Virginia Woolf

El apellido Woolf le cayó como anillo al dedo. Virginia, un nombre largo y además contundente y fuerte, requería de un apellido como aquel que, de algún modo, suavizara la rudeza del nombre. Pero además, el hombre de apellido Woolf, Leonard, delgado, tranquilo, y judío, matizaba de igual manera, la naturaleza de Virginia. Inglesa, espigada y hermosa, depresiva y violenta. Ambos enredados en el proceso de crear libros. Ambos enredados en el proceso de crear pensamientos. Imagino ahora, el mundo que Virginia vivía en su cabeza, siempre con la añoranza y el tesón de escribirlo todo. Pero además, de escribirlo desde ese mundo interior, tan descriptivo en sus novelas. Esa necesidad de expresar su masculinidad, sus enredos de familia, sus secretos amoríos, sus angustias. Esa depresión que la llevaba a encerrarse durante semanas, dando vueltas y vueltas a la idea de acabar con su vida.

La paciencia y el amor de Leonard Woolf, el marido que, a principio de cada año, le regalara una bien encuadernada libreta, para que a lo largo de ese año, Virginia se encargara de llenarla con su diario.

El 28 de marzo de 1941, la decisión estaba tomada, Virginia fue en esa época, otra víctima más de la crueldad de Hitler, de la sinrazón alemana. El bombardeo a Londres, había dejado su barrio destruido, y su casa en ruinas. Sabía que de seguir ese curso, Leonard y ella se matarían juntos.

Esa mañana, Virginia Woolf se hundió en las aguas del río Ouse, cerca de su casa de campo en Rodmell, Sussex, con los bolsillos del abrigo cargados de piedras, para evitar que su cuerpo flotara hasta la superficie antes de que terminara de ahogarse.

Fue en el segundo semestre del 2013, en el Laboratorio de Escritura Autobiográfica, en la facultad de Filosofía de la Unam, impartido por el Poeta Víctor Sosa, cuando por esas maravillosas coincidencias que te regala la vida, me asomé de manera ordenada a la escritura de Virginia Woolf. Casi puedo decir ahora, que Virginia era una más en aquel salón de clases, divagando sobre sus temores y ansias, sobre su alegría y su tristeza. La veía allí, justo al lado opuesto de donde yo estaba sentado, poniéndose de pie y leyendo o platicando con voz modulada la experiencia de que se tratara. Momentos de vida. La sexualidad por poner un ejemplo, y la escuchaba:

Recuerdo la sensación de su mano bajo mis ropas descendiendo más y más, constante y firmemente. Recuerdo mi esperanza de que dejara de hacerlo, recuerdo que me quedé rígida y me estremecí cuando sus manos se acercaron a mis partes íntimas.

De algún modo, al verla estremecer con aquel recuerdo, y sobre todo al verla sonrojarse, respetuoso bajaba yo, la cabeza.

Pero no se detuvo. Su mano exploró también mis partes íntimas. Recuerdo que esto me ofendió, me desagradó. -¿qué palabra hay para expresar un sentimiento tan confuso y complejo?

Entonces ella hacía una pequeña pausa en su lectura o en su divagación, y mantenía su rostro serio. Había dolor en aquel rostro. Había también esa sensación persistente de aún estar sufriendo por ese recuerdo.

Estos son algunos de mis primeros recuerdos. Pero claro está que en cuanto a relato de mi vida resultan engañosos, porque las cosas que no se recuerdan son igualmente importantes, quizá son más importantes.

Conforme fuimos adentrándonos, como grupo, en el estudio ordenado de la escritura de Virginia, conforme fui poniendo esmerada atención en sus lecturas y relatos, conforme fui observando cuando se ponía de pie, y se ruborizaba al contarnos la experiencia de ese día, fui también experimentando el amor que ella tenía por la Literatura, y sobre todo por la cotidianidad de mostrarla a través de la escritura.

Solo expresándolo en palabras le doy el carácter de algo íntegro, y esta integridad significa que ha perdido el poder de causarme daño; me produce un gran placer juntar las partes separadas. Tal vez se deba que al hacerlo, elimino el dolor. Quizá sea el placer más fuerte que conozco.

Viéndola en aquellas sesiones nuestras, Virginia me enseñó esa manera de ir curándose por la catarsis de desbocarse en sus escritos, y en particular de volcar en esas escrituras todos sus dolores, todas sus angustias, todas sus inquietudes. Virginia tomaba, según nos dijo en sus intervenciones, su dolor, sus golpes bruscos, así los llamaba, y compulsivamente los expresaba durante largas jornadas, no en lamentos, sino en obras en las que reflejaba dichas penas. Liberándose de ellas, transformándolas en cuentos, en ensayos, en novelas.

Creo que esto es verdad, pues a pesar de que tengo la característica de recibir esos golpes bruscos, ahora son siempre bienvenidos; después de la primera sorpresa, siempre siento al instante que son especialmente valiosos.

Virginia Woolf, utilizó la literatura y la escritura para liberarse a través de ella de sus demonios. Conocedora de la obra de Sigmund Freud y de la corriente del psicoanálisis, ----recordemos que la editorial Hogarth Press, de la que ella y Leonard eran dueños--, publicó a Freud. La escritura funcionaba en ella como una larga sesión de terapia en la que se desbordaba amando y odiando a sus personajes, personajes que sin duda alguna, representaban al hermanastro acosador, a la madre hermosa, al padre dictador. Ella misma se asimilaba en aquellas ansiedades como frustrado varón, o como amante lesbiana.

Creo que hice, en mi propio beneficio, lo que los psicoanalistas hacen en beneficio de sus pacientes. Expresé una emoción sentida durante mucho tiempo y muy profundamente. Y, al expresarla, la expliqué y después le di reposo. ¿Por qué, debido a que describí a mi madre y mis sentimientos hacia ella en aquel libro, tuvo que quedar oscurecida y debilitada mi visión de ella y mis sentimientos hacia ella?

Las sesiones de aquel Laboratorio de Escritura Autobiográfica, iban marcando el paso de cada uno de nosotros, desnudábamos nuestra vida a través de nuestros relatos, algunos en ensayos, otros, como era mi caso, a través del cuento. Virginia, siempre sentada a mi lado opuesto, así lo había elegido para poderla ver de frente; seria siempre, ensimismada en su lectura, o pendiente de las nuestras. Había que prestar atención a lo que aquel torrente de palabras desbordadas y desbocadas en sus apuntes, en sus ensayos, en sus novelas, estaban reflejando: Fin de viaje, Noche y día, El cuarto de Jacob, La señora Dalloway, Al faro, Orlando, Las olas, Los años, y Entre actos. Cada uno de ellos expresión de una alegría, de una tristeza, de una nostalgia, de una vergüenza. De algún resentimiento.

El último día de aquel laboratorio de escritura, lo esperé con particular ansia. Habían sido once sesiones, de tres horas cada una, en las que nos habíamos desnudado delante de extraños; confesando lo inconfesable. Nuestras más terribles angustias, nuestros miedos, nuestras agresiones, y nuestros secretos. Lo esperé con ansias porque había tomado la firme resolución de aprovechar aquella última sesión de despedida e invitar a Virginia a sentarnos solos, ante un café, o un güisqui en las rocas. Una larga charla con ella, una larga sesión tan sólo para verla.  

Virginia no llegó. Y de algún modo mi alma comenzó a sufrir por ella.

Hoy hice justo lo que ella habría hecho en mi lugar, dejar que el dolor que me provocó no haberla visto el último día, el no haberme despedido, el no haber compartido con ella el café o el güisqui, invadiera mi cabeza, que esa ausencia me atormentara cada día. Que me angustiara y me entristeciera. Para después sentarme una mañana de domingo y comenzara a liberar mi espíritu, escribiendo esta pequeña historia.

 

Todos los textos en cursiva son de Virginia Woolf

© 2016 By Oscar Mtz. Molina 

Visitas: 209

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Creatividad Internacional para añadir comentarios!

Participar en Creatividad Internacional

Comentario por Oscar Martínez Molina el marzo 27, 2016 a las 11:58pm
Mañana 75 años de la muerte de Virginia Wolf. Un breve ensayo para recordarla. Y desde luego a seguir leyendo y releyendo su obra.

Libros — Editores

E-mail: 

creatividadinternacional@gmail.com

_______________

Creatividad Internacional’, es una red abierta, donde no se tiene que registrar para ver su información y colaboraciones, hay +6,000 Foros de Discusiones sobre grandes escritores y cineastas; actualización diaria de noticias literarias y cinematográficas y +17,000 blogs con creaciones literarias de gran talento. 

Un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores.  Los invitamos a participar.

Ismael Lorenzo, Director, Creatividad Internacional

Alina Galliano R.I.P. Jorge Dominguez, Alonso de Molina,  José Ignacio Velasco, Lissette Rivas Ambrosio, Gloria Züñiga, Fabio Pabón.

Subdirectores

________________

'Creatividad Internacional' no se hace responsable por los contenidos publicados por sus miembros.

________________

PROGRAMACION RADIAL DE 'CREATIVIDAD INTERNACIONAL'

ENTREVISTAS, CINE Y LIBROS,  CONVERSATORIOS  

 210 Programas  y +34,500 vistas en Youtube. Martes y Jueves por Radio Satelitevision

_______________

Felipito busca novia

Ismael Lorenzo

 'Felipito busca novia' es una secuela de 'Soy Felipito', Y en esta secuela 'Felipito busca novia', participa en una investigación científica, junto con su papá, de unas misteriosas inflamaciones. Un libro lleno de humor sobre una realidad actual.' 

FELIPITO BUSCA NOVIA

______________

Tres Novelas

Ismael Lorenzo

Ya está disponible en las Amazon y en librerías afiliadas, la nueva edición de 'Tres Novelas', escritas en los años '70, con un prólogo de Reinaldo Arenas, —'Alicia en las mil y una camas' refleja de una manera dramática y poética de qué manera el totalitarismo corrompe y de hecho elimina hasta nuestros mitos infantiles.

TRES NOVELAS

_______________

I PREMIO CASA AZUL DE LITERATURA INFANTIL Y JUVENIL “CONSUELO SUNCÍN DE SAINT-EXUPÉRY”

Se lanza la primera edición del Premio CASA AZUL de Literatura Infantil y Juvenil

El Premio nace con la necesidad de fomentar la promoción de la lectura, buscamos fortalecer la campaña

Te Invito a leer” que tiene como principal objetivo

estimular el gusto por la lectura en los niños y jóvenes

I PREMIO CASA AZUL DE LITERATURA INFANTIL Y JUVENIL

_______________

Contamos con un grupo de profesionales entre editores, diseñadores, correctores, traductores.

Escríbenos a: casazulediciones@gmail.com
____________

La Trampa

Lázara Avila

La trampa es una saga histórica en la que algunos de los descendientes de las familias protagonistas de la novela cubana Llorar no cuesta, aparecen para dar continuidad al acercamiento que hace la autora a la realidad cubana contemporánea y al tema de la migración

LA TRAMPA

_______________

Saga

Carlos Rubio

Aplicar normas netamente realistas para apreciar el innegable valor literario de Saga es una tarea inútil y quizá hasta imposible.  La realidad que sobresale y la única que importa es la que vislumbra cada lector en su propia y particular lectura.  Y es aquí donde reside la maestría con que se ha compuesto este texto neobarroco, mágico, espejeante y sensual.

SAGA

_______________

Pinar Publisher

Editorial online. 

Los servicios editoriales necesarios para adaptar tu manuscrito a los estándares de la industria, tanto para libro en formato digital como impreso.  Tu manuscrito quedará listo para ser publicado bajo demanda en cualquiera de las plataformas que hoy permiten acercar el libro a los lectores.  1+ 912-342-0270 

servicioescritores@pinarpublisher.info.

https://pinarpublisher.com

______________

Rinconcito Tango

Fabio. M Pabon Curandero Tango

Un nuevo Grupo dedicado al tango, su historia y su música. 

Este grupo tiene como objeto, el de rendirle homenaje, respeto y amor, a una de las expresiones artísticas más bellas del mundo como lo es el tango.

Un arrullo febril y apasionado que estremece con ardor al corazón!!

RINCONCITO  TANGO

______________

Poetas en el recuerdo

Fabio. M Pabon Curandero Tango

Quizás alguna vez nos hemos encontrado con un poeta viviente o fallecido, por el cual sentimos una gran admiración o quizás nos hemos encontrado con un poema el cual ha dejado una huella indeleble en nuestras almas.  Pues en este grupo, tu puedes compartir a estos poetas y a su poesía

POETAS EN EL RECUERDO

________________

Poesía Gótica

Fabio A. Pabón

Poesía Gótica, Curandero Tengo

POESIA  GOTICA

'Creatividad Internacional', red de Literatura y Cine, un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores.

© 2019   Creado por Creatividad Internacional.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

VISITAS DESDE MARZO 5/09: