Lady Jane (2ª Parte - III): Pelea en el callejón

 
A poca distancia había un grupo de hombres en el más acusado estado de embriaguez. Sin abandonar nuestro asombro, pudimos ver que pertenecían a uno de los estratos de la nobleza, sus lujosas ropas así lo evidenciaban. Uno de aquellos hombres tenía un ojo cubierto con un pedazo de cuero. En conjunto, ofrecían una imagen bastante repulsiva.
Peter y yo pasamos entre ellos. Tras un leve intervalo de silencio, algunos soltaron unas carcajadas en tono macabro.
−¿Qué os parece? Un caballero y un pequeño infante vienen a que les invitemos a un trago. ¡Jajaja!
−¡Jajaja! ¡Vive Dios que tienes razón, Jimmy!
−Aguardad, caballero, no os marchéis –dijo uno de esos borrachos, al tiempo que se levantaba del suelo y colocaba groseramente una mano sobre mi hombro.
−¿Qué deseáis? –pregunté tratando de adecuarme a los registros idiomáticos de aquella época.
Observé que mi interlocutor tenía grandes bigotes pelirrojos. Peter se quedó pálido del susto.
−¿Qué habéis venido a hacer aquí? –inquirió el pelirrojo.
−Respondedme primero vos, puesto que yo he sido quién ha preguntado primero.
−¡Vaya! ¿Os dais cuenta? –comentó dirigiéndose a sus compinches−. Tiene carácter este alfeñique; quiere que le responda primero. Pues bien, caballerete –volvió a mirarme−, os respondo que sólo busco satisfacer mi curiosidad.
−Pues yo os respondo –dije con afectada firmeza− que hemos tomado esta calleja para evitar la aglomeración que se ha formado en las vías principales.
−Sí, la joven reina ha llenado las calles con la noticia de su detención. Buscado se lo tiene, su gobierno ha sido demasiado sensiblero; sólo se preocupaba de pobres diablos en lugar de nosotros, los nobles. James, ¡pásame el pellejo!, me ha entrado sed con esta plática.
−¿Eso pensáis? –le pregunté, mientras el tuerto le cedía el pellejo de vino.
−Sí. ¿Y vos qué idea tenéis acerca de un perfecto gobierno? –me preguntó a su vez, antes de ponerse a trasegar vino.
−Bueno –dije adoptando un aire filosófico−. Yo comparto las ideas aristotélicas. Pienso que el buen funcionamiento de un gobierno reside en el hecho de que los gobernantes busquen el bien colectivo del pueblo y no el beneficio propio.
−¡Excelente! –exclamó ofreciéndome el pellejo−. Trasegad un buen trago en honor a ese formidable discurso.
−No, gracias −rehusé−. No bebo.
Al momento pude ver cómo sus facciones se endurecían y sus ojos emitían un brillo enojado.
−¿Habéis oído? –preguntó con acento furioso, dirigiéndose a sus compinches−. ¡Me ha rechazado un trago, pero vive Lucifer que lo va a lamentar!
−¡Sí, sí! –exclamaron a coro los borrachos−. Ha rechazado un trago nada menos que de la mano de su excelencia sir Herbert Bradock, baronet por gracia del Rey, señor de “Walken House” y descendiente de valerosos antepasados. ¡Oh!, no hay alternativa…  ¡Merece ser castigado!
Peter, al colmo de su espanto, se aferró a mi cintura. Realmente, aquélla no era una situación para infundir alegría. No pude por menos de lamentar mi falta de diplomacia y pensé que, de haberlo sabido antes, me hubiera bebido todo el vino del pellejo si fuera preciso. Pero ¿quién podría predecir las reacciones de gentes en un ambiente tan extraño a mí? Ya era tarde para arrepentimientos.
Enseguida se escuchó el sonido de espadas y dagas al ser sacadas de sus vainas. Acto seguido, un bosque de amenazadoras hojas de metal se cernía hacia nosotros.
−¡Esperen! No fue mi intención molestarles.
−¡Fijaos! –masculló sir Herbert−. Ahora trata de disculparse, pero éste no se va a ir sin probar el sabor de mi acero.
Comprendí la inutilidad de tratar de infundir calma a esos borrachos, así que empujé a Peter hacia la cercana pared y desenvainé la espada lo más rápido que pude, gesto que hizo retroceder un tanto a nuestros agresores. Yo sabía que entre mis conocimientos el esgrima brillaba por su ausencia, y por ello el compromiso en que me veía envuelto no era baladí por cierto.
No obstante, el estado ebrio de mis antagonistas suponía una considerable ventaja a tener en cuenta. Podría ser que al final del todo consiguiésemos salir airosos de tan feo asunto.
El baronet fue el que en primer lugar avanzó hacia mí, con paso tambaleante y la espada a su vez desenvainada. Con su acción estimuló al tropel de borrachos. Peter se cubrió los ojos y la boca con las manos, a fin de sofocar un grito acuciador. Yo comencé a agitar la espada en amplios molinetes. Sonaron los primeros choques con el acero. El baronet, en un arrebato de furia, dirigió su espada hacia mi pecho, embestida que con gran fortuna pude desviar mediante un acertado golpe en su cazoleta. El impulso de mi contraataque ocasionó la caída de sir Herbert y dos de sus secuaces, arrastrados por él en tan brusco aterrizaje.
Aprovechando el paréntesis de confusión causado por la derrota momentánea del baronet, dirigí la vista a otro lado y vi que el caballero tuerto, cuyo nombre era James, se aproximaba a mi tembloroso compañero. Mi más inmediata intención fue acudir en su auxilio pero, como si una maldición se ensañase conmigo, tres nuevos borrachos acudieron a mi encuentro con sus espadas erguidas amenazadoramente. Sintiéndome frustrado, me arrojé a luchar contra ellos con gran derroche de coraje.
Entretanto, el tuerto intentaba quitarle la escarcela a Peter. Éste se defendía de la mejor manera posible: mediante intentos de mordisco, con débiles patadas de niño y abundante provisión de arañazos. Empero, tales esfuerzos no fueron suficientes para impedir que el tuerto aferrase finalmente con su enorme manaza la escarcela de color carmesí. Los dos tiraron de ella en sentidos opuestos, con muy diferente grado de fuerzas. Al final se escuchó el característico sonido de paño rasgado, y el grimorio de Richard Johnson y el broche de cabeza de unicornio cayeron al barro. Peter consiguió hacerse con el broche, y al momento requirió mi atención.
−¡Raúl, ahí va el broche! ¡Atrápalo, rápido!
Me lo arrojó a través del aire, y yo, en medio del fragor de la pelea, conseguí agarrarlo.
Sin embargo, Peter no pudo impedir que el libro le fuera sustraído por el tuerto, el cual se alejó de aquel hostil escenario tirando hacia el final de la callejuela.
−¡Peter! –grité mientras intentaba hacerme con el control de la espada−. ¡Aléjate de aquí!
El niño obedeció mi indicación; se fue tras los pasos del tuerto. Yo confiaba en que no se alejase demasiado y pudiera encontrarlo más tarde, si lograba salir con bien del trance en que me veía implicado.
A este respecto, me encontraba débil, jadeante, con mi espalda casi rozando el muro inmediato, acosado por esos diestros aunque borrachos espadachines, con ausentes conocimientos de esgrima. En verdad, la situación no pintaba nada bien para mí.
CONTINUARÁ…
Julián Esteban Maestre Zapata (el jardinero de las nubes).
 
 

http://eljardinerodelasnubes.blogspot.com.es/

Safe Creative #1703191183192

Visitas: 22

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Creatividad Internacional para añadir comentarios!

Participar en Creatividad Internacional

Libros — Editores

Email: 

creatividadinternacional@gmail.com

_______________
'Creatividad Internacional' es una red abierta, donde no se obliga a registrarse para ver su información y colaboraciones, existen    +5,700 Foros de Discusiones  sobre grandes escritores y cineastas; actualidad literaria y cinematográfica diaria y  +18,000 blogs con creaciones literarias de gran talento. Un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores. Los invitamos a participar.

Ismael lorenzo,                Director,                        Creatividad Internacional

Jorge Dominguez, Gloria Zúñiga, Alina Galliano.  Subdirectores

______________

PROGRAMACION RADIAL DE 'CREATIVIDAD INTERNACIONAL'

ENTREVISTAS Y 'CINE Y LIBROS'

_______________

Radio Miami Mundial

RADIO MIAMI MUNDIAL transmite 24 horas / 7 dias a la semana, en español.
Contando con uno de los mejores grupos de locución global, 
alcanzando a oyentes en Estados Unidos,  Latino América, y el resto del mundo.  Escuche 'Platicando con los Autores', un programa auspiciado por 'Creatividad Internacional', Jueves de 2 a 3 PM EDT/

RADIO MIAMI MUNDIAL

______________

El silencio de los 12

Ismael Lorenzo

'El silencio de los 12', narra las historias, en sus propias voces, de mujeres agredidas sexualmente, sus consecuencias y secuelas de estos abusos. Desde el Líbano hasta España, desde Francia hasta Italia

EL SILENCIO DE LOS 12

________________

F-18 Abducido por extraterrestres

José Ignacio Velasco

Novela de Ciencia Ficción Social basada en el contacto del planeta Tierra con una Confederación de planetas situada en la lejanía dentro de nuestra Galaxia de la Vía Láctea.
La civilización, con un nivel muy superior en todos los sentidos con respecto a nosotros, está interesada en mejorar las condiciones de vida de los terrestres y acabar con nuestras eternas guerras y las dificultades de vida de un alto porcentaje de la población humana.

F-18 Abducido 

_______________

Un humano cualquiera

Alonso de Molina

El poeta nos exhorta a la contemplación de su poesía sin trocearla, sin analizarla con esa pretensión de hallar el significado absoluto de cada uno de los versos y, de esa manera, enorgullecernos de haber comprendido el mensaje final.

Como el azul de la bóveda celeste, como el azul marino, el poema, con su poder alquímico obrará el milagro de conmovernos, de hacernos temblar entre preguntas y respuestas que quedarán en el aire como cometas lanzadas desde la infancia.

UN HUMANO CUALQUIERA

_______________

Las moles del silencio

Adela Soto Alvarez

Una novela testimonio que recoge la historia social de la isla caribeña de 1959 a 1997 con todas las penurias, proyectos y fracasos que ha provocado el régimen imperante.  Dejemos pues su crítica constructiva o su aceptación como una de las obras que retoma la realidad de una época transcurrida en un país totalitario donde el hombre es una mole muerta y el tiempo es el único capaz de redimirlo

LAS MOLES DEL SILENCIO

______________

Condenados

Lázara Ávila Fernández

Condenados, una corta novela que nos despierta sentimientos, un texto que quizás rememora el pasado amoroso de muchos

La novela es la rara combinación de una pasión no acabada y un presente sellado..., condenados en tiempo y espacio"

CONDENADOS

____________

La isla violeta

Isamar Cabeza García

Amores perdidos, odios incrustados, maltrato soterrado, abnegación absoluta  son los monstruos a los que nuestras mujeres deben enfrentarse en mayor o menor medida hasta que un día encuentran el cabo de la enrevesada madeja que conforman sus historias y comienzan a desliarla hasta conseguir el poder real sobre sus propias vidas.

LA ISLA VIOLETA

_______________

La mujer del sombrero rojo

Blanca Irene Arbeláez

Me despiertan las primicias de una pesadilla, una  sacudida del avión.  Levanto la pequeña persiana de la ventanilla y aprecio las gotas que chocan violentas contra el  cristal.   

Entramos en un gran techo de  nubarrones muy espesos y comienzan las continuas subidas y bajadas, descendemos muchos metros al entrar en los pozos de aire. A mí me gusta ver llover pero sólo cuando la lluvia acaricia y resbala sin fuerza por los cristales y la vegetación, no como ahora en mitad de una tempestad a quince mil pies. 

Debe ser esta la tormenta “Talina” que anunciaban en la televisión, justamente sobre las costas de la zona que estamos sobrevolando.

LA MUJER DEL SOMBRERO ROJO

________________

Un paseo por mis fantasías

             Laura C

Los relatos de este libro se caracerizan por su originalidad y fuerza siempre con un toque muy distintivo e impactante que logra identificar su elegante y sorpresivo estilo.

Más información:

LAURA

_________________

'Creatividad Internacional' no se hace responsable de los contenidos publicados por sus miembros.

_________________

'Creatividad Internacional', red de Literatura y Cine, un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores.

© 2017   Creado por Creatividad Internacional.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

VISITAS DESDE MARZO 5/09:
AmazingCounters.com