El cariñoso asesino en serie

   por  José Ignacio Velasco M.

           

El marido, vestido de calle y con el maletín del trabajo, miraba el cuerpo de su mujer en medio del salón, bañada en un charco de sangre que estaba dejando de ser roja y se oscurecía.  Estaba boca abajo, por lo que no le podía mirar la cara. No la quería tocar. Había leído que no debía hacerlo, pues destruiría pruebas del escenario del crimen.

Acababa de llegar a su casa y, tras entrar, fue lo primero que pudo ver con gran dolor. Su corazón latía de forma descompensada. ¿Qué habría podido ocurrir? ¿Quién la habría matado, a ella, que nunca se metía con nadie y era una magnífica esposa y ama de casa? ¿Podía tener algún enemigo sin que él lo supiera?

Haciendo un esfuerzo se acerco al teléfono, marcó el 091. Le atendieron de inmediato. Habló por un momento y colgó, y se dejó caer en una butaca pues se encontraba mareado.

Escuchó el sonido de las sirenas un momento después. Pudo oír el ruido en la escalera y después el timbrazo que le dio fuerzas para levantarse y abrir.

Dos policías nacionales precedieron a un hombre de mediana edad, vestido de paisano, que mordía un cigarrillo a la altura del filtro y cuyos ojos, desde su entrada, más parecían un carrusel por la velocidad en la que registraron visualmente la vivienda, que una persona corriente y nada observadora, como lo es la mayoría.

                             *

El inspector, apretó los dientes contra el cigarrillo una vez hubo recorrido con su mirada todo el salón. Estaba claro que era, al menos lo parecía, un asesinato. Miró al marido y lo vio no sólo asustado, sino a punto de derrumbarse. Por la ropa y la hora de la llamada, aceptó que acababa de llegar del trabajo. La sangre del suelo, oscureciéndose le indicaba que llevaba muerta bastante tiempo.

--¿Será otro caso del asesino en serie que me trae de calle desde hace una temporada? Mandó a uno de los policías que me acompañaban que avisaran al forense y al juez. --Se dice entre dientes.

Le preguntó al marido si notaba que faltara algo. Pero el hombre no nota nada, estoy seguro que ni siquiera sabe si lo que vive es realidad o un mal sueño. Revisó la casa en cuatro zancadas. No hay nada fuera de sitio. Era una casa ordenada, limpia. Cuando veo la colilla, en un rincón, me llama la atención. La recojo con una pinza y la meto en un sobre de papel de los que siempre llevo varios, cerrándolo de inmediato. Escribo en él y lo guardo, no sin fijarse que en la boquilla hay claras manchas de saliva. Quizás pudiera ser el primer fallo del asesino. 

Preguntó al dueño de la casa si fuma él o lo hacía su esposa. Negativo en ambos. Es un buen comienzo y me froto las manos en un gesto estereotipado que siempre me ayuda a pensar con lógica.

                                     *

Querido hijo:

Tu madre ha muerto ayer asesinada. La policía, no sospecha de mí, al menos eso creo, pues han comprobado la hora que salí del trabajo, que es bastante después de que mamá fuera asesinada. Hay, según me han dicho, aunque la prensa lo tiene callado para no asustar, un asesino en serie que sólo mata, y no se lleva nada. Estoy deshecho, sólo lloro a todas horas y no he dormido desde el momento en el que vino el juez, levantaron el cuerpo, el forense hizo varias cosas que no entendí, y se la llevaron en una extraña camilla, que es distinta de las que usan las ambulancias, más parecía un ataúd que una camilla.

El juez me indicó que no saliera de Madrid sin avisarle a él. ¿A dónde voy a ir sin mamá, si nunca hice nada sin ella?

No sé si podrás venir, ¡estás tan lejos! Para cuando pudieras hacerlo, todo habría terminado, pero al menos podrías acompañarme por unos días, pues me encuentro muy mal. Si muero uno de estos días, no me sorprendería ni a mí. No tengo fuerzas ni para comer. Si no fuera por una vecina que conoces, Doña Juana, que es tan buena persona, que me trae algo para comer y cenar, y me prepara un desayuno...

                           * 

 --¿Te has enterado de lo de la vecina del séptimo?

--Sí. Pobre mujer. ¿Quién habrá podido ser? Si era un encanto; no molestaba a nadie, siempre estaba dispuesta a ayudarnos si la necesitábamos. Una vez se quedó con mi nieto por dos días. Cuando volví mi nieto no quería dejarla.

--¡Qué injusta es la vida!

--Y que rápido puede ser el tránsito: ahora vivos y en un segundo criando malvas.

--No digas esas cosas, que me pones los pelos de punta. Mejor hablemos de otras cosas.

--Has visto a Eusebio. Pobre hombre. Menos mal que la viuda del quinto, Juana, se está ocupando de él, sino habría muerto. Sí, también es una magnifica persona. Mira, a lo mejor se pueden apañar los dos. Pues él, sin una mujer, es un inútil. Muy bueno en su trabajo, pero en casa es un cero a izquierda.

--¿Cómo puedes pensar algo así?

--Mujer, lo digo sin mala intención, Les vendría bien pues los dos dejarían de estar solos. Y él, lo tengo claro, necesita una mujer que lo cuide.

                           *  

El inspector en su segunda visita al piso del asesinato, explora el piso de un rincón a otro, en una búsqueda exhaustiva. No está dispuesto a dejar un milímetro de nada sin revisar. Si había habido un disparo, en algún lugar debería estar el casquillo. Si además de la bala, que ya ha sacado el forense, y él conseguía la vaina, se daría un gran paso adelante. Traía dos linternas y además una lámpara de luz negra de Wood, lo que le podrían ayudar en algún momento si encontraba algo prometedor.

Estaba convencido que no sólo mataba. Alguna otra cosa debería acompañar al acto; pero no se obtenía ni una sola prueba en ese sentido. Pero su instinto policial y la experiencia de años, le inducían y le dirigían a buscar sin desánimo.

--Tiene que haber algo.  --Exclamó sujetando el eterno cigarrillo con los dientes, dejando escapar una voz que siempre asustaba a los delincuentes cuando la usaba, pues le daba una imagen de tipo duro. Una imagen que le había dado muy buenos resultados y que sabía que explotaba en su uso..

--¡Aquí está el casquillo! --Gritó de tal manera que se le cayó al suelo el pitillo, algo que era la primera vez en su vida...

                                 *

Sentado en el sofá del salón el viudo sin haber salido del estupor inicial, recapitula y se enfrenta consigo mismo.

"Pobre de mí. ¿Y que hago yo ahora con lo inútil que soy en casa? Ahora será cuando más la valore, aunque siempre lo hice. Era la mejor esposa del mundo. Nunca un marido, creo, estuvo tan atendido como yo lo he estado por todos estos años. Menos mal que me está atendiendo mi vecina, sino ya habría muerto de hambre.

Tendría que darle dinero, pues lo está poniendo todo ella, y no es sino una viuda. Y seguro que su pensión es una mierda, como todas en este país. Y para una viuda, sólo les queda la mitad, o algo así de la que tendría su marido. La verdad es que Juana es un encanto...

No debo pensar así. Pero es que la soledad me aconseja mal, me crea malos pensamientos, pero debo agradecerle lo que está haciendo por mí de alguna manera.

Pobrecilla, que me la hayan quitado así después de todos estos años juntos. La vida es un asco. Cuando mejor te encuentras, cuando más a gusto estás, viene algo que te lo roba todo. Pero que puedo hacer, si soy una persona que nunca he dejado de compadecerme de mí."

                                              

--Debo llamar al forense. Estoy seguro que ya sabrá algo más que me pueda ayudar. Lo llamo tantas veces, que ya me sé su número privado sin tener que mirar en mi libreta negra, como he visto que hacen los detectives en el cine.

--Luis, soy Enrique, el inspector del caso que tenemos entre manos. ¿Sabes ya algo más?

--Hola Enrique. Hace un momento que he terminado la autopsia. Tiene un disparo directo en el corazón. Bala blindada del calibre 9 "mm" Parabellum. He mandado el proyectil a balística.

--¿Algo especial?

--Sí. Disparo desde cerca, medio metro como mucho, pues hay señales tenues de pólvora, como en los otros casos, y en ese lugar que le es predilecto: directo al corazón como si no quisiera que sufrieran.

--¿Algo más?

--Igual que con las otras señoras. No hay señales de violencia, ni de violación, sólo su marca.

--¿Tiene el beso de después de muerta como en las otras?

--Lo tiene. El labio inferior cortado a medias con los dientes. La marca es muy clara, por lo que le ha sacado un molde el odontólogo forense, que quizás nos diga algo a la policía.

--Bien. Yo he encontrado el casquillo que mando también a balística.

     *

 Y el tiempo empezó a desfilar sin llevar a nada más por un tiempo que nunca llegó a aclarar algo más sobre el asesino en serie, y que siguió siendo cariñoso después de matar y que lo único que se sabía de él era que tenía una magnífica dentadura.

 

                   F I N.

                                                                                                                                  Marbella  04 / 09 / 2017.

 

Visitas: 96

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Creatividad Internacional para añadir comentarios!

Participar en Creatividad Internacional

Comentario por Laura C. el septiembre 5, 2017 a las 12:06am

Cita tomada de una página de internet:

mors osculi:

El besar es la unión de un espíritu [ruah] con otro espíritu, por ello el beso es en la boca, pues la boca es el origen y la fuente del espíritu. Y por eso en el amor el beso es en la boca donde se unen espíritu con espíritu, sin haber separación del uno con el otro.

Es una bella manera de morir...

Libros — Editores

E-mail: 

creatividadinternacional@gmail.com

_______________

Creatividad Internacional’, es una red abierta, donde no se tiene que registrar para ver su información y colaboraciones, hay +6,000 Foros de Discusiones sobre grandes escritores y cineastas; actualización diaria de noticias literarias y cinematográficas y +17,000 blogs con creaciones literarias de gran talento. 

Un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores.  Los invitamos a participar.

Ismael Lorenzo, Director, Creatividad Internacional

Alina Galliano R.I.P. Jorge Dominguez, Alonso de Molina,  José Ignacio Velasco, Lissette Rivas Ambrosio, Gloria Züñiga, Fabio Pabón.

Subdirectores

________________

'Creatividad Internacional' no se hace responsable por los contenidos publicados por sus miembros.

________________

PROGRAMACION RADIAL DE 'CREATIVIDAD INTERNACIONAL'

ENTREVISTAS, CINE Y LIBROS,  CONVERSATORIOS  

 224 Programas  y +36,100 vistas en Youtube. _______________

Matías Pérez de viaje por el Caribe

Ismael Lorenzo

La cuarta parte de una tetralogía comenzada un par de décadas atrás,   con ‘Matías Pérez entre los locos’,  ‘Matías Pérez regresa a casa’ y 'Matías Pérez en los días de invierno', que pensábamos era la última novela de la serie, pero ha surgido esta nueva e inesperada conclusión.

Los libros con las aventuras de Matías Pérez son un compendio de humor desternillante, erotismo desenfrenado y surrealismo caribeño. Muy recomendable lectura” — Alfredo García Francés, novelista y ex periodista del diario ‘El País’.

MATIAS DE VIAJE POR EL CARIBE

_______________

Felipito busca novia

Ismael Lorenzo

 'Felipito busca novia' es una secuela de 'Soy Felipito', Y en esta secuela 'Felipito busca novia', participa en una investigación científica, junto con su papá, de unas misteriosas inflamaciones. Un libro lleno de humor sobre una realidad actual.' 

FELIPITO BUSCA NOVIA

_______________

PREMIO LITERARIO 'REINALDO ARENAS, DE CREATIVIDAD INTERNACIONAL 2019'

Pueden participar: Autores de cualquier nacionalidad de lengua castellana.  

Convocatoria del 15 de Septiembre, 2019 al 15 de octubre 2019.  Se otorgará alternativamente cada año para Novela y al siguiente Poesía. Este año 2019 será para 'Poesía'.

Entrega de los premios: 7 de diciembre, 2019, en conmemoración del XXIX Aniversario de la muerte de Reinaldo Arenas.

PREMIO REINALDO ARENAS

________________

I PREMIO CASA AZUL DE LITERATURA INFANTIL Y JUVENIL “CONSUELO SUNCÍN DE SAINT-EXUPÉRY”

Se lanza la primera edición del Premio CASA AZUL de Literatura Infantil y Juvenil

El Premio nace con la necesidad de fomentar la promoción de la lectura, buscamos fortalecer la campaña.  “Te Invito a leer” que tiene como principal objetivoestimular el gusto por la lectura en los niños y jóvenes

I PREMIO CASA AZUL DE LITERATURA INFANTIL Y JUVENIL

_______________

Saga

Carlos Rubio

Como obra subversiva que es ataca con destreza los cánones establecidos a la vez que seduce a sus lectores con las juguetonas y magistrales versiones de una misma e inolvidable aventura.  Saga no es un texto arisco ni hermético, sino una narración sensual que induce a sus lectores a participar en un estimulante juego mental

SAGA

________________

El perro azul

Ale Marrero

El libro contiene historias muy tiernas como “Noemí y la paloma” o "El Perro Azul”; donde el autor nos lleva al mundo interior de los seres humanos, viaje del cual regresamos fortalecidos y transformados.

EL PERRO AZUL

________________

Contamos con un grupo de profesionales entre editores, diseñadores, correctores, traductores.

Escríbenos a: casazulediciones@gmail.com
____________

Contra Todos los inviernos

Adela Soto Alvarez

Este es un nuevo poemario de la escritora cubanoamericana Adela Soto Álvarez, esta vez con una temática intimista muchísimo mas fuerte que a la que nos tiene acostumbrado.  Podría decirse que un desdoblamiento a puro grito, sin recovecos ni complejos lingüísticos, mucho menos contextuales. 

CONTRA TODOS LOS INVIERNOS

______________

Rinconcito Tango

Fabio. M Pabon Curandero Tango

Un nuevo Grupo dedicado al tango, su historia y su música. 

Este grupo tiene como objeto, el de rendirle homenaje, respeto y amor, a una de las expresiones artísticas más bellas del mundo como lo es el tango.

Un arrullo febril y apasionado que estremece con ardor al corazón!!

RINCONCITO  TANGO

______________

Poesía Gótica

Fabio A. Pabón

Poesía Gótica, Curandero Tengo

POESIA  GOTICA

'Creatividad Internacional', red de Literatura y Cine, un espacio para exponer creaciones y opiniones a críticos, editores y productores.

© 2019   Creado por Creatividad Internacional.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

VISITAS DESDE MARZO 5/09: