Amanda llegó al Geriátrico un 3 de enero del 2007, apenas comenzado el año Nuevo. Delgada, diminuta .Con carácter, dando órdenes y preguntando ¿Vos sabes quien soy yo? Y contestándose, Yo soy Contadora Pública Nacional, la señora de González Iraola. Mi hijo es el doctor Dante Iraola, y mi hija es una profesional, es Bioquímica.
¡Andá a sacar la basura!- me ordena-
Y de pronto comienza a llamar a gritos a sus hijos, a sus hermanos, a su mamá.
Amanda tiene 88 años, padece Alzheimer y me pide que le avise a su mamá que va a llegar tarde, porque no puede salir por el momento. - Mamá debe estar preocupada dice.
Acostumbrada a ordenar. Indudablemente es del tipo de personas que anteponen siempre los títulos para presentarse, para ser alguien, para sentirse superior.
Y un título, es solo eso, un título que nos habilita para ejercer una profesión. Pero ella en el camino, como tantas personas, se olvidó de quien era.
¿Y quién es Amanda hoy? pese a su título que aquí no le sirve de nada. Es igual que Juana, que fue empleada administrativa de una importante firma comercial. O que Sebastián a quien ella llamó pobre hombre, porque está de bermudas y musculosa. Enero en Santa Fe, es el infierno con las temperaturas que alcanzamos a tener en el verano. Sebastián con dos piernas cortadas y ortopédicas, camina con un bastón canadiense, debe ir hasta el baño solo, no va a estar vestido de traje.
Amanda trata con hombres elegantes - dice ella- hombres de saco y corbata. Con caballeros. Y se reconoce como una persona decente. Como si quienes no tuviesen un título no lo fueran. Su enfermedad la hace perder objetividad, nombres y lugares. Y se hunde en un laberinto de recuerdos donde mezcla a sus hermanos cuando eran niños con su marido y sus hijos.
Aquí, en esta residencia no importan los dobles apellidos, los títulos.
La edad y las enfermedades, los igualan. Comerán lo mismo, dormirán en las mismas habitaciones, en camas idénticas. Amorzarán y desayunarán en un comedor común, y la vajilla será idéntica para todos. No habrá menú preferencial.
Amanda dice que esto es un error., que estuvo dos días fuera de Santa Fe, y que cuando volvió acompañó a una nieta aquí y se durmió. Que tengo que dejarla ir. Que ella tomará un taxi e irá a su casa. No duerme en toda a noche, grita clamando por los suyos.
Ella que siempre ayudo a todos como puede ser que la dejarán aquí. -dice-
Me bendice por hablarle, por ayudarla a ir hasta el baño- y se resiste cuando intento volver a acostarla. No será fácil que se acostumbre. Y deberá tomar pastillas para dormir, de lo contrario ninguna de sus compañeras de habitación dormirán.
Mi primera noche con Amanda me deja una enseñaza, todos somos iguales, más tarde o más temprano la vida, nos lo hará saber.

Juanita es dulce, casi no ve, o ve sombras, por las cataratas que ya no pueden operarse. Se levanta dos veces en la madrugada para ir al baño, duerme con vestido, un pañuelo en la cabeza, como si fuese a salir, para que el viento no la despeine, y su bastón de tres patas en la cama, a su lado. Entonces cuando se levanta esta vestida, solo se coloca sus chinelas. Como estoy prácticamente al lado de esa habitación, la escucho cuando está levantándose. Le enciendo la luz, aunque vea sombras, ella se da cuenta y me pide que lo haga.
Luego enciendo la del baño, le doy el papel higiénico en sus manos, y ella me lo agradece. No hago esas cosas para que me lo agradezca, pero me sorprende que ella lo haga.
Me besa las manos cada vez que la acompaño a la cama, le quito las chinelas y la ayudo a acostarse. ¡Es tan dulce!
Paso la navidad con ellos, trabajando. Es la primera vez en mi vida que paso una navidad y un cumpleaños sin mi familia
Ella me regala un monederito de cuero, me alegró muchísimo Y ella no sabe que es mi cumpleaños, su regalo es por la navidad. Juanita fue la secretaria administrativa de una importante firma comercial de Santa Fe. Tiene 80 años, es delgada, de facciones suaves, de manos grandes, largas. Tiene muy buena altura y la foto de su documento la muestra bella, delicada. No sé por qué Juanita está aquí, probablemente no tenga familia y no quiera vivir sola, o tal vez tenga hijos que no pueden tenerla porque trabajan todo el día. Ella no debería estar aquí, no tiene crisis de ningún tipo, contiene sus esfínteres, y salvo el problema de la vista, puede perfectamente vivir con algún familiar. Pero ella no dice nada, no comenta nada. Solo me habla de Victoria, teme que se caiga.

Victoria
Yo no debo cambiar a ninguna abuela, llego y están acostadas e higienizadas. Pero anoche Victoria se orinó mal y no me pareció dejarla mojada toda la noche. Había mojado el vestido que tenia puesto y se mojó la cama. Tenía frió. Así que la cambie. La arropé y la acosté. Porque Victoria se sienta hasta la 4am y no se duerme, así que acostarla es una tarea ardua. Hay que vigilarla toda la noche, atarla a la cama y aún así poner delante de su cama una silla pesada de algarrobo y cruzarle la silla de ruedas. De todos modos ella invariablemente pasara entre ellas sus piernas y se sentará. Pero al menos no se caerá.
Una de las noches se cayó, las chicas no habían atado la sabana, sólo estaba pasada sobre ella. Y cuando la sentí ya estaba en el suelo. Se cortó la frente. Tuve que llamar al médico de Emergencias y la internaron unas horas para hacerle unas radiografías y descartar lesiones profundas. Desde entonces es que pongo la silla de algarrobo delante de su cama, cuando la corre escucho el ruido y acudo a la pieza. Entonces hablo con ella, intento calmarla, la acomodo, le digo que se acueste, que no se porte mal, que no hable. Ella cuenta en voz alta, y habla sola, entonces dos compañeras de ella que tienen el sueño liviano no pueden dormir. Y me llaman.
-Lisa -me dicen- por favor hace callar a Victoria.

Lidia
Llegó a la residencia un viernes, yo no estaba, es mi día de descanso.
El sábado por la noche, cuando llego, ella está sentada en el comedor. Cerca de la puerta de calle, con su bolso en la mano, lista para irse a su casa. La saludo, las chicas me cuentan que no durmió nada ayer, que llora mucho. Que no deje la puerta con la llave puesta porque se escapará.
-Tengo dos canarios me dice, y dos cardenales, debo ir a entrar los pájaros y regar las plantas. Yo acá no me puedo quedar, me voy a mi casa. Estuvo así hasta las 12 de la noche. Tuve que esconder la llave en mi bolsillo. Darle un Alplas que me dejaron indicado las chicas del turno anterior.
Mientras hablo con ella hasta que las pastillas hagan efecto me dice: ¿Lo que es el destino no? Mi marido es un hombre muy cariñoso, mucho más que su padre. Y mirá ahora estoy aquí sola, y llora muy bajito. Habla en susurros, tanto que me cuesta oírla. Dicen los residentes que molestó todo el día. Que reviso placares, que le sacó todas las cosas de la mesa de luz a su compañera.
Hasta que se adapte dará batalla. Si se adapta.
- Mañana es domingo- dice-nunca le falté a mi marido, debo ir al cementerio. Además es su cumpleaños.
- Bueno- le digo-pero hasta mañana ni vos ni yo podemos salir a la calle. Lo mejor es ir a dormir y mañana, cuando venga tu hija, le decimos que te lleve al cementerio. Logro convencerla. La llevo hasta la cama, la ayudo a ponerse el camisón y la acuesto. Le acaricio la frente y hablo con ella hasta que se duerme. Ella solloza mientras le acaricio la cabeza y me toma de una de las manos.
-
Hoy es domingo y Lidia es la primera en levantarse, son las 6 de la mañana. Parece más tranquila, cuando pasa al baño para asearse, me saluda amablemente, yo estoy en la cocina preparando el desayuno.
Luego viene, se sienta a mi lado y conversa conmigo, le preparo un termo con mate para que tome. Me cuenta que su marido falleció hace 3 años producto de la inundación ..le sobrevino una crisis de la que nunca se recuperó, empezó con tristeza, depresión, baja de defensas y se pescó todos los virus que daban vuelta.
Está sola y me pregunta quien la llevó allí y si esto es un hospital. Le digo que no sé, porque no estaba cuando llegó. Y que esto es una residencia para ancianos. Ella me dice entre sollozos, es un geriátrico.
A mi esa palabra me resulta dura, prefiero residencia.
Entonces arremete nuevamente con sus preguntas ¿me pasó algo? ¿Por qué me trajeron?
Yo no sé la respuesta, solo se que la llevó su hija. Pero me escudo en que no era mi turno de trabajo para no responderle algo que le duela.
-Supongo que te habrá pasado algo porque tenés un golpe en tu cadera, un moretón, tal vez te caíste y tu hija se asustó. Y que como estás solita y aquí estarás acompañada y bien atendida, te trajo para estar más tranquila.
-¿ Y si me pongo bien me dan de alta - pregunta-
-No lo se Lidia... No veo al médico en mi turno- yo trabajo desde las 22 hasta las 7 AM.- Cuando venga tu hija pregúntale.
Es muy duro llegar a esta edad con dolencias y en soledad. Los trabajos actuales no permiten que uno pueda cuidar a sus padres. Y en este país los abuelos están desprotegidos. Los asaltan los golpean de muerte. No conformes con robar sus magras jubilaciones deben soportar los golpes. Y aquí están. Ansiando estar entre sus cosas, en su casa, en su cama, con sus afectos y recuerdos.
Ellos atesoran los recuerdos que tienen que ver con sus lugares, con sus vecinos, en cada rincón de su casa. Por eso le sobreviene de a ratos un sollozo que trata de ahogar y la supera.

Elba
Está postrada en una cama, delgadísima, con los antebrazos vendados por problemas de plaquetas, se lastima de nada y sangra. Tiene cirrosis, se despierta muchas veces, me pide agua fresca, y algo de comer, sanwichitos o fruta. Porque siempre cena poquito. Me llama poderosamente la atención el volumen de su abdomen. Es enorme, parece un globo a punto de explotar y se contrapone con la fragilidad y delgadez extrema de sus piernas. Como no puede cambiar de posición debo darle de beber con sorbetes. Ella me llamará constantemente por sueño liviano, le molesta que Victoria cuente y hable toda la noche. El resto de las residentes de esta habitación duerme bastante bien. Elba es un enigma para mí, no se nada de ella y su rostro y voz entrecortada llamándome me inquietan, porque tiene una mirada fuerte, profunda, unos ojos negros, nariz aguileña y tez morena. Pero por ahora es una mujer sin historia para mí. Aunque obviamente la tiene.
Todos invariablemente llegaremos a viejos. ¿Cómo? es un enigma. Y si conocerán o no nuestras historias, las pasiones que vivimos, los amores, los fracasos, las alegrías también.

Visitas: 70

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Creatividad Internacional para añadir comentarios!

Participar en Creatividad Internacional

Comentario por Belkys el octubre 23, 2010 a las 2:18pm
Hola Gustavo!
Qué alegría que pases! Gracias por tu comentario, lo valoro mucho.
Un abrazo.
Belkys
Comentario por Belkys el octubre 23, 2010 a las 2:00pm
Hola Rosy!
Gracias por pasar. Realmente una de las cosas que se perdieron con la modernidad y el progreso es el tiempo, tiempo de disfrutar, de pasar en familia, de dedircarlo a anuestros padres, abuelos. Estamos muy preocupados por hacer dinero, por trabajar.
Un beso.
Belkys
Comentario por Gustavo Consuegra Solórzano el octubre 23, 2010 a las 11:36am
Se nota conocimiento. Quizás un poco dulce, pero buen tratamiento del tema, en todo caso. Saludes
Comentario por Rosy Palàu el octubre 22, 2010 a las 10:00pm
Es un tema tan triste como real.
Què lejos estamos de aquellos tiempos en que las abuelas nunca se separaban de sus familias.
Comentario por Belkys el octubre 22, 2010 a las 4:46pm
Gracias Rosemarie por estar siempre.
Un beso.
Belkys
Comentario por Rosemarie Parra el octubre 22, 2010 a las 4:13pm
Muy significativo tu relato con una tematica profunda, bss

Libros — Editores

E-mail: 

creatividadinternacional@gmail.com

_______________

Creatividad Internacional’, es una red abierta, donde no se tiene que registrar para ver su información y colaboraciones, hay +6,000 Foros de Discusiones sobre grandes escritores y cineastas; actualización diaria de noticias literarias y cinematográficas y +17,000 blogs con creaciones literarias de gran talento. 

Un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores.  Los invitamos a participar.

Ismael Lorenzo, Director, Creatividad Internacional

Alina Galliano R.I.P. Jorge Dominguez, Alonso de Molina,  José Ignacio Velasco, Lissette Rivas Ambrosio, Gloria Zúñiga.

Subdirectores

________________

'Creatividad Internacional' no se hace responsable por los contenidos publicados por sus miembros.

________________

PROGRAMACION RADIAL DE 'CREATIVIDAD INTERNACIONAL'

ENTREVISTAS, CINE Y LIBROS,  CONVERSATORIOS  

 184 PROGRAMAS  y +31,200 visualizaciones en Youtube. Martes y Jueves por Radio Satelitevision

_______________

El silencio de los 12

Ismael Lorenzo y M. A.

'El silencio de los 12', narra las historias, en sus propias voces, de mujeres agredidas sexualmente, sus consecuencias y secuelas de estos abusos. Desde el Líbano hasta España, desde Francia hasta Italia.

Desde una niña de 12 años violada por una escuadra de Marines en el Líbano hasta jóvenes abusadas por profesores en la Sorbone. Una historia que no tiene fin.

EL SILENCIO DE LOS 12

_______________

Matías Pérez de viaje por el Caribe

Ismael Lorenzo

“Los libros con las aventuras de Matías Pérez son un compendio de humor desternillante, erotismo desenfrenado y surrealismo caribeño”.

Alfredo García Francés, novelista y periodista del diario ‘El País’, de España.

MATIAS PEREZ DE VIAJE POR EL CARIBE

_____________

Cuentos reunidos

José Baroja

Estos cuentos, enhebrados con el fino arte de la palabra común y exentos de barroquismos estériles, inclinan la punta de su lanza como un arado que entra en la tierra de lo humano para labrar el surco de esta otra palabra que llamamos “literaria”.

CUENTOS REUNIDOS, ANTOLOGIA BREVE

_____________

De hombres y sirenas

Carlos L. García-Aranda

De hombres y sirenas es una obra que se desarrolla en varias épocas de la historia de España, en la que se hace una reflexión sobre las emociones humanas, el destino y la búsqueda de la felicidad, y una descripción de cómo vivieron y fueron tratados los homosexuales en la España de la Dictadura.

DE HOMBRES Y SIRENAS

______________

Revista 'De Sur a Sur'

'DE SUR A SUR'

_________________

La rebelión de las lentejas

Fernando Gracia Ortuño

La segunda novela del escritor barcelonés Fernando Gracia Ortuño. Fiel a su estilo satírico, esta vez nos presenta una novela ácida y conmovedora en la que hace una crítica voraz al sistema laboral en España,   Anécdotas, incursiones absurdas del protagonista y demás personajes, represalias demenciales en un clima laboral asfixiante..., todo inmerso en una aventura frenética hacia un final de lo más sorprendente, pero sobre todo, risible a más no poder

LA REBELION DE LAS LENTEJAS

_________________

Dos semanas en Nueva York

José Ignacio Velasco Montes

Tal como indica el subtítulo, en la vida el juego de casualidades y causalidades, comparten los aspectos que pueden ser e intervenir en el pasado, en el presente y lo que puede acaecernos en un futuro que nos parece imposible de predecir, pero qué con cierta frecuencia, guarda una extraña relación con lo que se va a recibir y tener de relación con el pretérito, un pasado que en ocasiones no recordamos. Y es, como todos sabemos, que la vida y el mundo son un pañuelo.

DOS SEMANAS EN NUEVA YORK

__________________

Pinar Publisher

Editorial online. 

Los servicios editoriales necesarios para adaptar tu manuscrito a los estándares de la industria, tanto para libro en formato digital como impreso.  Tu manuscrito quedará listo para ser publicado bajo demanda en cualquiera de las plataformas que hoy permiten acercar el libro a los lectores.  1+ 912-342-0270 

servicioescritores@pinarpublisher.info.

https://pinarpublisher.com

______________

Amalia Sánchez

Adela Soto Alvarez

Obra va dirigida a todos aquellas personas que desconocen lo que ocurre dentro de nuestro interior cuando la desesperanza nos desploma, y lo importante que es la fe para salvar el espíritu, porque con fe todo se logra, con fe las caídas son menos fuertes y la fe nos ayuda a levantarnos de cada vacío espiritual y material a que nos condene la propia existencia

AMALIA SANCHEZ

_______________

Murphy tenía razón

Francisco Sanz Navarro

El encuentro casual de dos ex agentes de inteligencia británicos, ya retirados, en un Crucero por el Caribe, no es la única excusa para escribir este libro. Presente siempre la curiosa Ley de Murphy, prevalecerá la intriga de la desaparición de una bailarina y el posible ataque a un pasajero del gran barco de recreo mantiene el interés hasta un sorpresivo final.

MURPHY TENIA RAZON

_______________

'Creatividad Internacional', red de Literatura y Cine, un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores.

© 2019   Creado por Creatividad Internacional.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

VISITAS DESDE MARZO 5/09: