viaje por la literatura y el cine” es el título de una obra de Ismael Lorenzo, compuesta de una serie de relatos (unos más largos y otros más cortos), que muestran la pasión expresa del autor por el mundo cinematográfico y literario.  De amena y fácil lectura

DE VIAJE POR LA LITERATURA Y EL CINE

______________

Revista 'De Sur a Sur'

'DE SUR A SUR'

_________________

La rebelión de las lentejas

Fernando Gracia Ortuño

La segunda novela del escritor barcelonés Fernando Gracia Ortuño. Fiel a su estilo satírico, esta vez nos presenta una novela ácida y conmovedora en la que hace una crítica voraz al sistema laboral en España,   Anécdotas, incursiones absurdas del protagonista y demás personajes, represalias demenciales en un clima laboral asfixiante..., todo inmerso en una aventura frenética hacia un final de lo más sorprendente, pero sobre todo, risible a más no poder

LA REBELION DE LAS LENTEJAS

_________________

Dos semanas en Nueva York

José Ignacio Velasco Montes

Tal como indica el subtítulo, en la vida el juego de casualidades y causalidades, comparten los aspectos que pueden ser e intervenir en el pasado, en el presente y lo que puede acaecernos en un futuro que nos parece imposible de predecir, pero qué con cierta frecuencia, guarda una extraña relación con lo que se va a recibir y tener de relación con el pretérito, un pasado que en ocasiones no recordamos. Y es, como todos sabemos, que la vida y el mundo son un pañuelo.

DOS SEMANAS EN NUEVA YORK

__________________

Pinar Publisher

Editorial online. 

Los servicios editoriales necesarios para adaptar tu manuscrito a los estándares de la industria, tanto para libro en formato digital como impreso.  Tu manuscrito quedará listo para ser publicado bajo demanda en cualquiera de las plataformas que hoy permiten acercar el libro a los lectores.  1+ 912-342-0270 

servicioescritores@pinarpublisher.info.

https://pinarpublisher.com

______________

Amalia Sánchez

Adela Soto Alvarez

Obra va dirigida a todos aquellas personas que desconocen lo que ocurre dentro de nuestro interior cuando la desesperanza nos desploma, y lo importante que es la fe para salvar el espíritu, porque con fe todo se logra, con fe las caídas son menos fuertes y la fe nos ayuda a levantarnos de cada vacío espiritual y material a que nos condene la propia existencia

AMALIA SANCHEZ

_______________

Murphy tenía razón

Francisco Sanz Navarro

El encuentro casual de dos ex agentes de inteligencia británicos, ya retirados, en un Crucero por el Caribe, no es la única excusa para escribir este libro. Presente siempre la curiosa Ley de Murphy, prevalecerá la intriga de la desaparición de una bailarina y el posible ataque a un pasajero del gran barco de recreo mantiene el interés hasta un sorpresivo final.

MURPHY TENIA RAZON

_______________

El Principe Loco

Guy Boulianne

Este es el primero de una serie de libros que relatan hechos históricos a menudo olvidados o desconocidos por el público en general, hechos históricos relacionados con nombres, fechas, eventos y simbolismos que difícilmente pueden ser refutados.

EL PRINCIPE LOCO

_______________

El mensaje de mi amigo Efraín

Dwann Gabriela Triveño

En una sociedad basada en reglas morales, condición sexual, y desamores.   En la noche de año nuevo Efrain Armendaris es cruelmente asesinado donde solo el amigable y cauteloso Patrick tendrá que descifrar el mensaje enviado de su amigo Efrain ,y descubrir al verdadero asesino.....

EL MENSAJE DE MI AMIGO EFRAIN

_______________

El Polvo Rojo de la Memoria

Eduardo R. Casanova Ealo

El personaje principal de esta novela, Carlos Camilo vive aquejado por la pérdida de la memoria colectiva y las nubes del polvo rojo de su pueblo natal.

Por lo que se ve obligado a refugiarse en el arte y la literatura en general, para tratar de aproximarme al más grande de los misterios, dejando a un lado el cosquilleo de sus nervios,

EL POLVO ROJO DE LA MEMORIA

'Creatividad Internacional', red de Literatura y Cine, un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores.

© 2019   Creado por Creatividad Internacional.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

VISITAS DESDE MARZO 5/09: