Un oso grizzly caminaba solitario por la tundra en busca de alimento. Parecía uno más entre los de su especie, ya que el ojo humano no nota la diferencia entre uno y otro oso. No obstante ellos sí saben reconocerse por el olfato y otros detalles, características que hacen que algunos resulten más atractivos para el sexo opuesto.

El ursus arctos horribilis protagonista de esta historia gozaba de buena reputación entre las hembras y era muy asediado por aquellas, por lo que valoraba sobremanera sus escasos ratos en soledad.

Cierto día se dirigía rumbo a la orilla de un río para atrapar salmones cuando algo lo distrajo.

Una osa panda se hallaba perdida, lejos de su hábitat natural; había sido presa de unos cazadores furtivos que fueron descubiertos in fraganti por gendarmería cuando la estaban bajando de una camioneta.

Estos sujetos no pretendían matarla sino capturarla para tenerla como mascota y tuvieron que desistir de su propósito ante la presencia de las autoridades.

Y la osa aprovechó la ocasión en que los gendarmes discutían con los infractores para escaparse, echó a correr a campo traviesa y se perdió de vista.

El grizzly la vio llegar y enseguida gruñó y se alzó en sus patas traseras para defender su territorio, pero lejos de tomar esa actitud como una amenaza la osa se sintió cautivada por el pelaje y la alzada del ursus arctos horribilis.

La zona no contaba con caña de bambú, componente fundamental de la dieta de un panda, por lo que la osa debía ingeniárselas para hallar un sustituto. Y con ese propósito se puso a recorrer el lugar en dirección opuesta al sitio donde se hallaba el grizzly, para evitarse posibles problemas.

La ailuropoda melanoleuca caminaba muy concentrada en la procura de sustento cuando advirtió que estaba siendo seguida por el ursus arctos horribilis.

Ambos se miraron y luego se olisquearon; el grizzly entonces se llevó la grata sorpresa de que estaba en presencia de una hembra y depuso su actitud defensiva. Le agradó sobremanera el hecho de que fuera diferente a las de su especie, nunca se había topado con un ejemplar así y quiso hacer buenas migas con la recién llegada.

Por su parte, la panda se mostró complacida de tener un acompañante que quizás pudiera ayudarle a encontrar el añorado bambú.

Como el grizzly aún no había comido, pues fue interrumpido por el arribo de la osa antes de disponerse a pescar salmones, decidió ir con ella al río aprovechando que el pescado también formaba parte del menú de su compañera.

Transcurrieron una tarde amena atrapando salmones e intercambiando anécdotas. Él le pasaba los peces de hocico a hocico con mucha ternura y ella le lamía el lomo a modo de caricia, luego se revolcaban en la hierba y cuando se sentían agotados se daban un chapuzón en el río para refrescarse.

Así estuvieron un par de semanas hasta que el grizzly empezó a sentirse invadido por la osita; pese a que habían logrado entenderse muy bien, él necesitaba su espacio.

Y la panda, por su parte, extrañaba su hábitat y su familia. Ella también disfrutaba mucho de la cercanía del grizzly pero no le bastaba para ser plenamente feliz.

De pronto aparecieron dos hembras grizzlies y enseguida comenzaron a coquetearle al macho, paseándose por delante de él para ostentar su bello y abundante pelaje.

La pandita dejó de ser visible para el grizzly, el cual depositó toda su atención en las recién llegadas. Ella entonces resolvió partir sin despedirse del ursus arctos horribilis y caminó despacio, dándose vuelta de tanto en tanto con la ilusión de que éste la detuviera, pero él estaba demasiado entretenido con las nuevas visitantes.

Pasaron los días y la panda no conseguía encontrar el rastro que la condujera hacia su hogar. Pese al cansancio y la gran tristeza que la embargaba, supo sacar provecho de lo que halló a su paso para alimentarse; esto fue merced al aprendizaje adquirido al lado del que hasta poco fuera su compañero.

El oso grizzly, entretanto, había dejado de interesarse por las hembras que lo habían acompañado durante los últimos días; éstas lo habían colmado de mimos sin que él moviera un solo músculo. Tal era su suerte que los osos que ocasionalmente pasaban por allí llegaron a sentir envidia por él.

Un día el oso se sintió abrumado por tantos arrumacos y echó a las grizzlies de su lado, necesitaba estar solo. Fue recién entonces cuando se acordó de la osita panda y lamentó que ésta se hubiera ido, pero no se hizo cargo de la responsabilidad que le cupo en su partida.

A todo esto, la ailuropoda melanoleuca parecía haber estado caminando en círculos y su desorientación comenzaba a preocuparla.

De pronto divisó a una pareja de osos pardos y se le ocurrió solicitarles ayuda para tomar el camino correcto. Estos iban distraídos y acaramelados; la hembra temió que su macho pusiera sus ojos en la intrusa, ya que la pandita tenía su atractivo, y le indicó un camino cualquiera para sacarla rápido de escena.

Y la pobre osita le hizo caso, no imaginó que el rumbo que estaba por tomar la llevaría de regreso a los brazos del ursus arctos horribilis.

No muy lejos de allí el grizzly suspiraba por la osa panda, no sabía que el destino le tenía preparada una sorpresa.

Cierta mañana lluviosa el grizzly amaneció sobre la hierba, se había quedado dormido llorando por el recuerdo de su osita y sus lágrimas se perdieron entre las gotas de lluvia sin que él notara la diferencia.

De repente sintió que algo le rozaba el lomo y se despertó, era la osita que acababa de llegar y lo estaba besando con su hociquito.

El grizzly se incorporó de inmediato y gruñó de emoción. Ambos corrieron hacia un charco cercano y chapotearon en él, luego se revolcaron sobre la hierba como solían hacerlo días atrás.

Cuando cesó de llover se sacudieron y caminaron juntos en busca de comida; él volvió a pasarle alimento de hocico a hocico y ella a lamerle el lomo, tal como habían hecho no hacía mucho.

Parecía que la relación se afianzaba y que ya nada podría separarlos.

Sin embargo, el grizzly comenzó a comportarse de manera extraña; se pasaba muchas horas durmiendo y cuando estaba despierto no hacía otra cosa más que comer y comer, pero ya no compartía el alimento con su osita y estaba ganando peso.

Tampoco aceptaba los mimos de la pandita y sus ojos ya no brillaban de amor por ella como al comienzo.

No obstante, ella no se daba por vencida. Una noche se recostó junto al oso y apoyó su cabeza en él hasta quedarse dormida. Pero cuando el grizzly se despertó y la vio se incorporó de repente e hizo que la cabeza de la pandita golpeara bruscamente contra el suelo.

La ailuropoda melanoleuca debió ir a refrescarse en el río para procurar alivio en su adolorida cabeza.

Lejos de demostrar arrepentimiento por lo acontecido, el grizzly la miró con indiferencia.

Ella entonces permaneció durante unos minutos observándolo, tratando de descubrir qué se escondía detrás de los inexplicables cambios en el proceder de su compañero.

Y de pronto se hizo la luz en su limitado entendimiento animal:

El grizzly no era tal… ¡se trataba de un oso bi-polar!

Laura C.

Visitas: 150

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Creatividad Internacional para añadir comentarios!

Participar en Creatividad Internacional

Comentario por Laura C. el mayo 31, 2018 a las 11:03pm

Agradezco tu presencia, Mamihega, recibe un abrazo.

Comentario por Laura C. el mayo 30, 2018 a las 1:22pm

De vez en cuando me gusta incorporar animales a mis relatos; me alegra que les haya gustado éste.

Muchas gracias por sus agradables huellas que me alientan a continuar en la senda literaria.

Abrazos de oso para todos.

Comentario por ginimar de letras el mayo 30, 2018 a las 6:49am

Me inspira mucha ternura esta historia de amor interracial. Todas las relaciones tienen altibajos pero creo firmemente en que el cariño y el respeto mutuos permiten superar las dificultades. El final es sorprendente. Me encanta tu sentido del humor. Gracias amiga por este relato. ¡Es fantástico! Uno de mis favoritos. Un abrazo :)

Comentario por José Ignacio Velasco Montes el mayo 30, 2018 a las 4:51am

Como siempre original, con final imprevisto y una historia muy tierna. 

La pena es que la osita panda no pueda darle Litio y que mejore el Grizzly y vuelvan a su agradable vida de pareja.

Muy bien. Me ha gustado mucho tu manejo literario sobre la fauna.

Besos de Luz. 

Comentario por Beto Brom el mayo 30, 2018 a las 1:43am

Me encantó el relato, tiene todos los ingredientes para cautivar al lector. 

Comentario por hugo el mayo 29, 2018 a las 7:47pm

Lejos de pensar en "hacerme el oso" y pasar de largo sin comentar este relato, Laura, heme aquí, dejando huellas de mi paso y lectura en este nuevo aporte de tu inquieta y cautivadora pluma (que no es pluma, sino un negro teclado).

Me agradó la historia de tan simpáticos plantígrados ungulados que cobraron vida gracias a tu imaginación.

Comentario por Trina Mercedes Lee de Hidalgo el mayo 29, 2018 a las 7:22pm

Una historia tierna, que especifica el lenguaje y entendimiento entre los animales, la capacidad de desarrollar sus instintos y conocer su carácter. Después de tantas tristezas y sucesos, seguramente, si la osa  de verdad lo quiere se lo va a tener que calar con su  bi-polaridad, jejeje. Un placer leerte.

Libros — Editores

E-mail: 

creatividadinternacional@gmail.com

_______________

Creatividad Internacional’, es una red abierta, donde no se tiene que registrar para ver su información y colaboraciones, hay +6,000 Foros de Discusiones sobre grandes escritores y cineastas; actualización diaria de noticias literarias y cinematográficas y +17,000 blogs con creaciones literarias de gran talento. 

Un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores.  Los invitamos a participar.

Ismael Lorenzo, Director, Creatividad Internacional

Alina Galliano R.I.P. Jorge Dominguez, Alonso de Molina,  José Ignacio Velasco, Lissette Rivas Ambrosio, Gloria Zúñiga.

Subdirectores

________________

'Creatividad Internacional' no se hace responsable por los contenidos publicados por sus miembros.

________________

PROGRAMACION RADIAL DE 'CREATIVIDAD INTERNACIONAL'

ENTREVISTAS, CINE Y LIBROS,  CONVERSATORIOS  

 191 Programas  y +32,400 vistas en Youtube. Martes y Jueves por Radio Satelitevision

_______________

SOY  FELIPITO

Ismael Lorenzo y Felipito

'Soy Felipito' las aventuras y desventuras de un gato enamoradizo, actor, autor y con pretensiones de alcaldegato.

—Soy Felipito y estoy más que contento, mi papá me ha creado este blog y una página en Facebook como mi guía Stubbs MayorCat, que por 20 años fue alcalde en Alaska.

SOY  FELIPITO

_______________

Matías Pérez de viaje por el Caribe

Ismael Lorenzo

“Los libros con las aventuras de Matías Pérez son un compendio de humor desternillante, erotismo desenfrenado y surrealismo caribeño”.

Alfredo García Francés, novelista y periodista del diario ‘El País’, de España.

MATIAS PEREZ DE VIAJE POR EL CARIBE

_____________

La familia y uno más

 José Ignacio Velasco Montes

La presente obra, que es la influencia positiva que puede ejercer un perro bien educado en el entorno de una familia, sobre todo con niños.

Pues al hacerse responsables del perro que desean y que les es concedido, disfrutan de una metamorfosis en su conducta en todos los sentidos de su vida que les hacen mejorar de una forma manifiesta no sólo en su comportamiento, sino también en los estudios, en las amistades, y en las relaciones de padres con hijos, así como una placidez en sus vidas,

LA FAMILIA Y UNO MAS

_____________

Cuentos reunidos

José Baroja

Estos cuentos, enhebrados con el fino arte de la palabra común y exentos de barroquismos estériles, inclinan la punta de su lanza como un arado que entra en la tierra de lo humano para labrar el surco de esta otra palabra que llamamos “literaria”.

CUENTOS REUNIDOS, ANTOLOGIA BREVE

_____________

De hombres y sirenas

Carlos L. García-Aranda

De hombres y sirenas es una obra que se desarrolla en varias épocas de la historia de España, en la que se hace una reflexión sobre las emociones humanas, el destino y la búsqueda de la felicidad, y una descripción de cómo vivieron y fueron tratados los homosexuales en la España de la Dictadura.

DE HOMBRES Y SIRENAS

_______________

La rebelión de las lentejas

Fernando Gracia Ortuño

La segunda novela del escritor barcelonés Fernando Gracia Ortuño. Fiel a su estilo satírico, esta vez nos presenta una novela ácida y conmovedora en la que hace una crítica voraz al sistema laboral en España,   Anécdotas, incursiones absurdas del protagonista y demás personajes, represalias demenciales en un clima laboral asfixiante...

LA REBELION DE LAS LENTEJAS

__________________

Pinar Publisher

Editorial online. 

Los servicios editoriales necesarios para adaptar tu manuscrito a los estándares de la industria, tanto para libro en formato digital como impreso.  Tu manuscrito quedará listo para ser publicado bajo demanda en cualquiera de las plataformas que hoy permiten acercar el libro a los lectores.  1+ 912-342-0270 

servicioescritores@pinarpublisher.info.

https://pinarpublisher.com

______________

Amalia Sánchez

Adela Soto Alvarez

Obra va dirigida a todos aquellas personas que desconocen lo que ocurre dentro de nuestro interior cuando la desesperanza nos desploma, y lo importante que es la fe para salvar el espíritu, porque con fe todo se logra, con fe las caídas son menos fuertes y la fe nos ayuda a levantarnos de cada vacío espiritual y material a que nos condene la propia existencia

AMALIA SANCHEZ

_______________

'Creatividad Internacional', red de Literatura y Cine, un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores.

© 2019   Creado por Creatividad Internacional.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

VISITAS DESDE MARZO 5/09: